Gobierno admite que faltan evidencias del ‘narcovuelo’ y promete recuperarlas

España pidió en febrero imágenes del momento en el que el que se cargaron las bodegas de la nave que operó el vuelo regular OB776 de BoA rumbo a Madrid. Naabol y BoA enviaron información incompleta. En Aduana esos datos fueron borrados en mayo

Mauricio Quiroz Terán

Ministro Eduardo del Castillo explica por dónde pudo ingresar la carga con droga/Foto: APG
Ministro Eduardo del Castillo explica por dónde pudo ingresar la carga con droga/Foto: APG

 

Fuente: El Deber



El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, reconoció que “faltan” 55 minutos de los registros de video vigilancia del aeropuerto de Viru Viru correspondientes al 11 de febrero. Esa evidencia refleja el momento exacto en el que un avión de Wamos Air, contratado por la aerolínea estatal BoA para volar a Madrid-España, fue cargado con 484 kilos de cocaína, según declaraciones de varios testigos.

A pesar de esa constatación, la autoridad prometió recuperar esas imágenes en el contexto de una investigación que pretende identificar a los responsables de este caso y desbaratar la red internacional que opera esta ruta.

“Ahora vemos, en las investigaciones, que había cámaras de seguridad ese día; sin embargo, faltan 55 minutos de la grabación de esas cámaras que estamos buscando”, afirmó Del Castillo durante una rueda de prensa celebrada ayer en su despacho en La Paz.

Según la autoridad, especialistas del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iitcup) y del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) de la Fiscalía General del Estado fueron asignados a este caso para esclarecerlo y, en ese contexto, recuperar la evidencia. “Se van a recuperar estas imágenes y vamos a tener mayores elementos para sentenciar los involucrados”, dijo la autoridad.

Del Castillo informó que hasta ayer por la tarde había tres personas aprehendidas y otras cuatro buscadas para quedar bajo custodia policial, además de los dos funcionarios de BoA que ya fueron remitidos al penal de Palmasola bajo cargos de narcotráfico.

El Ministerio de Hacienda de España emitió el 31 de mayo un reporte que daba cuenta del hallazgo de casi media tonelada de cocaína en una de las bodegas del avión Airbus de la aerolínea de vuelos chárter Wamos que contrató BoA. La nave aterrizó en Barajas a las 12:45 (hora en España) del 12 de febrero con un alijo de droga que burló todos los controles del aeropuerto de Viru Viru.

A este reporte se suma un documento que elaboró la Guardia Civil de España el 16 de febrero respecto al operativo Bulk, que permitió el hallazgo de la droga. Esa información fue enviada a Bolivia a principios de mayo, según explica la “línea de tiempo” que presentó ayer el ministro Del Castillo. La autoridad boliviana cuestionó así a los funcionarios españoles e insistió que supo de la media tonelada de droga por medios digitales.

“¿Por qué fue la Aduana (española) que se dio cuenta de la carga y de las irregularidades, y no así la Guardia Civil?” “¿Por qué no investigamos eso?”, cuestionó Del Castillo y reveló que se envió “una serie correos a todas las autoridades en España” para obtener una respuesta oficial de este operativo.

De hecho, el Ministerio Público activó la investigación durante la madrugada del 1 de junio. Las primeras personas que declararon sobre este caso fueron José Luis Mollinedo, gerente regional de la Aduana de Santa Cruz, y Byron Gerald Odian Torres, administrador de esa misma entidad en Viru Viru. Ambos se presentaron a las 1:50 de madrugada y denunciaron que se habían eliminado las imágenes de los momentos en los que se realizó la operación de control y de consolidación de la carga en las bodegas del avión Airbus 330-243 con la matrícula de bandera española EC-NBN.

En su declaración informativa, Odian Torres alegó que las cámaras de Naabol ya “no guardaban registro de almacenamiento por la data del acontecimiento”, por lo cual, luego, procedieron a revisar los registros de Aduana con previa autorización de su presidencia.

“Ante esta situación, me comunico con la encargada del sistema y un compañero de trabajo para apersonarnos en el horario enfocado y realizar la verificación junto con Naabol, la DGAC y BoA, a lo que la encargada del sistema me indica que se iba a adelantar para recuperar las imágenes, eso fue como a las 21:40, y una vez llegó a la oficina, ella me indica que se habrían borrado las imágenes, siendo que justo ese mismo día estaban en horas de la tarde, a eso de las 14:00”, relató el funcionario.

“Posteriormente, me apersono a la oficina, junto a mi compañero, el gerente regional (Mollinedo) para indagar lo sucedido, pero hago conocer que tengo las grabaciones donde se ve cómo ocurrió el hecho, porque me aseguré y grabé desde mi celular, lo cual presentaré”, señala su testimonio.

A las 10:30 del 1 de junio, la encargada de sistemas de la Aduana, Lenny Rodas Lovera, se presentó a declarar ante la fiscal asignada a la Felcn, según conoció EL DEBER.

La funcionaria aseguró que “hay un centro de monitoreo de la ciudad de La Paz que se encarga de vigilar, revisar las grabaciones de todo el sistema de seguridad”.

Luego continúa con una reseña de lo que se vio el 11 de febrero. “Al revisar las cámaras de plataforma, haciendo seguimiento al doly (contenedor de aviación), una vez que llegó a la pista lo dejaron y esperaron al personal que tenía chaleco naranja y credenciales, que se desconoce quienes son, y pasando y pasado el tiempo lo dejaron el doly en la plataforma. Se estacionaron carritos de maletas así abiertos, unos tres, y luego un cuarto estacionó al lado, cosa que cubría al doly.

 Esos carros los pusieron bien al lado del carrito con la carga y (luego) llegó un camión de catering que se estacionó al otro extremo, tapando la visibilidad de las cámaras y empezaron la manipulación de la carga. Las horas son desde 17:30 hasta las 18:00 aproximadamente. Luego dejaron los carritos y dejaron solo al doly hasta las 20:30. Luego de ahí lo cargaron directo al avión”.

La especialista explicó que recibió una “solicitud verbal” para “exportar los videos observados del doly”, especialmente de lo que sucedió en “el almacén 1” de BoA, entre “las 16:30 y 17:15”. Luego indicó que tuvo que ir a su oficina y allí “se pudo observar que los videos ya no se encontraban, solo existían videos de la fecha 11 de febrero, desde las 21:15 en adelante”. El tiempo señalado por la informática coincide con los 55 minutos de grabación que busca el ministro Del Castillo.

Rodas dijo que ese relato sobre las “solicitudes verbales” y la “exportación de videos” corresponde a lo sucedido el 31 de mayo, justo el día que se conoció el primer reporte de este caso proporcionado por autoridades españolas.

La fiscal le preguntó, entonces, si tenía los videos almacenados del 11 de febrero. “Tengo almacenado en una computadora de escritorio, donde se pueden ver las cámaras de monitoreo de un programa”, afirmó y luego señaló que por la antigüedad de las imágenes éstas se “sobrescriben” al transcurrir cuatro meses. Esto para liberar espacio en la memoria.

Por su lado Aircop, una unidad especializada que coordina las tareas de seguridad entre todas las entidades que intervienen en las operaciones aéreas, ya había solicitado imágenes en febrero. La estatal Navegación Aérea y Aeropuertos Bolivianos (Naabol) y a BoA entregaron imágenes incompletas y poco útiles para la pesquisa, según el testimonio que el capitán Boris Villanueva entregó a la Fiscalía el 2 de junio, tras los testimonios de Aduana.

Fuente: El Deber