Evo desafía a que lo enjuicien por la crisis de 2019

El expresidente dice que las amenazas de procesos de parte del ministro de justicia, no se convierten en hechos. Asegura que no tiene miedo y que habla con magistrados. Aún no se presentó a declarar por el caso Zapata.

Luis Marcelo Tedesqui Vargas.

Morales, esta mañana, durante su programa radial.

Fuente: El Deber



El expresidente Evo Morales dijo que el presidente, Luis Arce, “garantizó” la prórroga de las autoridades judiciales hasta 2027 y así desafío al Poder Ejecutivo a que lo investiguen por la crisis política de 2019. Aseguró que no tiene miedo a ninguna investigación y que mantiene contactos con los magistrados le mantienen informado.

“El Lucho (Arce) en persona había comprometido garantizar la prórroga (de autoridades judiciales) hasta 2027 a cambio de la inhabilitación de Evo”, mencionó durante el programa semana que se emite a través de la radio Kawsachun Coca.

Luego se preguntó: “¿Con qué argumentos?”. Y continuó: “Recuerden que el vocal del TSE Tahuichi Tahuichi dijo que este año son las primarias, al año, el 2025, las elecciones nacionales. También dijeron que cada año solamente pueden garantizar una elección. Este año, entonces, no iban a realizarse las judiciales, al año tampoco. En 2026, subnacionales, tampoco. Entonces el presidente prometió las judiciales para 2027”.

En ese contexto, subrayó que Arce puso la condición de inhabilitarlo. “Si Evo no llega a ser candidato, él (Luis Arce) será presidente, con esa lógica. El mundo es tan chiquito, todo se sabe, los mismos magistrados me están informando, yo no busco información, no hago Inteligencia, los datos me llegan. Ya no saben qué hacer. Una prórroga de tanto tiempo es absolutamente ilegal”, cuestionó el expresidente.

También destacó que cuando el movimiento campesino bloquea “todo el mundo protesta”, y le echan la culpa. “Tengo casi 13 procesos, algunos de ellos cerrados y ahora quieren reabrir algunos e iniciar otros. Cuando los citadinos bloquean, nadie protesta”, cuestionó.

Tras una revuelta popular, y luego que la OEA confirmó que hubo “manipulación dolosa” de los datos electorales de 2019, Morales renunció, echó a todos los vocales del TSE y salió del país. No obstante, el informe de la entidad internacional fue descartada por la Justicia que no halló evidencias de “fraude” y libró de culpa a las autoridades electorales de entonces.

Además, Morales se postuló a pesar que el referéndum del 21 de febrero de 2016 sobre la base de una interpretación de los magistrados del Tribunal Constitucional (TCP) que validaron su derecho humano a ser elegido. Dos años después, en 2021, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) dijo, en una opinión consultiva, que el derecho reclamado por Morales no era un derecho humano.

Para el MAS, la crisis política de 2019 fue “un golpe de Estado”. Luego de varios fallos judiciales, se encarceló a la expresidente Jeanine Áñez y la Fiscalía, que un primer momento pidió juicio de responsabilidades, planteó un proceso ordinario por las muertes de Sacaba y Senkata.

El gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho también está detenido por este hecho. Fue capturado tras un operativo militar y policial que tuvo lugar el 28 de diciembre de 2022. Cumple detención preventiva en Chonchocoro, una cárcel de máxima seguridad de La Paz.

VIRAJE

Tras la implosión del MAS que dejó ver dos facciones, la de los “evistas” y “arcistas”, hubo un giro en el timón. Evo Morales es señalado por la crisis de 2019.

Morales aseguró este domingo que no tiene “miedo a ningún proceso” y se dirigió al ministro de Justicia, Iván Lima. “Estoy esperando que lo haga, hasta ahora no se inicia ningún proceso, pura amenaza. Abogados en todo el país salen a defenderme”.

Lima, en una entrevista con EL DEBER Radio hace una semana, reclamó al expresidente mayor responsabilidad sobre las denuncias que hace y anteriormente ya le había endilgado varias de las responsabilidades derivadas de la crisis de 2019.

“Seamos responsables, si tú denuncias y luego no vas a sostener tu acusación, entonces no estás actuando, y menos como líder político, con la responsabilidad que amerite el caso; puedo poner muchos ejemplos en los cuales Evo Morales le tiene pánico a sentarse frente a un fiscal o un juez”, remató el ministro, que ya tiene un enfrentamiento personal con el jefe del MAS.

De hecho, el expresidente Morales no asistió hasta la fecha a ninguna de las audiencias sobre el caso Zapata, un proceso por trata de personas que se planteó contra su exnovia sobre un niño que presuntamente no existió.

MAS CRITICAS

En su programa, Morales retomó sus acusaciones contra la familia presidencial. “Uno de los hijos de Lucho dijo que esto va más allá de 2025”, “¿Por qué nos dan esa información? El Gobierno ya lo hizo con los autoprorrogados, y su plan era hasta 2027. Gracias a esa fuerza social, a ese terremoto del movimiento indígena, que se levantó para defender a la Constitución y a la Asamblea”, señaló.

Criticó que una Sala Constitucional le hubiera quitado la facultad de interpelar ministros a la Asamblea Legislativa. “Cómo es posible que dos magistrados puedan quitarle atribuciones al presidente del Senado, al Andrónico. Cómo es posible que definan autoprorrogarse. Felicito al movimiento campesino, que ya se lograron las elecciones. Tarde o temprano esto va a generar procesos. Tendrán que devolver la plata que están recibiendo. No sé si están pensando gobernar sólo con los autoprorrogados y anular la Asamblea, como hizo el expresidente peruano Alberto Fujimori con Vladimiro Montecinos (exjefe del Servicio Nacional de Inteligencia de Perú), ambos acabaron en la cárcel”.

En el programa criticó también que por falta de dólares, el Hotel Radisson se irá del país y que asociaciones de importadores de fármacos están en emergencia. “Este tema es gravísimo, en el fondo no hay Estado”, manifestó.

Fuente: El Deber