La inflación cae en abril en EEUU por primera vez desde enero

La inflación disminuyó ligeramente en Estados Unidos en abril, en su primera caída desde enero, una buena noticia para el gobierno de Joe Biden de cara a las elecciones de noviembre.

Unas bandejas de pollo, colocadas en un supermercado en Redondo Beach (California, EEUU) el 23 de febrero de 2024
Unas bandejas de pollo, colocadas en un supermercado en Redondo Beach (California, EEUU) el 23 de febrero de 2024 © Patrick T. Fallon / AFP/Archivos

Fuente: RFI

 



El Índice de Precios al Consumidor (IPC) -al cual están indexadas las pensiones y jubilaciones- llegó al 3,4% para 12 meses en abril, 0,1 puntos porcentuales menos que lo registrado en marzo, informó el Departamento de Trabajo en un comunicado.

Esta cifra coincide con la media de las previsiones de los economistas encuestados por los medios especializados Dow Jones Newswires y The Wall Street Journal.

La evolución también está en línea con las expectativas de analistas recabadas en el mercado por la firma de monitoreo financiero Market Watch.

A su vez, la inflación mensual fue del 0,3% frente al 0,4% del mes anterior. Este registro está ligeramente por debajo de las proyecciones previas.

El aumento de los precios se debe, en particular, a la vivienda y a la gasolina en estaciones de servicio, que representan más del 70% del alza.

Cuadro favorable

Para la administración del demócrata Joe Biden, el panorama es aún mejor si se suma también la llamada inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de los alimentos y la energía, y que cayó al 3,6% interanual, su nivel más bajo desde abril de 2021, cuando los precios habían comenzado su escalada.

El reporte inflacionario constituye una señal positiva para Biden antes de las elecciones de noviembre, en las que buscará la reelección ante su antecesor, el republicano Donald Trump.

La evolución porcentual interanual del índice de precios al consumidor en Estados Unidos desde 2010
La evolución porcentual interanual del índice de precios al consumidor en Estados Unidos desde 2010 © Samuel Barbosa, Guillermo Rivas Pacheco, Guillermo Rivas Pacheco / AFP 

 

Los datos respaldan el mensaje de su administración de que la economía estadounidense ha dado un giro, mientras busca calmar las preocupaciones de los consumidores sobre el impacto del aumento de los precios previo a los comicios.

«Sé que muchas familias están pasando apuros y que, aunque hemos progresado, tenemos mucho más por hacer», sostuvo Biden en un comunicado difundido tras conocerse los datos. «Los precios siguen siendo demasiado altos», admitió.

La inflación está en el centro de la campaña electoral, ya que ha reducido el poder adquisitivo de los estadounidenses y es un punto que la oposición republicana intenta explotar desde hace tiempo.

El magnate republicano Donald Trump es quien más ha imputado durante largo tiempo la responsabilidad del alza de precios al propio Biden.

Sin embargo, Biden advirtió este miércoles que el programa de gobierno de los republicanos «haría que la inflación se disparara».

Dirección «correcta»

El ritmo de alza del IPC volvió a acelerarse a principios de 2024, tras disminuir significativamente en los últimos meses de 2023.

«Las presiones sobre los precios siguen siendo elevadas, pero avanzan en la dirección correcta», señaló Rubeela Farooqi, economista jefe de la consultora High Frequency Economics».

Para los consumidores, el retroceso de la inflación restablece el poder adquisitivo. Y eso también significa que la Reserva Federal (Fed, banco Central) estará más proclive a bajar sus tasas de interés cuando considere que la inflación adoptó una tendencia descendente sostenida.

Así, se abarataría el crédito para los hogares, que podrán comprar más fácilmente una vivienda o un coche, por ejemplo.

Los responsables de la Fed apuntan a un objetivo inflacionario del 2%, favoreciendo otra medición, el índice PCE, que también había crecido en marzo a 2,7% interanual.

La caída de la inflación en abril «es un pequeño paso en la dirección correcta, pero no garantiza ningún cambio en nuestra previsión de que el primer recorte de tasas de interés por parte de la Reserva Federal se producirá en septiembre, seguido de otro en diciembre», opinó Ryan Sweet, economista de Oxford Economics.