Debido a la complicada situación que atraviesa Brasil, afectado por insistentes lluvias, el Gobierno de Bolivia se solidarizó y acordó enviar ayuda humanitaria para colaborar a los afectados por las inundaciones.

“En el marco de la complementariedad, de la reciprocidad y solidaridad (…), el decreto ha sido aprobado para poder enviar ayuda humanitaria. Esta ayuda humanitaria se va a recolectar a partir del apoyo que todos los ministerios van a proporcionar”, afirmó Edmundo Novillo, ministro de Defensa.

De acuerdo con Novillo, el primer ministerio que se manifestó fue el de la Presidencia.

“Ha comprometido (…), la donación de 10.000 kilogramos de leche en polvo, 10.000 kilogramos de arroz, 2.500 kilogramos de frijol, 1.500 unidades de carpas de lona, 1.000 unidades de tiendas de campaña y 2.000 unidades de mantas”, informó el ministro.

Inundaciones

Brasil atraviesa una de las crisis climáticas más fuertes de su historia. Desde el 29 de abril las lluvias persisten con fuerza en el estado de Río Grande. Varias zonas de esta región se encuentran completamente inundadas.

Según el más reciente balance de Defensa Civil de Brasil, 76.483 personas fueron rescatadas. Sin embargo, se registran 148 fallecidos hasta el momento. Las precipitaciones también afectan a los animales; más de 11.000 animales, entre salvajes y mascotas, se rescataron de las inundaciones.

Novillo espera que, en los próximos días, los demás ministerios hagan conocer el aporte que enviarán.

Envío

El envío está programado para el martes 21, desde el aeropuerto de Viru Viru, en Santa Cruz, aunque todavía no se sabe en qué zona de Brasil se lo recibirá.

“Nuestro presidente (Luis Arce) se comunicó con el presidente del Brasil (Lula Da Silva) y le expresó su solidaridad por la grave situación de emergencia y desastres (…), el presidente del Brasil agradeció el gesto de solidaridad”, afirmó Novillo.

Las relaciones entre Brasil y Bolivia mejoraron bastante con la llegada de Lula a la presidencia del país vecino, a inicios de enero de 2023. Más allá de la ayuda bilateral entre ambos países en conflictos climáticos, ambos mandatarios tienen prevista una reunión en Bolivia, a mediados de julio, para tratar temas como la agroindustria y la producción de fertilizantes.