Colitis ulcerosa crónica autoinmune; síntomas, causas, tratamientos

Ronald Palacios Castrillo

CUCI es un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal (EII) que afecta a casi 2 millones de estadounidenses y millones más en todo el mundo.

Esta afección crónica causa inflamación y úlceras en el colon (intestino grueso) y el recto, y el sistema inmunológico ataca por error el revestimiento de estos órganos. La mayoría de las personas con CUCI tienen brotes impredecibles que pueden ser difíciles de controlar, seguidos de períodos de remisión sin síntomas. Otros nunca logran la remisión.



La colitis ulcerosa puede afectar en gran medida la calidad de vida, provocando fatiga y estrés. Los casos graves pueden requerir cirugía para extirpar el colon.

¿Cuáles son los síntomas y signos tempranos de CUCI?

Conocer los síntomas de la CUCI es importante para poder diagnosticarlo y tratarlo a tiempo. Ignorar los síntomas puede empeorar la afección y requerir un tratamiento más agresivo.

Síntomas comunes

En la CUCI, los síntomas están estrechamente relacionados con el nivel de inflamación en el cuerpo. Los síntomas clásicos de la CUCI suelen incluir:

Diarrea con sangre y moco.

Deposiciones frecuentes, a menudo más de cuatro por día.

Una necesidad urgente y constante de defecar o sentirse incompleto después de defecar.

Dolor abdominal

Además de estos, otros signos y síntomas que se pueden experimentar son:

Constipación

Anemia

Pérdida de peso

Fiebre

Fatiga

Cólico abdominal

Náuseas

Pérdida de apetito

Signos tempranos de inflamación

Dado que la CUCI es una enfermedad sistémica en la que la inflamación se extiende por todo el cuerpo, los síntomas pueden extenderse más allá del tracto intestinal. Éstas se conocen como manifestaciones extraintestinales (EIMS).

Pueden ocurrir en hasta el 24 por ciento de las personas con EII antes de que se desarrollen síntomas intestinales y son comunes en la CUCI. Con el tiempo, más del 40 por ciento de los pacientes desarrollarán EIMS durante  su enfermedad. Algunas de estas manifestaciones incluyen:

Dolor en las articulaciones y artritis.

Condiciones inflamatorias de los ojos

Ciertas erupciones y lesiones cutáneas.

Úlceras en la boca

¿Qué causa la CUCI?

Si bien la causa exacta de la CUCI es complicada y no se comprende bien. Los investigadores creen predominantemente que la genética de un individuo susceptible interactúa con diversas exposiciones ambientales para desencadenar la enfermedad.

Normalmente, el sistema inmunológico tiene tolerancia a los tejidos propios (self tolerancia) y por eso no los ataca.

En personas con determinado patrón de genes de respuesta inmune, pépticos/proteinas de algunas bacterias y virus que se exponen en la superficie de la mucosa que recubre el  intestino grueso(cólon) y recto se unen a productos de los genes de respuesta inmune (HLA) y esto ocasiona que los linfocitos reconozcan como extraño/no propio  a las células de la mucosa y las ataca causando inflamación y destrucción de la mucosa(úlceras en la mucosa) y un cuadro de inflamación sistémica, conocido como una respuesta autoinmune.

Los factores ambientales, los problemas con la barrera intestinal y el sistema inmunológico, y las bacterias intestinales interactúan para causar y mantener la inflamación que se observa en la CUCI.

  1. Autoinmunidad y Medio Ambiente

Además de esta respuesta autoinmune, otros factores pueden coadjuvar a dañar la barrera protectora del intestino, creando un «intestino permeable» y un espesor reducido en la capa de la mucosa.

Algunos de los factores más comunes que contribuyen al desarrollo inicial de la CUCI incluyen:

Mal dormir

Disbiosis (bacterias intestinales desequilibradas)

Deficiencia de vitamina D

Toxinas, incluida la contaminación del aire.

Medicamentos, incluidos algunos antiinflamatorios no esteroides (AINE) e inhibidores de la bomba de protones como omeprazol (IBP)

Alérgenos alimentarios

Infecciones

El estrés y la dieta también desempeñan un papel importante en la salud intestinal, y cualquiera de estos factores puede afectar la expresión genética, el sistema inmunológico, la salud intestinal y la inflamación. También pueden desencadenar un brote o una recaída. La exposición a virus, infecciones, aditivos alimentarios o antibióticos en una etapa temprana de la vida también puede influir en el desarrollo de la CUCI.

