Gobernación cruceña: El PGE 2024 “va en contra de la estabilidad macroeconómica y sostenibilidad financiera”

El secretario de Hacienda de la Gobernación de Santa Cruz, Orlando Saucedo, calificó el presupuesto como un plan que no es “realista ni sostenible” y parece el “reflejo de un optimismo desmedido”.

[Imagen referencial ] /

Fuente: Unitel



Luego que el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, presentara el proyecto de Presupuesto General del Estado (PGE) 2024, el secretario de Hacienda de la Gobernación de Santa Cruz, Orlando Saucedo, calificó el presupuesto como un plan que no es “realista ni sostenible” y parece el “reflejo de un optimismo desmedido”.

Para la autoridad cruceña, la anticipación sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en un 3,71% denota las primeras alarmas de “inconsistencias” del presupuesto.

“Las predicciones económicas del Gobierno central son excesivamente optimistas, como lo demostró en 2022, cuando sus proyecciones superaron significativamente las estimaciones más acertadas de organismos internacionales como CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), el Banco Mundial y el FMI (Fondo Monetario Internacional)”, apuntó la autoridad.

De acuerdo a Saucedo, el presupuesto que asciende a Bs 265.558 millones, equivalente a casi el 80% del PIB, no solo supera los límites razonables dentro de la región, sino que también va en contra de los principios de estabilidad macroeconómica y sostenibilidad financiera.

El responsable de Hacienda señala que la distribución de este presupuesto destina un 58,6% a gastos corrientes, invierte un 16,1% en infraestructura y en proyectos de largo plazo, y prevé un 25,3% para pagar deudas, “evidenciando una tendencia insostenible de este ítem”.

“Este panorama se complica con la proyección de un déficit del 7,8%, marcando once años consecutivos de déficit fiscal, un problema que se verá reflejado en el aumento de la deuda interna y externa, lo cual es una carga pesada para las generaciones futuras”, añade.

Saucedo además alerta sobre un aumento en la “presión tributaria” sobre los ciudadanos en un 10,8%. “Lo que podría resultar en la creación de nuevos impuestos, incrementando la informalidad y el descontento social”.

A ello se suma “la incertidumbre de cómo cumplirá el Gobierno la promesa de subvención de combustibles y alimentos”.

“Desde nuestra administración, hacemos un llamado para que se reconsidere este enfoque, priorizando la eficiencia en el gasto, la sostenibilidad financiera y, sobre todo, la transparencia en la gestión económica”, aseveró Saucedo.