El crecimiento del contrabando amenaza a más de 600.000 empleos, alertan los empresarios

El ilícito es dominado por mafias organizadas y clanes familiares que operan en todas las fronteras del país

Son más de 39.000 industrias del país que están bajo amenaza por el crecimiento del contrabando. Son más de 600.000 empleos afectados por el crecimiento del tráfico ilegal de productos en Bolivia. Son cifras alarmantes y que hasta ahora no tienen solución. El contrabando, que en la última década movió $us 26.764 millones, crece más que la economía del país. Detrás hay mafias organizadas que operan en todas las fronteras bolivianas. 



La Cámara Nacional de Industrias (CNI) emitió un estudio sobre las cifras que deja el contrabando en el país. En el informe se desglosa que el Estado pierde más de $us 900 millones por este delito, que mueve $us 3.331 millones al año. Además, el contrabando crece más que el Producto Interno Bruto (PIB), entre 7% a 8% anual, mientras que el crecimiento de la economía está en promedio de 4%.

“Ya hemos mencionado en un anterior evento que hoy no hablamos de un contrabando hormiga, hoy hablamos de grandes mafias son más de $us 3.300 millones que se lleva el contrabando, eso representa básicamente un mes del PIB”, afirmó Pablo Camacho, presidente de la CNI.

Los rubros que más se ven afectados por el contrabando son los de las bebidas alcohólicas, bebidas analcohólicas, alimentos, la industria farmacéutica, textil y muebles, según la CNI.

Este estudio se realizó con la base de informes de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB). En estos datos se muestra que en 2022 el contrabando de mercancías llegó a $us 3.331 millones cuando en 1999 se cifraba en $us 1.000 millones.

Los resultados también develan que los comisos de contrabando ejecutados por la Aduna Nacional de Bolivia representan el 3,18% del valor del valor total del negocio ilícito en 2022. La CNI calcula que la evasión tributaria entre 1999 y 2022 se cifra en $us 930 millones por Gravamen Arancelario (GA) e Impuesto al Valor Agregado (IVA).

Con ese dinero, la CNI calculó que se podían haber construido 16 hospitales de tercer nivel en distintas zonas del país.

Presencia del contrabando

Las fronteras con los departamentos de La Paz, Tarija, Oruro, Potosí, Santa Cruz y Beni son los principales límites donde operan las mafias del contrabando. Un estudio de la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz–Bolivia (Cainco) de 2022 revela que las principales rutas del contrabando son: Chile-Bolivia y Argentina-Bolivia; también Perú-Bolivia, Brasil-Bolivia y Paraguay-Bolivia. En conclusión, al país ingresa mercadería ilegal de todos los países vecinos. Y también sale.

Los municipios por donde ingresan los productos de forma ilegal son: desde la Argentina ingresan a Villazón, para luego ir a Tupiza, Atocha y Uyuni hasta llegar a la ciudad de Oruro; desde Argentina también ingresan productos por Bermejo, Yacuiba e Ibibobo hacia las ciudades de Tarija y Santa Cruz de la Sierra, pasando también por los municipios de Camiri, Villamontes, Charagua y Monteagudo; desde Camiri y Villamontes la mercadería se va de igual forma hasta Chuquisaca y Potosí.

Desde Chile, los contrabandistas ingresan de la Zona Franca de Iquique (Zofri) -donde llegan miles de productos por vía marítima y en contenedores- a Colchane y desde ese punto toman 31 pasos ilegales hasta llegar a Oruro. También ingresan por el paso de Tambo Quemado. Oruro es el departamento que se constituye en el principal distribuidor de los productos ilegales al eje troncal del país: La Paz-Cochabamba y Santa Cruz.

“Desafortunadamente Bolivia enfrenta un tsunami de contrabando. Tenemos problemas con Perú, Chile, Argentina y Brasil, todas las fronteras son fuentes de contrabando. No hay un flujo adecuado de información entre entes gubernamentales, sin esta información es difícil luchar contra este flagelo, el otro es la permisibilidad que pasa en estos países”, cuestionó Camacho.

