Además de la ayuda a las represas, las recientes lluvias generan alivio en el lago Titicaca, que después de semanas de cifras en descenso en el nivel de sus aguas ya da signos esperanzadores de recuperación.

“La tendencia era de bajada cuando no hemos tenido un registro de precipitaciones; sin embargo, en estos últimos días hemos tenido registro de precipitaciones tanto en el altiplano como los valles. En este caso ha habido lluvias cercanas a este sector del lago y hemos tenido los ascensos, ya tenemos ascenso en las aguas de nuestro lago Titicaca”, informó el director del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), Hugo Mamani.

Las alarmas se encendieron en septiembre, cuando se empezaron a hacer más frecuentes los reportes de un preocupante descenso de las aguas del Titicaca. El temor crecía con las semanas, mientras se esperaba con ansias lluvias que ayuden a mejorar los niveles; para finales de septiembre, el Senamhi ya daba la noticia más preocupante: se había roto el récord histórico de 1996.

“El mes de septiembre ha sido el momento más bajo de descenso de nuestro lago Titicaca. Ha sido fuerte el descenso”.

Equipos del Gobierno empezaron a trabajar en el lugar en busca de un plan de ayuda. No obstante, en medio de esta labor, al fin llegaron las precipitaciones. Ahora, si bien el ascenso de las aguas no es muy elevado, sí existe una mejora que genera esperanza.

“Al momento está con 283 metros sobre el punto de referencia que tenemos registrado. El descenso ha sido de 0,5 centímetros, pero el ascenso es ahora de 0,2 centímetros; entonces ya está recuperándose nuestro lago Titicaca, está en proceso, falta mucho, tenemos el mes de diciembre, enero, febrero”, indicó.

Cada nuevo ascenso, aunque sea milimétrico, es esperanzador e importante para el lago navegable más alto del mundo. Sus aguas son hogar de decenas de especies de flora y fauna, y es sustento de familias, por lo que se toma de manera positiva este inicio de recuperación, que perfila a continuar por este camino.

“El punto más alto de incidencia del fenómeno de El Niño va a ser estos meses de diciembre, enero y febrero. Como está yendo el comportamiento ahora, que más lluvia tenemos en el altiplano y los valles, probablemente tengamos una buena recuperación de nuestro lago Titicaca”, aseveró el experto.