Warnes marcha y pide justicia para una bebé que falleció a golpes tras ser violada

La pequeña de tan sólo un 1 año y 6 meses fue víctima de violencia física y sexual, a manos de su madre y padrastro.

El padre de la pequeña exige justicia. FOTO: NTV/RED UNO.
El padre de la pequeña exige justicia. FOTO: NTV/RED UNO.

Fuente: Red Uno

 



 

Santa Cruz, Bolivia.-
Los familiares de Yamileth, una niña de tan solo 1 año y 4 meses que fue víctima de violación seguida de infanticidio, se hicieron presentes en la inspección llevada a cabo por la Policía, exigiendo justicia y una condena de 30 años de cárcel sin derecho a indulto para el padrastro y la madre, quienes actualmente se encuentran detenidos en el penal de Palmasola.

Entre lágrimas y desesperación, el padre de Yamileth expresó su dolor: “Aquí sigo penando por mi hija, estoy pidiendo justicia y la pena máxima para estos malditos que han violado, matado a mi niña. Por favor, señor ministro de Gobierno Eduardo Del Castillo, métalos presos, no pueden estar libres”.

El respaldo a la familia no se hizo esperar, y comerciantes del Mercado Nuevo Abasto se trasladaron hasta el municipio de Warnes para mostrar su solidaridad mediante una marcha de apoyo al padre de la menor. “Como comerciantes, madres, abuelas, hermanas que somos, hemos venido a apoyar a él y a cualquier otro que lo necesite. Ya es suficiente, esa mujer (madre de la víctima) debe podrirse en la cárcel. Pedimos 30 años de prisión”, declaró una comerciante indignada.

La manifestación, que contó con pancartas y petardos, reiteró la exigencia de pena máxima para el padrastro y la madre, ambos actualmente recluidos en la cárcel de Palmasola. “Queremos la pena máxima y sin derecho a indulto para esos asesinos”, demandó otra comerciante presente en la protesta.

Gremialistas y mototaxistas se sumaron a la movilización, recorriendo las principales calles del municipio, consternados por este trágico incidente que arrebató la vida de la pequeña Yamileth en el barrio Melchor Pinto.

La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) y el Ministerio Público, realizaron una inspección ocular en el lugar de los hechos, aunque los detenidos no participaron en esta diligencia. El fiscal asignado, Javier Cordero, informó sobre la actuación fiscal realizada, destacando la importancia de los indicios recabados en el sitio donde ocurrió el infanticidio el pasado 1 de diciembre.