Paro de transportistas en Cusco cumple segundo día de inmovilización total

Perú

Transportistas protestas en contra del alza del costo de vida, y solicitan fertilizante y abonos para el sector agricultura. Además, piden derogar el DS 043, que centraliza los recursos recaudados por el ingreso a sitios arqueológicos.

Fuente: RPP Noticias

Este jueves 24 de noviembre se cumple el segundo día de la paralización de 48 horas a raíz del aumento de combustible. El primer día fue contundente, pues no hubo movimiento vehicular y muchos negocios cerrados. Los diferentes gremios de la región, entre ellos la Federación de trabajadoras del Cusco, la Federación universitaria, la Federación de campesinos, sectores agrarios y hasta un sector del gremio de médicos ha participado en esta convocatoria.

Los transportistas están en contra del alza del costo de vida y, además, solicitan fertilizante y abonos para el sector agricultura. Hay un sector de trabajadores de la dirección desconcentrada de cultura de Cusco que también se han plegado y ellos, como ya lo habían referido, solicitan la derogatoria del Decreto Supremo 043, que centraliza los recursos recaudados por el ingreso a sitios arqueológicos en la región.

Todos estos sectores han salido a la calle, han bloqueado partes de la ciudad de Cusco y zonas estratégicas, como la vía Cusco-Sicuani, que, además, une a Cusco con Puno y Arequipa. Además de la ciudadanía, se vieron perjudicados los turistas, porque el servicio de trenes estuvo suspendido.



El último miércoles 23 de noviembre todo estuvo cerrado, incluso mercados. La Cámara de Comercio de Cusco hizo un cálculo y solo en Machu Picchu se pierde al día un millón de soles. Si hablamos de toda la región y todos los sitios arqueológicos, el monto es todavía mayor. Podría ser el inicio de protestas porque el 28 se viene otra de trabajadores de dirección desconcentrada de cultura de Cusco, que han anunciado que cerrarán nuevamente los sitios arqueológicos.

Acceso a Machu Picchu en riesgo

Una huelga convocada por el sindicato de trabajadores de la Dirección Desconcentrada de Turismo de Cusco, que administra la ciudadela de Machu Picchu, amenaza con paralizar el acceso a ese sitio arqueológico desde el próximo 28 de noviembre, según anunciaron sus promotores.

El presidente de la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (Apotur), Enrique Quiñones, señaló que se está exigiendo «que los recursos de la ciudadela se queden en la región», porque «hace unos meses el Ministerio de Economía y Finanzas dictaminó una nueva norma para que los recursos de Machu Picchu pasen al erario nacional, al Tesoro Público».

Quiñones agregó que pese a las promesas del Ejecutivo de excluir al mayor sitio turístico de Perú de ese decreto supremo, este no ha sido derogado ni modificado.

Por esta razón, el sindicato ha decidido convocar a una huelga a partir de la próxima semana que, según aseguró, no cesará hasta que la norma no haga efecto y los recursos generados por Machu Picchu se queden en la región Cusco.

El sindicato reclama que, si los recursos obtenidos por la ciudadela van al Ejecutivo, y luego este hace un reparto del presupuesto entre otros lugares turísticos del país, no va a alcanzar para hacer labores de conservación e investigación que necesita la ciudadela.

Por ese motivo, Apotur consideró que la norma pone en riesgo tanto este yacimiento de patrimonio universal, como otros de la región, como Ollantaytambo o Pisac.

Quiñones indicó que, desde su sindicato, han intentado que la huelga no se produzca y han sido pacientes» con las autoridades, pero que los ministerios de Economía, Cultura y Comercio Exterior y Turismo «hacen caso omiso» a sus demandas.