El asesinato de Ronald Ojeda en Chile y la mano criminal de la dictadura de Venezuela

El caso del teniente obliga a replantear la relación del gobierno de Boric con Maduro. La seguridad de los exiliados y la de los chilenos mismos está en juego

Por Arturo McFields Yescas

Ronald Ojeda, exmilitar venezolano secuestrado y asesinado en Chile

Ronald Ojeda, exmilitar venezolano secuestrado y asesinado en Chile



 

Fuente: infobae.com

Apenas en diciembre de 2023 el venezolano Ronald Ojeda había recibido asilo en Chile. Una nueva vida, en uno de los países más prósperos y seguros de América Latina. Un nuevo comienzo, lejos de la tiranía criminal de Nicolás Maduro y sus secuaces.

 

Casi 8 millones de venezolanos han tenido que dejar su patria y medio millón de ellos buscaron empezar de nuevo en Chile. Hace tan solo 35 días Maduro incluyó a Ojeda en una lista negra de militares que intentaba tumbar su tiranía. Una inevitable sentencia de muerte.

Inteligencia venezolana que viola fronteras. Al igual que los famosos anillos de espías que Cuba mantiene en el extranjero, la inteligencia de Venezuela ha aprendido muy bien estas técnicas. Los uniformes, logística y ruta de los secuestradores de Ojeda lo dicen a gritos.

El mensaje a los militares. Nicolás Maduro lo tendría claro. Querían enviar un mensaje fuerte a los militares disidentes. La traición se paga con la vida. Una maquiavélica pero exitosa estrategia que busca forjar lealtades a punta de pistola.

La opositora venezolana, María Corina Machado, fue categórica: el secuestro y asesinato de Ojeda “evidencia que el acoso trasciende las fronteras”. Machado instó al gobierno de Chile a investigar a fondo el crimen y castigar a todos los responsables.

 

El brutal asesinato del teniente Ojeda reveló lo que muchos sospechaban. Chile no es un país seguro para los que huyen de la dictadura de Nicolás Maduro, pero tampoco para sus ciudadanos. El crimen y las narcotiranías han penetrado y burlado la seguridad.

“El anticomunismo visceral”. El Presidente Boric no exigió cuentas al dictador de Venezuela, no pidió perdón a los familiares de la víctima y mucho menos reconoció el fracaso de la seguridad en Chile. Su respuesta fue atacar a políticos y a la prensa por su “anticomunismo visceral”.

Lejos de responder a la defensiva e ideologizar el problema, el Presidente Boric debería poner fin al doble discurso. Mientras critica frontalmente los crímenes de Ortega en Nicaragua, ha optado por ser complaciente con la dictadura Venezuela. Un error que pasa factura.

No se puede confiar en tiranos. Chile y Venezuela firmaron este año un acuerdo de cooperación en temas de seguridad. Un acto bochornoso y peligrosos en el que la democracia más sólida de América del Sur legitimó a la tiranía más antigua de la región, con 25 años en el poder.

En Costa Rica, la democracia más sólida de Centroamérica, también han optado por suscribir acuerdos de seguridad con Nicaragua. Los exiliados en ese país han sido víctimas de atentados, violencia e incluso extradición.

Las tiranías no contribuyen a la seguridad regional sino todo lo contrario. No son parte de la solución, sino la causa del problema. La tragedia de Ronald Ojeda tiene que obligar a replantear la relación de Chile con Venezuela. La seguridad de los exiliados y la de los chilenos mismos está en juego.

* El autor es periodista exiliado, exembajador de Nicaragua ante la OEA y exmiembro del Cuerpo de Paz de Noruega.