Rocha no mostró al Departamento de Estado el discurso ‘contra Evo’ y le devolvió la visa a Jaime Paz

El periodista e historiador Robert Brockmann reveló que el exdiplomático reveló a periodistas y políticos del país que no reportó el contenido del discurso del 26 de junio de 2002, cuando pidió a los bolivianos no votar por Evo Morales para no perder ayuda de EEUU.

Ahora arrestado en Estados Unidos, Manuel Rocha es célebre embajador de su país que en 2002 pidió a los bolivianos no votar por Evo Morales en las elecciones de ese año. Foto de archivo (Internet)



 

 

Fuente: El Deber

 

Tras la detención del exembajador de Estados Unidos (EEUU) Víctor Manuel Rocha, acusado en su país de ser agente cubano, ayer surgieron más revelaciones sobre su paso por Bolivia (2020-2022). El periodista e historiador Robert Brockmann recordó, por ejemplo, que el exfuncionario reveló entonces que no había reportado a su gobierno el contenido del discurso que pronunció el 26 de junio de 2002, cuando pidió no votar por Evo Morales. Además, el expresidente Jaime Paz Zamora contó que durante la gestión diplomática de Rocha le devolvieron la visa, el permiso de viaje a territorio norteamericano que había quedado en suspenso por efecto del caso ‘narcovínculos’.

El discurso de Rocha tuvo lugar en Chapare. Sucedió tres días antes de los comicios de 2002. Entonces Rocha amenazó con cortar la ayuda a Bolivia si Evo Morales salía elegido presidente. No ocurrió, el líder cocalero salió segundo. De hecho, el propio Evo declaró varias veces y con ironía que el diplomático fue su “mejor jefe de campaña”.

Brockmann recordó, en una crónica que escribió para Brújula Digital, que el domingo 30 de junio de 2002, el día marcado para las elecciones generales, Brasil y Alemania jugaron la final del Mundial de fútbol en Yokohama, Japón. “Los bolivianos, empero, teníamos la atención dividida entre aquel partido y las elecciones nacionales, que también tendrían un resultado de infarto. Tres semanas antes, las encuestas daban por ganador a Manfred Reyes Villa”. Gonzalo Sánchez de Lozada ganó y en segundo lugar salió Morales. Fue una sorpresa.

Luego, en una conversación con EL DEBER, el periodista Brockmann aseguró ayer que en su cena de despedida, Rocha explicó a periodistas y políticos que ese discurso en Chapare no se lo mostró al Departamento de Estado.

“Funcionarios que trabajaron con él, nos dijeron posteriormente que en aquella ocasión, el exembajador no había mostrado el discurso a nadie. Normalmente se lo discutía, se lo pulía, porque más cabezas piensan mejor que una. En este caso no les permitió ver el discurso más que unos minutos antes de pronunciarlo” y solamente ‘para su información’ porque no dio opción para que se haga cambio alguno. De hecho, consideró que “en retrospectiva, queda claro que no fue pensado con Washington. Eso sí, a la luz de los últimos sucesos sí con Fidel Castro. “No me queda duda de eso”, aseveró.

El exdiplomático ahora enfrenta 15 cargos criminales en una corte de Miami, entre ellos el de espiar para Cuba y fraude electrónico, según la acusación publicada en el sistema judicial. Podría tener una pena máxima de cárcel de 60 años si es hallado culpable, pero los cargos de la acusación preliminar señalan delitos por 15 años de prisión. Rocha tenía una audiencia ayer, la segunda en el proceso desde que fue arrestado el 1 de diciemmbre , ero el juez Edwin Torres la pospuso para el 12 de diciembre.

Paz Zamora, en contacto con el programa Influyentes de EL DEBER Radio, señaló que las fuerzas conservadoras de Sánchez de Lozada y Reyes Villa peleaban por voto en 2002. “Recuerdo esa imagen aérea de la mansión de Reyes Villa en Cochabamba, fue uno de los golpes duros de campaña. Al otro lado, estaban las fuerzas progresistas del MIR y las del MAS”.

En ese contexto, dijo, entran las declaraciones de Rocha, que por su naturaleza “quitó votos al MIR”. “Así lo interpretamos. Fue una votación contraria a lo que había planteado el embajador americano, hasta por posicionamiento ideológico”, dijo.

Complementó que “esa declaración logró que el ultraizquierdismo, distinto al nuestro, nos saque un 14% de votos que eran para el MIR y se fueron hacia la candidatura de Morales”. “Mi postulación fue la más dañada”, remarcó.

¿Rocha se reunió con usted?, le preguntó EL DEBER. “Él, como embajador de EEUU, como otros anteriores y también posteriores tuvieron una mala conciencia con el mirismo (MIR) porque habían hecho un terrible daño. Eso después de que dejé mi gobierno”. Se refiere a las acusaciones de relación de ese partido con el narcotráfico, en el caso ‘narcovínculos’ por el que el dirigente Oscar Eíd pasó varios años en prisión.

Pero, mencionó también que fue Manuel Rocha, “en la casa de Jorge Crespo, quien me pidió disculpas a nombre de EEUU, por ese daño que nos habían hecho. Y me pidió que yo los visite en ese país. Yo le respondí que no tenía ninguna necesidad de ir allá. Vino con el cónsul general de su país y al final le dije que cualquier visita era imposible porque no tenía visa”. “¿Cómo puedo hacer para tenerla? Y él replicó, la tiene, aquí está. El cónsul sacó un papel de su bolsillo y me pidió que lo llene. Esa fue la única condición que tuve en la campaña”. Así, Paz Zamora relató que el ahora acusado, le devolvió la visa a EEUU.