Una barrera dañada puede permitir que bacterias dañinas entren en otras partes del intestino e incluso en el torrente sanguíneo. Esto activa el sistema inmunológico, provoca inflamación generalizada y empeora los síntomas y las EIMS.

Además, una barrera dañada puede perjudicar la absorción de nutrientes esenciales como vitaminas y minerales. A su vez, esta falta de nutrientes puede empeorar los síntomas de la CUCI y hacer que el cuerpo sea más propenso a infecciones, continuando el ciclo de daño intestinal y reacciones inmunológicas.

  1. Microbioma intestinal

El microbioma intestinal, que incluye varias bacterias, interactúa con la barrera mucosa de los intestinos para mantener un equilibrio saludable entre las bacterias dañinas y beneficiosas. Un desequilibrio, conocido como disbiosis, puede desencadenar inflamación y dañar el revestimiento intestinal.

Los investigadores han descubierto que las personas con CUCI tienen una combinación de microbios diferente a la de las personas sanas. Específicamente, los pacientes con CUCI tienen más de varios patógenos oportunistas y especies menos beneficiosas, como especies de Bacteroides, Akkermansia muciniphila y Faecalibacterium prausnitzii. Esta disbiosis puede provocar inflamación y daño al revestimiento intestinal, lo que contribuye a la aparición de CUCI y potencialmente cáncer colorrectal.

¿Qué sucede en el cuerpo?

El colon juega un papel vital en la absorción de agua y la eliminación de desechos. En la CUCI, se inflama, lo que lleva al desarrollo de úlceras en su revestimiento. Normalmente, la inflamación comienza en el recto antes de extenderse hacia arriba a través de diferentes secciones del colon.

Cuando la inflamación interfiere con el funcionamiento normal del colon, la absorción de líquidos como agua en el colon se afecta y provoca diarrea. Las úlceras pueden sangrar y producir moco por la inflamación, provocando dolor abdominal y sangrado rectal.

Además, la inflamación puede interferir con las contracciones musculares regulares que mueven las heces a través del colon. Esto puede provocar ganas frecuentes y repentinas de defecar, incluso cuando el recto no está lleno, y la sensación de que todavía es necesario hacerlo después de defecar.

¿Cuáles son los tipos de CUCI?

La colitis ulcerosa se caracteriza por una inflamación crónica del colon y el recto y normalmente se divide en cuatro tipos según la gravedad y la ubicación de la inflamación.

Estos tipos influyen en el enfoque del tratamiento e incluyen:

Proctitis ulcerosa: limitada al recto.

Proctosigmoiditis: afecta al recto y al colon rectosigmoide.

Colitis del lado izquierdo: se extiende desde el recto hasta la parte superior izquierda del abdomen cerca del bazo, llamada ángulo esplénico del colon.

Pancolitis: también conocida como colitis extensa, que afecta a todo el colon.

La colitis ulcerosa aguda grave puede considerarse un tipo adicional o una complicación de la CUCI. Al igual que la pancolitis, afecta a todo el colon, pero implica dolor más intenso, diarrea intensa, sangrado y fiebre. Puede poner en peligro la vida y requerir tratamiento inmediato.

¿Quién tiene más probabilidades de desarrollar colitis ulcerosa?

Además de los factores que pueden dañar la barrera intestinal, se ha descubierto que otros factores aumentan la probabilidad de que una persona desarrolle CUCI, entre ellos:

Edad: la CUCI puede ocurrir a cualquier edad, pero generalmente comienza entre los 15 y los 30 años, con otro pico entre los 50 y 70 años.

Etnia: Aunque cualquiera puede contraer CUCI, la etnia influye en el riesgo. La mayoría de los pacientes con CUCI son personas blancas con ascendencia europea. La población judía asquenazí tiene el mayor riesgo innato de CUCI. En Estados Unidos, los estadounidenses no blancos, en particular los negros, están viendo un aumento significativo en la prevalencia de casos de CUCI con resultados más graves, posiblemente debido a un diagnóstico y tratamiento retrasados. Los asiáticos tienen la prevalencia más baja de CUCI en los EE. UU.

