El ‘egosurfing’ está de moda entre los Gen-Z pero a los millenials y boomers les viene bien practicarlo. En esto consiste

El egosurfing es una práctica también conocida como ‘vanity searching’, y consiste en buscar tu propio nombre en internet para ver qué  información personal está disponible. Y no creas que es algo negativo, sino que al contrario.



La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda su práctica por motivos de ciberseguridad y de reputación online.

Recuerda el organismo que ayuda a la ciudadanía a saber respetar sus derechos como consumidores que esta práctica es muy común entre la Generación Z pero los millenials y generaciones mayores no deben perderla de vista.

Dicen desde la institución que nuestras comunicaciones están en un servidor de Internet (Gmail,  Whatsapp…), nuestras fotos, en la nube; nuestra información personal o  sobre nuestros amigos en las redes sociales (Instagram, Facebook). Ya  nos hemos acostumbrado a esta vida online… pero el problema se produce cuando aparece de manera pública y accesible a todos alguna información que es privada.

‘Sgroogled.com’: cuando MICROSOFT lanzaba anuncios ANTI-GOOGLE

Por qué es importante practicar el egosurfing

Según la OCU, esta es una medida de ciberseguridad. Debes comprobar que no haya información tuya privada y comprometida o incluso falsa.

Además de eso, «también es una herramienta útil para la búsqueda de empleo» porque los empleadores pueden siempre buscar tu nombre en la red y tienes que ser consciente de que todo esté en orden.

Buscar en Internet qué hay publicado sobre ti, es decir, practicar el egosurfing,  te permitirá comprobar qué informaciones circulan sobre ti, qué datos o  informaciones son accesibles por cualquiera y ser conscientes de ello.  Así además podrás y localizar contenido no autorizado o inadecuado, para  eliminarlo o modificarlo en caso de que sea necesario.

Cómo hacer egosurfing y cómo borrar cosas que no estéen bien

Solo necesitas acceder a un buscador cualquiera (o incluso a todos porque la información que saldrá puede variar) y escribir tu nombre entre comillas para ver resultados más precisos. También puedes buscar tu dirección, números de identificación personal, correo electrónico, y otros datos.

Probablemente, si no eres un usuario público de redes sociales, solo aparezcan tus perfiles públicos de algunas redes sociales (Linkedin, Facebook, Instagram). Dicen desde la OCU que «es recomendable realizar otra búsqueda, variándola ligeramente: añadiendo tu ciudad, la empresa, algún dato… y ver qué encuentras.

Si no has encontrado gran cosa, enhorabuena: has hecho un buen  trabajo configurando tu privacidad online y de momento no parece que  hayas sido víctima de una filtración.

Qué hacer si quieres quitar alguna información

Si ves que hay datos sobre ti que consideras que deberían ser privados puedes revisar la configuración de privacidad de tus redes sociales. Establece quien puede etiquetarte, qué pueden ver tus amigos o tus conocidos, quien puede ver tu contenido… También puedes ponerte en contacto con las redes sociales para que borren contenido sobre ti que no querías que estuviera ahí si no has dado tu consentimiento.

En los ajustes de la herramienta es probable que encuentres guía  para ver donde denunciar tu caso: debería haber alguna sección  denominada «ayuda» o «seguridad» deberías poder reportarlo.

Algo muy importante es que puedes ejercer tu derecho al olvido. El Reglamento  General de Protección de Datos establece que cualquier persona tiene  derecho a pedir que, bajo ciertas condiciones, los enlaces a sus datos personales no figuren en los resultados de búsqueda en Internet realizada por su nombre. Esta posibilidad es «ejercer el  derecho al olvido» y el INCIBE ha detallado cómo hacerlo.

En Genbeta | Te apuntaste a la Lista Robinson, pero te siguen llegando llamadas comerciales: así puedes reclamar ante la AEPD

Imagen | Foto de Benjamin Dada en Unsplash

Fuente: Link