El gerente de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (Emapa), Franklin Flores, informó que su despacho estregó, desde enero hasta la fecha, 700.830 quintales de harina a panificadores de todo el país. Se prevé entregar más de 2 millones de quintales hasta diciembre.

En entrevista coLa Razón Radio, afirmó que, del total entregado, 230.000 quintales fueron para La Paz, 300.000 para El Alto, 91.000 para Cochabamba; 22.000, Potosí; 35.000, Oruro; 16.000 para Chuquisaca; y 3.733 para Beni.

Por ello, garantizó el precio del pan de batalla hasta diciembre y descartó cualquier incremento en el alimento. El pan tiene un costo de 50 centavos de boliviano y debe tener un peso mínimo de 60 gramos en todo el país; excepto en Potosí y Oruro, donde cuesta a 40 centavos. En estos departamentos, el quintal de harina subvencionado cuesto Bs 123, a diferencia del resto, Bs 136.

Flores ratificó que el precio de la harina para el sector panificador se mantiene en Bs 136 y que solo el martes se entregaron 11.000 quintales, y se prevé la misma cantidad para esta jornada. “Hemos decidido bajar el costo de la harina para entregar a los panificadores a través de un convenio que se suscribió de enero a diciembre”.

Asimismo, indicó que al menos el 75% de la harina que distribuye esa institución está destinada a La Paz y El Alto, por ser las regiones en las que más se consume el pan de batalla.

Afirmó que los almacenes de Emapa cuentan con una gran cantidad de reservas de harina listas para ser entregadas a panificadores. “Tenemos almacenado para entregar. Se mantiene en precio del pan, no hay nada que especular”.

Recordó que el Gobierno construye la planta de almacenamiento y transformación de cereales, con una inversión de Bs 182 millones y tendrá una capacidad de producción de 7.000 quintales de harina por día.

Indicó que, actualmente, el país consume harina de trigo de molinos privados, instalados en el departamento de Santa Cruz, aunque Emapa también cuenta con esa infraestructura en la región cruceña.

También, garantizó la cantidad de trigo almacenada para que, posteriormente, será molido y entregado a panificadores. “Acopiamos 120.000 toneladas de trigo que está en los almacenes. De ahí estamos moliendo”.

“Para el año estamos volviendo a sembrar trigo. Tenemos pensado tener 150 mil toneladas en esta cosecha para el 2025”, añadió.

Destacó que en Bolivia que el precio del quintal de harina para el sector panificador se mantiene en Bs 136 por la subvención, frente a la harina en el mercado que alcanza a los Bs 240.