Antecedentes familiares: Tener un familiar de primer grado con CUCI aumenta la probabilidad cuatro veces.

Dieta: Las dietas ricas en alimentos procesados, fritos o azucarados pueden desencadenar inflamación y exacerbar los síntomas. Los investigadores también han relacionado niveles más altos de consumo de carnes  procesadas, leche no humana, refrescos y alcohol con un mayor riesgo de recaída en la CUCI.

Estilo de vida: vivir en una zona urbana, usar anticonceptivos orales y tener obesidad elevan el riesgo.

Los factores que protegen contra el desarrollo de CU incluyen ser amamantado con leche materna, vivir cerca de animales de granja, tener acceso a agua caliente y un baño personal y tener un nivel alto de folato.

¿Cómo se diagnostica la CUCI?

El diagnóstico de CUCI suele implicar varios pasos, comenzando con una evaluación inicial.

Si experimenta síntomas de CUCI, su médico puede derivarlo a un gastroenterólogo. El médico realizará un examen físico, le preguntará acerca de sus síntomas y revisará su historial médico y familiar antes de proceder con las pruebas de diagnóstico.

La CUCI puede compartir síntomas similares con la enfermedad de Crohn, otro tipo de enfermedad inflamatoria intestinal. Mientras que la CUCI afecta el colon y el recto, la enfermedad de Crohn puede afectar cualquier parte del tracto gastrointestinal.

Además, es importante distinguir entre enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y síndrome del intestino irritable (SII). Comparten algunos síntomas como dolor abdominal y cambios en los hábitos intestinales, pero la EII implica una inflamación crónica del tracto digestivo, mientras que el SII no. Esto significa que los tratamientos difieren para cada uno, por lo que obtener el diagnóstico correcto es clave.

Pruebas de diagnóstico

Análisis de sangre: pueden mostrar si tiene anemia, lo que podría significar sangrado en el colon o el recto. Una velocidad de sedimentación globular (ESR) y una proteína C reactiva (PCR) elevadas indican un proceso inflamatorio y/o infeccioso y descarta el SII.

Los niveles bajos de albúmina (un tipo de proteína) pueden indicar la gravedad de la enfermedad y predecir la necesidad de una colectomía o una respuesta limitada a ciertos medicamentos biológicos. No existe un marcador biológico específico para CUCI en la actualidad.

Muestras de heces: las pruebas en muestras de heces verifican infecciones, inflamación y marcadores  como la calprotectina fecal.

Un nivel bajo de lactoferrina en heces puede descartar la CUCI. La prueba de lactoferrina en heces puede ser una opción menos invasiva que las imágenes o una colonoscopia para niños y mujeres embarazadas.

Colonoscopia con biopsias: una colonoscopia permite a los médicos ver todo el colon, tomar muestras de tejido para biopsias, comprobar si hay inflamación y determinar la gravedad de la enfermedad. También puede ayudar a descartar otras afecciones como la enfermedad de Crohn y el cáncer colorrectal, así como a encontrar complicaciones.

Sigmoidoscopia: similar a una colonoscopia pero centrándose en el colon inferior izquierdo (sigmoide) y el recto, este procedimiento es menos invasivo y se prefiere para casos leves o para controlar la curación.

La toma de biópsia y estudio histopatológico por patólogos experimentados es la base de un diagnóstico certero de CUCI y por el momento, la única manera de establecer un diagnóstico preciso de CUCI.

Pruebas de imágenes: si bien no se utilizan para el diagnóstico, las tomografías computarizadas (CT) y las imágenes por resonancia magnética (MRI) pueden evaluar la gravedad de la enfermedad, detectar complicaciones y EIMS, y descartar otras afecciones.

En algunos casos, también se pueden utilizar radiografías especializadas, como enemas de bario, para detectar inflamación o complicaciones. Estas pruebas ofrecen información importante para guiar las opciones de tratamiento y realizar un seguimiento del progreso de la enfermedad.

¿Cuáles son las complicaciones de la CUCI?

Las complicaciones de la CUCI pueden ocurrir en el intestino o en cualquier otra parte del cuerpo e incluyen:

Anemia: el sangrado severo del colon en la CUCI puede provocar anemia debido a una cantidad reducida de glóbulos rojos.

