Tras rechazo del Gobierno, analistas ratifican informe de S&P sobre alto riesgo bancario en Bolivia

El hecho que Bolivia reciba una calificación peor que Argentina, que pasa por una crisis financiera por una superinflación, es “sumamente preocupante”, advirtió el analista José Gabriel Espinoza.

 
imagen almacenada
Imagen referencial

La Paz, 3 de octubre de 2023 (ANF).- Tras que el Gobierno rechazara el informe de la calificadora internacional Standard & Poor’s (S&P) Global sobre el alto riesgo bancario en Bolivia, dos analistas ratificaron el documento, pese a que de momento la banca goza de cierta estabilidad, y plantearon al menos dos factores.

El fin de semana se conoció el informe “América Latina – Panorama Bancario por país” de S&P que sitúa a Bolivia como el país con mayor riesgo para la salud bancaria de Sudamérica. Los países analizados fueron ocho y recibieron una calificación del 1 (bajo riesgo) al 10 (riesgo alto), Chile recibió la mejor calificación con 3 puntos; Perú y Uruguay, 5; Brasil y Colombia, 6; Paraguay, 8; Argentina, 9; y Bolivia, 10.



Para el analista Jaime Dunn, uno de los factores para que la banca en Bolivia tenga alto riesgo es la capacidad de impago que las entidades financieras puedan sufrir con sus eventuales acreedores internacionales que les prestan dinero, pero a cambio de intereses altos. Esos intereses no pueden ser trasladados a los clientes nacionales porque las tasas están reguladas por el Gobierno.

El otro factor es que estos bancos extranjeros prestan en dólares y los bancos nacionales deben devolver en la misma moneda, pero desde febrero no se regulariza la escasez del billete extranjero. Entonces, las financieras deben acopiar y comprar la mayor cantidad de dólares, a un precio mayor al tipo de cambio oficial, para cumplir sus compromisos.

“El dinero siempre es más caro para quienes denotan más riesgo. Entonces, sí, los bancos también se prestan dinero de bancos en el exterior y ellos exigen un interés más elevado. Más allá de eso, es el costo financiero, porque ellos se prestan y deben devolver en dólares, moneda que falta en Bolivia; además, el tipo de cambio es paralelo, por lo que el costo de los dólares es más alto”, explicó Dunn.

El experto argumentó que todo eso se traduce en que los bancos comienzan a tener márgenes de rentabilidad más bajos y eso provoca que su crecimiento patrimonial crezca a un rimo más lento.

El hecho que Bolivia reciba una calificación peor que Argentina, que pasa por una crisis financiera por una superinflación, es “sumamente preocupante”, advirtió el analista José Gabriel Espinoza.

“El sistema bancario en Bolivia representa, en ahorro más o menos, el 60% del PIB; y en cartera estamos al 75% del PIB. De hecho, en el informe mencionan que hay sobre endeudamiento del sector privado con el sistema financiero; mientras que en Argentina, la banca representa el 15 o 20% del PIB nada más”, argumentó Espinoza.

Es decir, la participación de la banca en Argentina es más pequeña y no tendría problemas significativos en su economía si su sistema financiero colapsa.

“Sin embargo, en el caso boliviano tenderíamos problemas muy serios si tuviéramos una crisis financiera (es decir, que la gente deje de pagar a tiempo sus deudas del banco, lo que obligará a los bancos a acortar plazos de pago), pero eso aún no se da”, precisó.

No obstante, el viceministro de Pensiones y Servicios Financieros, Franz Apaza, criticó dicho estudio y aseguró que el sistema bancario goza de buena salud.

“El sistema financiero sigue manteniéndose estable, sólido y sigue creciendo”, dijo Apaza al indicar que el informe se centra en temas de regulación de tasas de interés “que hacen a la política pública y que en lugar de debilitar al sistema financiero han impulsado su crecimiento”.

La autoridad cuestionó que la calificadora internacional no hizo ninguna consulta a las instituciones del Estado y supuestamente tampoco hizo un análisis completo.

//FPF//