Inteligencia Artificial y terapia artística, lo nuevo desde la Universidad de Waterloo

Recientemente, he tenido la oportunidad de conocer detalles de un proyecto fascinante desarrollado por investigadores de la Universidad de Waterloo y la Southern University of Science and Technology, en colaboración con terapeutas artísticos. Se trata de DeepThInk, una herramienta digital asistida por inteligencia artificial, diseñada para mejorar la expresión en pacientes de terapia artística. Esta iniciativa responde a las dificultades que surgieron cuando la pandemia de COVID-19 obligó a realizar estas terapias de manera virtual.

El cambio a un formato virtual presentó desafíos únicos. Muchas personas no disponen de una variedad de materiales artísticos en casa. Además, las herramientas de arte digitales existentes o bien eran demasiado limitadas o demasiado complejas para quienes no están familiarizados con ellas. Aquí es donde DeepThInk entra en juego, ofreciendo una solución innovadora.



DeepThInk, cuyos detalles están en sciencedirect.com, combina herramientas de dibujo y pintura digital tradicionales con una característica distintiva: el «pincel de IA». Este pincel permite a los usuarios transformar ideas básicas en imágenes complejas generadas por inteligencia artificial. Por ejemplo, un usuario podría comenzar dibujando un segmento de color que represente el océano y, mediante la herramienta de IA, generar paisajes marinos detallados, añadiendo luego elementos personales con pinceles tradicionales.

Me recuerda un poco a Freepik Pikaso en ese sentido.

El desarrollo de DeepThInk fue un proceso colaborativo. Se trabajó estrechamente con cinco terapeutas registrados de la Asociación Canadiense de Terapia Artística durante 10 meses. Esta colaboración garantizó que la herramienta se adaptara a las necesidades específicas de la terapia artística, enfocándose en cómo la inteligencia artificial y los humanos pueden co-crear arte de manera efectiva.

El objetivo de DeepThInk no es reemplazar al artista humano, sino ampliar sus capacidades existentes. En la terapia artística, lo importante es el proceso de creación, no necesariamente el resultado final. DeepThInk está diseñado para empoderar al usuario, permitiéndole sumergirse completamente en este proceso creativo.

Aunque actualmente DeepThInk se encuentra en fase de prototipo, hay planes para convertirlo en una aplicación de tableta gratuita y de código abierto. Este proyecto es un ejemplo más del compromiso de la Universidad de Waterloo con la aplicación de tecnologías avanzadas en áreas novedosas.

Personalmente, encuentro que DeepThInk representa un paso significativo en la forma en que la tecnología puede enriquecer prácticas terapéuticas, especialmente en tiempos donde la adaptabilidad y la innovación son cruciales.

Fuente: Link