Osteoporosis: tanto la CUCI como los corticosteroides utilizados en su tratamiento pueden afectar la salud ósea. Los esteroides, incluso en dosis bajas, pueden reducir la absorción de calcio y las hormonas sexuales cruciales para la fortaleza ósea e inducir la muerte de las células óseas. Estos efectos pueden provocar osteopenia, osteoporosis y riesgo de fracturas.

Problemas de crecimiento y desarrollo en niños: los niños con CUCI pueden experimentar problemas de crecimiento y desarrollo debido a la mala absorción de nutrientes esenciales y la inflamación crónica.

Colangitis esclerosante primaria: esta rara complicación implica inflamación y cicatrización de los conductos biliares, lo que puede dañar el hígado secundariamente.

Espondilitis anquilosante y artritis: la inflamación de la CUCI puede afectar las articulaciones y provocar afecciones como la espondilitis  (inflamación de las articulaciones de la columna) y artritis de otras articulaciones, lo que provoca dolor y rigidez.

Uveítis: la CUCI puede causar inflamación ocular, lo que resulta en afecciones como la uveítis, que puede provocar dolor ocular, enrojecimiento y problemas graves de visión, incluida la ceguera.

Cáncer colorrectal: La inflamación crónica y los cambios celulares en la CUCI que afectan a gran parte del colon aumentan el riesgo de cáncer colorrectal.

Incontinencia o disfunción sexual: Además de los efectos psicológicos y emocionales, la incontinencia y la disfunción sexual pueden surgir por motivos físicos o como efectos secundarios de tratamientos como los corticosteroides.

Enfermedades perianales: las fisuras anales, los abscesos y, raramente, las fístulas pueden ocurrir con dolor, hinchazón, secreción y dificultad para defecar. El sangrado asociado con estas complicaciones podría confundirse con un brote de agudización de CUCI, lo que podría conducir a un tratamiento incorrecto cuando sea necesaria una cirugía urgente.

Infección por Clostridium difficile: la infección por Clostridium difficile es una complicación común, a menudo provocada por el uso de antibióticos y que provoca diarrea intensa y dolor abdominal.

Complicaciones de emergencia: se necesita atención médica inmediata en caso de sangrado rectal grave, deshidratación, colitis  severa fulminante, dilatación del colon (megacolon tóxico) y perforación del colon.

¿Cuáles son los tratamientos para la colitis ulcerosa?

El tratamiento para la colitis ulcerosa varía según la gravedad y la extensión de la enfermedad. Las afecciones leves o moderadas suelen tratarse en casa, pero los brotes más graves pueden requerir hospitalización. Las opciones de tratamiento se adaptan a la condición del individuo, con el objetivo de inducir y mantener la remisión, además de optimizar la nutrición y la calidad de vida. Los tratamientos pueden variar desde terapia nutricional hasta medicamentos, cirugía o terapias más novedosas.

Terapia Nutricional

En casos graves, puede ser necesaria una terapia nutricional, incluida una dieta elemental, para apoyar la salud digestiva y prevenir la desnutrición.

La dieta elemental es una terapia líquida que proporciona nutrientes esenciales fácilmente absorbibles, mientras el colon sana. Esta dieta se proporciona por vía oral o con nutrición enteral a través de una sonda de alimentación directamente en el tracto digestivo. Si bien se están explorando otras dietas, se necesita más investigación antes de que se adopten ampliamente como tratamientos estándar.

Medicamentos

5-ASA (aminosalicilatos): Los aminosalicilatos (mesalamina y sulfasalazina) se usan comúnmente en casos leves de colitis ulcerosa para atacar la inflamación en el tracto gastrointestinal e inducir la remisión. Son más eficaces cuando se administran por vía rectal en forma de supositorios o enemas, pero también se pueden tomar por vía oral.

Antibióticos: Se pueden recetar antibióticos como fluoroquinolonas o metronidazol si hay una infección o ciertas complicaciones. Es importante conversar con su médico sobre los posibles efectos secundarios graves y las opciones de tratamiento alternativas.

CorticoEsteroides: los corticoesteroides (Deflazacort, prednisona y budesonida) generalmente se usan en casos moderados a graves de CUCI para suprimir la respuesta inmune, ganando rápidamente el control de la enfermedad. Sin embargo, debido a los posibles efectos secundarios, no se recomienda su uso a largo plazo.

