Tras un mes de negociaciones y una elección fallida, el Consejo de Transición de Haití designó al nuevo primer ministro

La tan esperada decisión se dio a conocer mientras las pandillas siguen aterrorizando la capital, Puerto Príncipe

 

Garry Conille en 2011 (AP Foto/Dieu Nalio Chery, Archivo)



Garry Conille en 2011 (AP Foto/Dieu Nalio Chery, Archivo)

 

Garry Conille fue nombrado nuevo primer ministro de Haití, casi un mes después de que una coalición dentro de un dividido consejo de transición hubiera escogido a otra persona para el cargo.

La tan esperada decisión se dio a conocer mientras las pandillas siguen aterrorizando la capital, Puerto Príncipe, abriendo fuego en barrios otrora pacíficos y utilizando maquinaria pesada para demoler varias comisarías y cárceles.

Louis Gérald Gilles, miembro del consejo de transición, declaró a la agencia AP que seis de los siete miembros del consejo con derecho a voto escogieron a Conille el martes. Gilles indicó que uno de los integrantes del consejo, Laurent St. Cyr, no se encontraba en Haití y, por tanto, no votó.

Ariel Henry (EFE/ Sarah Yenesel)

Ariel Henry (EFE/ Sarah Yenesel)

Conille, director regional de UNICEF para América Latina y el Caribe, se desempeñó como primer ministro de Haití entre octubre de 2011 y mayo de 2012, bajo el mandato del entonces presidente Michel Martelly. Conille sustituye a Michel Patrick Boisvert, quien había sido nombrado primer ministro interino tras la dimisión de Ariel Henry que se dio por medio de una carta a finales de abril.

(Con información de AP)

Fuente: infobae.com

Henry se encontraba realizando un viaje oficial en Kenia cuando una coalición de pandillas lanzó ataques coordinados el 29 de febrero, tomó el control de las comisarías, abrió fuego en el principal aeropuerto de Haití e invadió las dos principales cárceles del país, liberando a más de 4.000 reclusos.

Henry no pudo regresar al país debido a los ataques, y el aeropuerto de la capital, Puerto Príncipe, permaneció cerrado durante casi tres meses.

Mientras Conille toma las riendas del convulso país caribeño a la espera del despliegue de una fuerza policial procedente de Kenia y otros países —y respaldada por la ONU—, la violencia de las pandillas sigue aumentando en algunas zonas de la capital haitiana y fuera de ella.

Conille estudió medicina y salud pública y ayudó a desarrollar la atención sanitaria en comunidades empobrecidas de Haití, donde ayudó a coordinar los esfuerzos de reconstrucción tras el devastador terremoto de 2010.

Trabajó varios años en Naciones Unidas antes de que Martelly lo designara primer ministro en 2011. Conille dimitió menos de un año tras enfrentamientos con el presidente y su Gabinete por una investigación sobre funcionarios del Gobierno que tienen doble nacionalidad, lo que no está permitido por la Constitución de Haití.

Conille tiene por delante una ardua tarea, ya que debe sofocar la violencia rampante de las bandas al tiempo que ayuda a sacar a Haití de la profunda pobreza, con una inflación que alcanza la cifra récord del 29%, según los últimos datos disponibles. En los últimos años, las bandas que controlan al menos el 80% de Puerto Príncipe han obligado a más de 360.000 personas a abandonar sus hogares, y siguen controlando rutas clave desde la capital a las regiones del norte y el sur de Haití, paralizando a menudo el transporte de mercancías críticas.

La elección de Conille como primer ministro se produce apenas unas semanas después de que el ex ministro de Deportes haitiano Fritz Bélizaire fuera elegido para el cargo a finales de abril por una coalición de cuatro miembros dentro del consejo de transición de nueve miembros, en un anuncio sorpresa que enfureció a muchos. Los críticos afirmaron que no se siguió el procedimiento adecuado dictado por el marco que estableció el consejo, por lo que se inició un nuevo proceso para elegir a un primer ministro, con docenas de nombres presentados para el puesto.

El prolongado proceso ha sido criticado por muchos, incluido el Montana Accord, un grupo de la sociedad civil haitiana que tiene un representante en el consejo.

En una declaración el martes, el grupo acusó al consejo de no tomar ninguna “medida consecuente” desde su instalación, ya que «el sufrimiento de la gente es cada vez peor, mientras que las bandas están tomando el control de más territorio y cometiendo más crímenes».

También acusó al Consejo de no ser transparente a la hora de elegir a un nuevo primer ministro, afirmando que no compartió públicamente los criterios utilizados ni los nombres presentados, entre otras cosas.

Liné Balthazar, presidente del partido Tet Kale, pidió transparencia al Consejo en una entrevista el lunes con Magik9, una emisora de radio local, y dijo que la selección de un primer ministro parecía improvisada.

Además de elegir a un nuevo primer ministro, el Consejo, compuesto por nueve miembros, siete de los cuales tienen derecho a voto, también debe nombrar una comisión electoral provisional, un requisito previo a la celebración de elecciones. El mandato no renovable del Consejo expira el 7 de febrero de 2026, fecha prevista para la toma de posesión del nuevo Presidente.

Además de elegir a un nuevo Primer Ministro, el Consejo también es responsable de seleccionar un nuevo Gabinete y celebrar elecciones generales a finales del próximo año.

Los miembros del Consejo son Emmanuel Vertilaire por Petit Desalin, partido liderado por el ex senador y candidato presidencial Jean-Charles Moïse; Smith Augustin por EDE/RED, partido liderado por el ex Primer Ministro Claude Joseph; Fritz Alphonse Jean por el Acuerdo de Montana; Leslie Voltaire por Fanmi Lavalas, partido del ex Presidente Jean-Bertrand Aristide; Louis Gérald Gilles por la coalición Dec. 21 de diciembre, que respalda al ex Primer Ministro Ariel Henry; Edgard Leblanc Fils, del Colectivo del 30 de enero, que representa a partidos como el del ex Presidente Michel Martelly; y Laurent Saint-Cyr, del sector privado.