El Cucharón lo piensa bien y decide evaluar si es parte o no del plan para «salvar a Wilster»

Inicialmente, Édgar Olivares había expresado su satisfacción por la confianza que depositaron en él para asumir la responsabilidad, pues es un «wilstermanista de corazón y de cucharón». Está muy agradecido con los hinchas.

El Cucharon junto a sus cuatro hijos, en la cuarentena.

Fuente: Opinión



Édgar Olivares, uno de los máximos ídolos de Wilstermann, analizará bien y se tomará un tiempo para decidir si aceptará la invitación para ser una de las tres personas que manejará la cuenta mancomunada para juntar fondos a favor del club.

Si bien se encuentra muy agradecido por haber sido incluido, junto al periodista Óscar Galdo y el también exjugador Eduardo Villaón, el Cucharón aclara que no está muy seguro.

Inicialmente, le había expresado a este medio de comunicación su satisfacción por la confianza que depositaron en él para asumir la responsabilidad, pues es un «wilstermanista de corazón y de cucharón».

El Cucharón ha evaluado bien la situación y se dará un tiempo para evaluar el escenario, lo que no quita sus ganas de apoyar en este momento adverso que atraviesa el club, sumido en deudas y resoluciones conminatorias.

LA PROPUESTA DE LOS HINCHAS

Los simpatizantes, enfilados detrás de Hablemos de Wilster, idearon la propuesta de abrir una cuenta que será manejada mancomunadamente por tres personas: un “ídolo” del club, un periodista “querendón” de la institución y un “cochabambino de oro” con reputación intachable.

En este sentido, han sido escogidos Villalón, Galdo y el emblemático Cucharón Olivares.