Inmunomoduladores: estos medicamentos, incluida la azatioprina, actúan suprimiendo el sistema inmunológico para prevenir la inflamación y el daño. Se consideran cuando otros medicamentos no son efectivos o no se toleran, pero pueden tardar varios meses en surtir efecto.

Productos biológicos: los productos biológicos como infliximab, adalimumab y vedolizumab son anticuerpos basados ​​en proteínas recombinantes producidas por ingeniería genética que se administran mediante infusión o inyección y se dirigen a proteínas específicas para reducir la inflamación. Son particularmente beneficiosos para casos de CUCI de moderados a graves.

Moléculas pequeñas sintéticas dirigidas: esta clase relativamente nueva de medicamento oral se dirige a partes específicas del sistema inmunológico al inhibir las enzimas Janus quinasa (JAK), deteniendo así la inflamación desde el interior de las células. Los ejemplos incluyen tofacitinib y upadacitinib. La FDA también aprobó el uso de ozanimod, un modulador del receptor de fingosina-1-fosfato (S1PR) que se dirige a la inflamación, para el tratamiento de la CUCI de moderada a grave.

Suprimir el sistema inmunológico puede ser necesario en determinadas circunstancias, pero es importante saber que hacerlo aumenta el riesgo de infecciones, osteoporosis y ciertos cánceres como el de colon, cuello uterino y piel.

Cirugía

La cirugía se vuelve necesaria cuando los medicamentos no logran controlar los síntomas. Será necesaria una colectomía para extirpar todo o parte del colon hasta el 15 por ciento de las personas con CUCI severo, especialmente los menores de 40 años y aquellos con síntomas graves, PCR alta o niveles bajos de albúmina.

En la CUCI, puede parecer que su colon está trabajando en su contra, pero eliminarlo es una decisión seria. Sin colon, el cuerpo puede tener dificultades para absorber agua y electrolitos de forma adecuada. Además, la falta de bacterias intestinales podría afectar la función inmune y reducir los niveles de nutrientes importantes como la vitamina K, las vitaminas B y los ácidos grasos de cadena corta (AGCC), que son cruciales para la salud intestinal y el metabolismo.

Si bien una colectomía puede curar la CUCI al eliminar el tejido inflamado que causa los síntomas, existe una alta tasa de complicaciones después de la cirugía colorrectal, y casi el 30 por ciento experimenta problemas postquirúrgicos.

Las complicaciones incluyen:

Sepsis o infección pélvica

Fistulas

Obstrucción del intestino delgado

Disfunción sexual

Reservoritis( el pouch que se hace como reemplazo de recto) con posible dolor abdominal, diarrea o urgencia

Incontinencia urinaria o fecal

Algunos de estos síntomas pueden ser prolongados y requerir tratamiento médico.

Además, no tener colon requiere encontrar una nueva forma para que los desechos salgan del cuerpo. Luego, el intestino delgado se conecta a un estoma con una bolsa externa o una bolsa en J interna, hecha de parte del intestino delgado, conectada al ano.

El manejo de una bolsa de colostomía con un estoma afecta la elección de ropa, mientras que una bolsa en J permite el paso natural de las heces, pero puede resultar en deposiciones más frecuentes y más sueltas. En esta decisión se deben considerar los cambios en el estilo de vida, la imagen corporal y las rutinas diarias.

No existe una terapia única para la CUCI y, en pacientes con enfermedad grave, los tratamientos avanzados más nuevos solo funcionan el 50 por ciento de las veces, en el mejor de los casos, y requieren colectomía.

Esto subraya la necesidad de terapias más efectivas. La investigación en curso está explorando activamente nuevas terapias y objetivos dentro del microbioma y el sistema inmunológico para abordar la necesidad insatisfecha. Los tratamientos emergentes ofrecen vías prometedoras para mejorar el tratamiento y los resultados de la CUCI.

Trasplante de microbiota fecal

El vínculo entre el desequilibrio microbiano intestinal y la EII ha llevado a la investigación sobre el trasplante de microbiota fecal (FMT). Utilizado inicialmente para infecciones recurrentes por Clostridioides difficile, el FMT se muestra prometedor en el tratamiento de la EII, la obesidad y las enfermedades alérgicas. El FMT implica transferir heces de un donante sano al tracto gastrointestinal de un receptor para restablecer un equilibrio saludable de las bacterias intestinales.