En las fronteras que se comparte con Chile se identificaron 105 pasos ilegales. Se calcula que el 65% del contrabando que ingresa a Bolivia se lo hace por esas rutas ilegales. Cerca de 18 poblaciones fronterizas estarían colaborando con los contrabandistas en el acopio y protección de mercadería ilegal en estas vías ilícitas.

“La mayor cantidad de vehículos indocumentados, ropa usada, (artefactos de) línea blanca, línea negra y otras mercancías están proviniendo de Chile. Se hicieron seis propuestas para tratar de frenar el contrabando. El objetivo de estas propuestas es recudir el ingreso de mercancía de contrabando del vecino país”, afirmó el viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas.

Desde Brasil, el contrabando se da modos para entrar principalmente por los municipios de San Matías y Puerto Suárez; igualmente entra por Guayaramerín, en el Beni. Y desde Paraguay por Iribobo, región del Chaco boliviano.

“Hoy en día el contrabando está actuando como una organización criminal, tiene elementos de choque y armados, aparte de eso cuentan con toda una red de informantes que están en diferentes instituciones”, añadió Vargas.

La autoridad recalcó que existen “clanes familiares” que operan en Bolivia con sus pares en Argentina, Perú y Chile –y también en otras fronteras del país- y que se organizan con las comunidades para que el control sea anulado.

Vargas lamentó que “en muchos casos, tanto en Yacuiba, Bermejo, como Villazón, estos contrabandistas están organizados en sindicatos bien establecidos”. De igual manera, su ingenio y creatividad –dijo la autoridad- para pasar productos sin permisos a través de las fronteras se ha dinamizado con el paso de los años, como el uso de buses de transporte de personas.

Medidas de control

El trabajo coordinado con los países vecinos es clave para frenar el contrabando. Bolivia tiene acercamientos con Chile, Perú y Argentina para elaborar estrategias conjuntas con el objetivo de afectar a la introducción de mercadería ilícita. Argentina y Chile son los países por donde más ingresa contrabando a Bolivia.

En el caso de la frontera con Perú, el viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas, informó que en la coyuntura se realiza una doble labor de control debido a que existe el paso ilegal de productos bolivianos de primera necesidad hacia el lado peruano.

La autoridad citó como ejemplo el decomiso de huevos que la semana pasada se pusieron a la venta en diferentes puntos de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa).

“Hay videos de pobladores de Desaguadero que muestran cómo operan estas mafias. Hacen pasar la mercadería en botes, buses y hasta a pie. En el lado peruano, concretamente en Desaguadero, concentran los productos y los llevan a otras poblaciones, como Puno, Juliaca, Moquegua e Ilo. Es que en Perú esos productos tienen un valor más alto. Con base en este intercambio de información se va preparar nuevamente una operación binacional conjunta entre Perú y Bolivia en Cobija en las rutas que se considera de mayor riesgo”, afirmó Vargas.

Mientras, los gobiernos de Bolivia y Chile acordaron gestionar el apoyo de un organismo internacional para identificar las causas “estructurales que facilitan el contrabando” con la finalidad de combatir y evitar el ilícito desde su origen. “Vamos a poder identificar normativamente cuáles son las modificaciones y acciones que podríamos aplicar para evitar el contrabando desde del origen, desde la zona franca de Zofri. Hemos decidido que este estudio no lo haga ni Bolivia ni Chile para poder tener una información objetivo respecto a qué es lo que está facilitando este contrabando”, recalcó el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco.

Los datos oficiales dan cuenta que el 65% del contrabando ingresa a Bolivia por Chile. Alrededor de 105 pasos ilegales fueron identificados en la frontera, además, 18 poblaciones fronterizas estarían colaborando con los contrabandistas en el acopio de mercadería ilegal.

En Bermejo, Tarija, se desarrollará una cumbre para asumir medidas contra el contrabando que ingresa desde Argentina. “En consenso, se definió (que) vamos a realizar una cumbre en Bermejo donde participarán todas las autoridades de Migración, Policía Boliviana, la seguridad que debe existir, también Lucha Contra el Contrabando y de Seguridad ciudadana”, dijo Vargas.