Santa Cruz llega a 21 días de paro con un tercer muerto y violencia de ambos lados

EL GOBIERNO DE LUIS ARCE CULPA A FERNANDO CAMACHO Y RÓMULO CALVO POR LA VIOLENCIA

A José Eduardo Sosa, de 28 años, le abrieron el pecho para sacarle el corazón en un punto de bloqueo. YPFB denunció al joven, quien a fines de octubre fue a pedir que levanten el cerco a la refinería de Palmasola.

Fuente: Página Siete / La Paz
Yolanda Mamani Cayo

El paro en demanda del censo 2023 llegó a su día 21 en el departamento de Santa Cruz con un tercer fallecido, protestas, acusaciones mutuas y una violencia creciente entre los grupos que apoyan la medida y los que la rechazan.

Mientras el gobernador cruceño, Luis Fernando Camacho, expresaba su consternación por el tercer fallecido y pedía a la Fiscalía y la Policía que investiguen y esclarezcan el crimen, la ministra de la Presidencia, María Nela Prada, echó toda la culpa de la violencia y muertes al gobernador y al cívico Rómulo Calvo.

Tercer fallecido

“Por favor necesitamos refuerzos en el barrio Latino, han apuñalado a mi hermano y hay otro muchacho que ha muerto, aquí está tirado y le han sacado el corazón”, se oye decir en un video a la hermana de Jairo Montero de 21 años, que yacía en el suelo y estaba herido.

Unos metros más allá estaba el cuerpo inerte de José Eduardo Sosa Gómes, de 28 años. Tenía una herida abierta en el pecho, a la altura del corazón. Horas después del hecho, la Policía confirmó que encontraron al joven con “traumatismo toráxico abierto”. Le abrieron el pecho con un cuchillo para sacarle el corazón.

El hecho ocurrió entre las tres y cuatro de la madrugada de ayer en la zona Los Lotes, donde, según relato de los vecinos, unas personas realizaban una vigilia pacífica, pero fueron prácticamente emboscadas por un grupo violento que fue directamente a agredirlos con cuchillos.

El comandante departamental de la Policía, Jhonny Chávez, atribuyó el hecho a “un enfrentamiento entre pandilleros”.

Al respecto, la hermana de Jairo Montero, que fue herido, rechazó la versión de Chávez. “Eso es totalmente mentira. Coronel, póngase la mano al pecho y deje de estar hablando huevadas, no quiera tapar el sol con un dedo”, dijo molesta. Hasta el cierre de esta edición, no había ninguna persona aprehendida por ese hecho.

Otro dato que se conoció es que José Eduardo fue denunciado por el abogado Freddy Colque de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) después de que éste –junto a otras personas– se movilizaran el 29 de octubre para exigir que se levante el cerco que el grupo del MAS puso en la refinería de Palmasola. El dato fue confirmado por la Fiscalía al diario El Deber.

Por su lado, la Fiscalía General del Estado informó que investigará el hecho como un “crimen de odio”, por la forma en que mataron a José Eduardo.

“Cómo podemos llegar al extremo de quitarle el corazón a una persona (…) Vamos a activar todos los mecanismos de investigación”, dijo el secretario, Edwin Quispe.

Marchas, vigilias y agresiones

Las mañanas son tranquilas en Santa Cruz, pero el panorama cambia en la tarde y noche, cuando se activan las vigilias, puntos de bloqueo y control en las rotondas, además de las marchas y caravanas de protesta. Por ejemplo, anoche se realizó una marcha y una ruidosa caravana de vehículos en el distrito 7 de la Villa Primero de Mayo.

Pero también se registran agresiones. En redes circulan videos y denuncias de que existe intolerancia de los grupos que piden censo 2023 y también de quienes rechazan el paro. Por ejemplo, los primeros dejan basura y obligan a cerrar negocios bajo amenazas, los choferes se quejan porque en las rotondas les cobran para pasar y después usan ese dinero para comprar alcohol.

En Guarayos, un grupo de jóvenes y adultos provistos de palos bloqueó la carretera e impidió que los buses presuntamente con policías de otras regiones lleguen a la capital cruceña. “Por aquí no van a pasar, carajo. Sólo vienen a agredir al pueblo”, dijo uno de los bloqueadores.

Gobierno y Fiscalía hablan de violación

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, y el secretario de la Fiscalía, Edwin Quispe, coincidieron en que entre los hechos de violencia en Santa Cruz, además de los decesos, hubo una violación.

“Estamos desplegando nuestro equipo multidisciplinario (para investigar) un hecho de violación en contra de una persona de sexo femenino de 21 años. Esto ha sido emergente del bloqueo que se tiene en la ciudad de Santa Cruz”, aseguró Quispe.

Prada enumeró varios casos registrados, entre ellos, la violación múltiple contra una mujer, cuatro muertes durante el paro, los atropellos contra los ayoreos, impedir el paso a quienes pretendían ir a trabajar, agresiones a transeúntes en puntos de bloqueo, entre otros.