Naltrexona en dosis bajas (LDN)

La naltrexona (LDN) en dosis bajas es una posible opción terapéutica en el tratamiento de la CUCI. Aunque no existen estudios revisados ​​por pares sobre la LDN para la CU, se han realizado algunos estudios de casos de posible eficacia en diversas enfermedades gastrointestinales y autoinmunes, incluidas la enfermedad de Crohn, la diabetes tipo 1 y la esclerosis múltiple, así como en afecciones como la fibromialgia, el SIDA y la cáncer.

En teoría, LDN ayuda a regular el sistema inmunológico al promover la función reguladora de las células T y bloquear temporalmente los receptores opioides en el cerebro. Esta acción puede ayudar a reducir la inflamación y equilibrar las respuestas inmunes. Si bien no es un tratamiento convencional estándar, los profesionales de la medicina funcional recetan LDN por sus efectos inmunomoduladores en el control de la CUCI y otras afecciones autoinmunes.

¿Cómo afecta la psique la CUCI?

Vivir con CUCI plantea varios desafíos, incluida la naturaleza impredecible de los brotes, síntomas como diarrea, dolor abdominal y fatiga, y la necesidad de atención médica continua. El tratamiento también puede ser difícil debido a los efectos secundarios y la posibilidad de una cirugía con cambios duraderos en la vida. Además de los desafíos físicos, los pensamientos y actitudes relacionados con la enfermedad, la discapacidad y las limitaciones sociales tienen un impacto significativo en el bienestar.

Las personas con CUCI a menudo experimentan ansiedad y depresión, lo que, según los estudios, puede empeorar la actividad de la enfermedad y contribuir a los brotes. La conexión intestino-cerebro resalta cómo el microbioma y los neurotransmisores influyen en el estado de ánimo y la salud física. Abordar los aspectos físicos, mentales y emocionales de la CUCI es vital para romper este ciclo.

Prácticas como la atención plena, la meditación, la terapia, el ejercicio, el yoga y el apoyo social han sido eficaces para ayudar a las personas con CUCI a controlar el estrés y mejorar el bienestar mental. Abordar el manejo de la CUCI de manera proactiva y positiva puede capacitar a las personas para que sigan los planes de tratamiento con diligencia y adopten cambios en el estilo de vida que mejoren la salud general.

Nutrición

Cuando se trata de inflamación, lo que come es importante. Una dieta antiinflamatoria puede ayudar a aliviar la inflamación que provoca los brotes. Sin embargo, lo que desencadena la inflamación puede ser diferente para cada persona debido a la sensibilidad alimentaria.

Llevar un registro de lo que come en un diario de alimentos o trabajar con un nutricionista puede ayudarle a identificar los alimentos que le están causando problemas. A continuación se muestran algunos enfoques dietéticos con evidencia que respalda su eficacia:

Dieta antiinflamatoria: una dieta rica en frutas peladas, verduras cocidas, grasas saludables y proteínas magras, y baja en lácteos y alimentos procesados, como la dieta mediterránea, puede ayudar a reducir la inflamación y promover la salud intestinal.

La lactosa de los productos lácteos puede desencadenar síntomas como hinchazón, gases y diarrea en aproximadamente el 40 por ciento de las personas con CUCI que tienen malabsorción de lactosa.

Alimentos ricos en fibra: una dieta rica en fibra ayuda a la digestión, promueve el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas y puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal. Trate de consumir 14 gramos de fibra por cada 1000 calorías que consuma.

Alimentos prebióticos y SCFA: alimentos como el ajo cocido, las cebollas cocidas y los plátanos promueven el crecimiento de bacterias intestinales beneficiosas y la producción de SCFA como el butirato. Estos SCFA son cruciales para mantener un revestimiento intestinal saludable, controlar la CUCI y regular el sistema inmunológico. Las verduras fermentadas como el chucrut ofrecen probióticos y prebióticos para alimentar a las bacterias beneficiosas.

Ácidos grasos omega-3: la dieta occidental típica hoy en día proporciona una proporción de omega-3 a omega-6 de aproximadamente 1:20, lo que puede contribuir a un aumento de la inflamación en el cuerpo y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas.

