El MAS asume como una victoria que Cuéllar haya indicado que el censo 2023 ya no es técnicamente viable

El segundo vicepresidente del Comité pro Santa Cruz expresó que el partido de gobierno «estiró el chicle hasta donde quiso», en alusión a que se dilataron los plazos hasta que ya no se pudo ajustar el calendario

Lourdes Molina Rea

 



Desde el expresidente, Evo Morales, hasta el viceministro de Autonomías, Alvaro Ruiz, ven como una victoria el que Vicente Cuéllar, como representante del Comité Interinstitucional Impulsor del Censo, y el gobernador Luis Fernando Camacho, hayan admitido que ya no es posible realizar la consulta censal el año 2023. 

Evo Morales en su cuenta de Twitter publicó que «después de cuatro muertos, 33 días de saqueos, incendios, violaciones de DDHH y el peor daño a la economía de Santa Cruz y Bolivia, el golpista confeso Luis Fernando Camacho, dice que la fecha del censo no es determinante. Fue derrotado por la voluntad de trabajo del pueblo cruceño».

Y continúa señalando que «su fracaso demuestra que el paro y el cambio de las fechas del censo fueron producto del cálculo político. Nunca piensan en los más humildes, solo buscan sus intereses. Demandamos que la justicia procese inmediatamente a los causantes de haber ocasionado semejante perjuicio al país».

Estos en clara referencia a lo que el gobernador indicó sobre la fecha de la actividad censal.

“El pueblo, hoy por hoy, está esperando una ley que dé certeza para que la fecha que se determine en el parlamento sea respetada y no sea solo con decretos que ya hemos visto que han ido incumpliéndose”, señaló Camacho este miércoles.

El gobernador aseguró que el paro indefinido ha cumplido el 90% de su objetivo, y que la incertidumbre con la fecha, que fue la demanda inicial, es solo “el concho” de todo lo que se ha logrado.

Más tarde y tras una reunión sostenida entre el líder cívico, Rómulo Calvo, el gobernador y el representante del Comité Interinstitucional, este último indicó que «hoy, lamentablemente, podemos sostener en base al criterio técnico que el censo ya no es sostenible para que se lleve adelante en el 2023”, esto debido a las dilaciones que se dieron desde el Gobierno.

Igual criterio expuso el segundo vicepresidente del Comité pro Santa Cruz, que expresó que el partido de gobierno «estiró el chicle hasta donde quiso», en alusión a que se dilataron los plazos hasta que ya no se pudo ajustar el calendario.

A lo que el viceministro de Autonomías, Alvaro Ruiz, manifestó que «le mintieron a su pueblo, iniciaron un paro de 33 días para terminar aceptando que lo correcto era hacer el censo el 2024. Ahora Santa Cruz sabe quiénes son los verdaderos traidores y los que lastimaron innecesariamente la economía de su gente, especialmente a los más pobres».

Este jueves, Santa Cruz ingresa a su día 34 de paro indefinido pero esta vez, a la expectativa de la aprobación de una Ley del censo.