Joven denuncia que usan su identidad para estafar tras intentar vender su moto por redes

Utilizando la fotografía y la identidad de Andrés, los delincuentes ofrecían la misma motocicleta a un precio menor, pidiendo un adelanto para asegurar la venta y enviando ubicaciones de diferentes municipios para despistar a sus víctimas.

El joven universitario, Andrés Franco. FOTO: NTV/RED UNO.

Fuente: Red Uno

 



Santa Cruz, Bolivia.-

Un joven universitario, Andrés Franco, de 26 años, denunció que su identidad está siendo utilizada por estafadores para vender fraudulentamente una motocicleta. Esta situación convirtió su vida en un calvario, ya que diariamente recibe llamadas y mensajes de personas que le reclaman el dinero que supuestamente le depositaron.

Andrés intentó vender su motocicleta a través de redes sociales, pero lo que parecía una transacción simple se convirtió en su peor error. “Luego de eso mi vida comenzó a ser un calvario ya que la gente me empezó a reclamar a mí por Messenger pensando que yo era el estafador”, relató Andrés Franco, víctima de estafadores.

El universitario contó que un supuesto comprador se contactó con él y le pidió información sobre los documentos de la motocicleta. Andrés accedió a enviar fotos de los documentos y de su carnet de identidad a través de WhatsApp, lo que los estafadores aprovecharon para engañar a otras personas.

“Una persona que resultó ser un estafador se hizo pasar por un interesado, me pidió información acerca de los documentos y accedí a facilitárselos por fotos de WhatsApp, le pasé foto de mi carnet de identidad”, explicó Andrés.

Utilizando la fotografía y la identidad de Andrés, los delincuentes ofrecían la misma motocicleta a un precio menor, pidiendo un adelanto para asegurar la venta y enviando ubicaciones de diferentes municipios para despistar a sus víctimas. “El estafador le mandaba ubicaciones de Warnes, Montero, San Julián, me imagino que era para charlárselas y les pedía adelanto a las personas que accedían a pagarles”, indicó Andrés.

Más de diez personas han caído en la trampa de los estafadores, reclamando al verdadero dueño de la motocicleta por el dinero que Andrés nunca recibió. “Me reclamaban desde Bs 500, Bs 1,200 hasta Bs 3,200”, narró la víctima.

Agobiado por la situación, Andrés retiró las publicaciones de las redes sociales donde ofrecía su motocicleta y aclaró que él nunca pidió dinero. “No piensen que soy yo. Soy Andrés Franco Martínez, una persona honesta, trabajadora, y a través de Red Uno quiero aclarar este tema”, expresó Andrés.

En su intento de buscar justicia, Andrés acudió a algunas entidades policiales, pero su denuncia no fue recibida. “Me presenté en la EPI-9 de Los Lotes y la Policía me dijo que no podía levantar ninguna denuncia porque no había víctimas todavía en el caso, que tenían que haber víctimas para que me denuncie y yo recién proceda”, concluyó Andrés.

Los estafadores siguen utilizando las fotografías de la motocicleta y la identidad del verdadero propietario para recaudar miles de bolivianos, aprovechándose de la buena fe de las personas interesadas en adquirir el vehículo.