Las investigaciones indican que lograr una proporción equilibrada más cercana a 1:1 puede mejorar las posibilidades de remisión en la CUCI. En un estudio, los pacientes con CUCI que consumían alrededor de 21 onzas de salmón del Atlántico por semana tenían una menor actividad de la enfermedad e inflamación en comparación con aquellos con una dieta rica en ácidos grasos omega-6.

Otras dietas, incluida una dieta basada en plantas y dietas restrictivas como la dieta baja en FODMAP, la dieta con carbohidratos específicos y la dieta autoinmune, son prometedoras para reducir la inflamación y aliviar los síntomas de la CUCI. Sin embargo, faltan estudios a gran escala sobre su eficacia. Es importante señalar que las dietas restrictivas no están destinadas a un uso prolongado porque tienen el potencial de alterar el equilibrio bacteriano intestinal y causar deficiencias nutricionales.

Suplementos

Vitamina D: un nivel adecuado de vitamina D respalda la función inmunológica, reduce la inflamación y podría reducir la posibilidad de recaída de la CUCI. Puede obtener vitamina D de la luz solar, el pescado graso y los suplementos.

Aceite de pescado: los suplementos de aceite de pescado contienen importantes ácidos grasos omega-3 como el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). Pueden complementar tu dieta, especialmente si no comes mucho pescado.

Los estudios sobre aceite de pescado para la CUCI muestran resultados mixtos, que podrían depender de factores como el diseño del estudio, la dosis y la calidad del aceite. Aún así, estos suplementos pueden ayudar a equilibrar los ácidos grasos para prevenir la CU y aliviar la inflamación.

Omega-3 de algas marinas para veganos: las algas marinas proporcionan una alternativa de omega-3 de origen vegetal para suplementos de DHA y EPA.

Probióticos: los efectos de los probióticos son específicos de cada cepa y no pueden generalizarse a otras cepas dentro de la misma especie. Específicamente, Escherichia coli Nissle 1917 y Lactobacillus rhamnosus GG son dos cepas estudiadas por su potencial para modular la inflamación intestinal y mejorar los síntomas en pacientes con CUCI.

Estilo de vida

Ejercicio regular: El ejercicio puede ayudarle a controlar el estrés, sentirse menos cansado y mantener sus huesos sanos. Se ha demostrado que el ejercicio produce una reducción general de los procesos inflamatorios en el cuerpo. También puede ayudar a la motilidad intestinal normal.

Sueño reparador: los trastornos del sueño son comunes con la CUCI, especialmente durante un brote. Pero tener un horario de sueño regular, evitar la cafeína por la noche y crear una rutina y un espacio relajantes a la hora de acostarse pueden ayudarle a dormir mejor.

¿Cómo puedo prevenir la CUCI?

Si bien no puede cambiar su edad ni su genética, tiene mucho control sobre los factores ambientales y las cosas que afectan la salud intestinal y contribuyen al intestino permeable. Centrarse en lo que puede controlar le permitirá tomar medidas proactivas para prevenir la CUCI, los brotes y las complicaciones.

Si bien algunas personas pueden experimentar CUCI sólo una vez y nunca volver a enfrentarla, otras pueden sufrir complicaciones graves. A medida que la enfermedad avanza, puede afectar el intestino grueso, aumentando el riesgo de cáncer de colon. La detección temprana y la extirpación oportuna del colon pueden mejorar en gran medida las tasas de supervivencia.

Consejos de prevención

Sigue una dieta antiinflamatoria como la dieta mediterránea o una que te funcione.

Considere incorporar alimentos ricos en omega-3 a su dieta, como anchoas y sardinas, mientras reduce la ingesta de aceites ricos en omega-6 que se encuentran en los aceites vegetales refinados.

Evite o limite los alimentos que aumentan el riesgo de cáncer colorrectal, incluidas , las carnes procesadas y los alimentos procesados.

Hágase pruebas periódicas de detección de cáncer colorrectal.

Mantener un peso saludable.

Haga ejercicio con regularidad, incluidos ejercicios con pesas para prevenir la osteoporosis, y considere realizar densitometría ósea DEXA periódicas para controlar la salud ósea.

Manténgase hidratado para contrarrestar la pérdida de líquidos debido a la diarrea y prevenir la deshidratación.