Gobierno sobre el mercado paralelo de Alanes: “No podríamos clausurar algo que no hemos abierto”

“No hemos otorgado autorización a ningún otro mercado (de la coca) para que funcione”, señaló el viceministro Lovera.

Gobierno sobre el mercado paralelo de Alanes: “No podríamos clausurar algo que no hemos abierto”

Predios del mercado paralelo de coca en Villa El Carmen. 

 

 

El Gobierno nacional, a través del Viceministerio de la Coca, aseguró que no puede cerrar ni clausurar el mercado paralelo de la coca instalado en Villa El Carmen, La Paz, porque en ningún momento se autorizó que sea abierto. El predio fue instalado por el dirigente afín al MAS, Arnold Alanes.



“Como Estado, como Viceministerio de la Coca, no hemos autorizado esto. Ese es un tema interno al interior de Adepcoca que tienen conflictos, como Viceministerio, y lo vuelvo a repetir, no hemos otorgado autorización a ningún otro mercado (de la coca) para que funcione”, señaló el viceministro Arlen Lovera a Cadena A.

Asimismo, reconoció que está vigente la Ley 906 que autoriza el funcionamiento de dos mercados en Bolivia, uno en Villa Fátima, La Paz, y el otro en Sacaba, Cochabamba. Por lo que exhortó a otras autoridades como la alcaldía a tomar cartas en el asunto y cerrar el mercado paralelo.

“No podríamos clausurar algo que no hemos abierto, algo que no hemos autorizado. Hay diferentes dependencias y en el marco de la autonomía, también tenemos a la alcaldía que debería tomar acciones”, agregó Lovera.

Indicó que, como Gobierno, siempre convocaron al diálogo para que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo y no se vulneren los derechos de nadie. No obstante, “los sectores no se han podido sentar en una mesa de diálogo”.

Pese a que hay una norma que regula el funcionamiento de solo dos mercados de la coca en Bolivia, el dirigente de la facción paralela de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca), Arnold Alanes, instaló el mercado paralelo en la zona de Villa el Carmen.

El hecho fue cuestionado y rechazado por los cocaleros de Adepcoca orgánica, quienes en varias ocasiones exigieron al gobierno hacer cumplir las leyes y cerrar ese predio, pero no fueron escuchados.