La alcaldesa de El Alto, Eva Copa, inauguró este miércoles una cámara Gesell en la zona Villa Esperanza, en el distrito 5 de ese municipio. La obra fue coordinada con la Embajada de Japón en Bolivia.

“Tener esta cámara Gesell nos va a ayudar a tener la protección necesaria con nuestros menores que han sido víctimas de violencia sexual o violencia física”, dijo la autoridad alteña a La Razón.

Copa agradeció a la oficina diplomática japonesa y remarcó que la cámara “también va a ayudar a dar sentencia a los agresores que han ido en contra de los pequeños”.

Eva Copa

“Estamos trabajando en políticas que nos ayuden a bajar el índice de violencia intrafamiliar, sobre todo a los pequeños que son afectados en el núcleo familiar. Vamos a fortalecer mucho más esta área, para que nuestros pequeños puedan crecer con las condiciones necesarias que requieren”, agregó Copa.

En el acto de entrega, Copa reconoció que El Alto, en su condición de municipio que recibe migrantes, “aún tiene sectores muy machistas”.

Por su parte, el embajador japonés, Hiroshi Onomura, lamentó los casos de violencia a menores y mujeres. Dijo que esos hechos dejan cicatrices difíciles de borrar en las víctimas.

Embajador

Además, destacó la utilidad de la cámara como espacio seguro donde las víctimas puedan expresar su testimonio.

“Espero, de corazón, que no haya más víctimas de violencia y que, día tras día el número de víctimas reduzca, y llegue el momento en que podamos decir que la cámara queda sin uso, porque no hay víctimas, porque las personas decidieron respetar la vida y optaron por la tolerancia”, dijo el embajador en el acto.

La embajada japonesa apoyó con más de Bs 237.000 para la implementación de ese proyecto. Mientras, el Gobierno Municipal de El Alto dio una contraparte mayor a Bs 34.000.

“Cuidemos a nuestros pequeños como si fueran unas flores, hay que cuidar a nuestros niños, como hubiéramos querido que nos cuiden a nosotros. A ti, mujer que sufres violencia, no te calles”, recomendó Copa.