Trigésimo cuarto día de paro: día de Acción de Gracias en paro

Agradeceré a Dios por haber nacido en Santa Cruz, mi agradecimiento es perpetuo por sentirme parte de un pueblo único, somos un pueblo alegre y agradecido a nuestra tierra y esa gratitud nos hace felices.

Guido Añez Moscoso – eju.tv

 



Sinceramente, nunca pensé salir de Bolivia, hice todo en mi vida pa vivir y morir en mi tierra, pero la vida es lo que pasa mientras uno planifica otras cosas, ya van a hacer 14 años que vivo en EEUU con mi familia y hoy se celebra el día de acción de gracias que es el último jueves de noviembre.

Este día define a América, el americano es un pueblo orgulloso de sus raíces y de su historia, lo celebraré en mi mesa, pero pensando en mi pueblo, en todos los que sostienen el paro y que le han puesto los pantalones largos a Santa Cruz pa buscar una relación equitativa, justa y clara con el estado boliviano.

Agradeceré a Dios por haber nacido en Santa Cruz, mi agradecimiento es perpetuo por sentirme parte de un pueblo único, somos un pueblo alegre y agradecido a nuestra tierra y esa gratitud nos hace felices.

Es hermoso ser camba, no importa donde vivas, porque Santa Cruz está donde vive uno, te trasladas con tu cultura, con tus dichos, tus chistes, tus recuerdos, tus hijos a los que le enseñas que sigan amando su tierra y ellos heredan ese amor por ese cielo azul, por esas inmensas pampas por tus montes ríos y lagunas.

El agradecimiento te da alegría, como no disfrutar desde la distancia esa valentía de hombres y mujeres de mi pueblo que se enfrentan a todo y a todos, me imagino a esos que llegan con odio, con rabia, con resentimiento y encuentran una mujer sola que los detiene, esos jóvenes que les hablan a la policía y los hacen dar marcha atrás.

Agradezco haber nacido en un pueblo donde la adversidad la derrotamos con alegría, donde nos reímos de nosotros, donde las rotondas y las calles se han convertido en una trinchera de lucha, de amistad, de convivencia con los vecinos, de celebración de cumpleaños, de matrimonios, de conocer nuevos amigos, treinta cuatro jornadas hablando de política del futuro de nuestro país, de los sueños de nuestros hijos por seguir creciendo en nuestra sociedad.

Ninguna sociedad en el mundo ha tenido la experiencia cruceña de compartir con alegría una adversidad, somos únicos y orgullosos de lo que somos. Ejemplos de valentía abundan en este paro, porque somos de esa estirpe que heredamos de nuestros abuelos que hicieron el memorándum de 1904 y los que lucharon por las regalías, y como el estado central no nos dio importancia, lo hicimos nosotros, no lloramos ni le pedimos al estado que no los haga.

Por eso mi agradecimiento es perpetuo por el privilegio de haber nacido en esa tierra bendita. La gratitud te cambia la vida, mi oración diaria, es decir, gracias por todo, por lo que tengo y por lo que puedo hacer, porque mi pueblo por fin encuentre el camino hacia una libertad plena, hacia una democracia consolidada, hacia una justicia para todos que cese la persecución política, que dejen de inventar delitos a los opositores, que los exiliados podamos retornar al país que haya una plena libertad de prensa, que dejen trabajar tranquilos a los emprendedores de mi pueblo.

Sueño con seguir luchando por esa sociedad, en la que podamos vivir en paz y eso lo ha entendido Santa Cruz, por eso la gente sigue acatando el paro en forma disciplinada y heroica, se sigue sacrificando económicamente, sigue mostrando que la indiferencia de los otros departamentos nos duele, pero no nos quebra el espíritu, porque los hermanos deberían ser unidos.

La soledad nos fortalece.

Seguiremos adelante, agradeciendo a Dios a nuestra virgen de Cotoca por mantenernos firmes, amando la justicia y la paz.

HASTA LA VICTORIA FINAL……. ¡VIVA BOLIVIA LIBRE!!!!!!!!