¿Ya no entendemos cómo se ganan las guerras?

Vietnam, Líbano, Somalia, Afganistán, Irak, Libia, más allá de pequeños conflictos como Granada, Panamá o Kosovo, muestran una tendencia a derrotas repetidas y victorias apenas recordadas

Soldados estadounidenses participan en maniobras militares. (Foto AP/Aaron Favila)

Soldados estadounidenses participan en maniobras militares. (Foto AP/Aaron Favila)



En los últimos 50 años, Estados Unidos se ha vuelto bueno perdiendo guerras.

© The New York Times 2024

Fuente: infobae.com

Nos retiramos humillados de Saigón, Vietnam, en 1975; Beirut en 1984; Mogadiscio, Somalia, en 1993; y Kabul, Afganistán, en 2021. Nos retiramos, después de una tenue victoria, de Bagdad en 2011, solo para regresar tres años más tarde, después de que el grupo Estado Islámico arrasó el norte de Irak y tuvimos que detenerlo (lo cual hicimos con la ayuda de iraquíes y kurdos). Obtuvimos victorias limitadas contra Saddam Hussein en 1991 y Moammar Gadhafi en 2011, sólo para fallar en los desenlaces.

¿Lo que queda? Granada, Panamá, Kosovo: microguerras que provocaron bajas mínimas en Estados Unidos y que apenas se recuerdan hoy.

Si eres de izquierda, probablemente dirías que la mayoría, si no todas, de estas guerras fueron innecesarias, imposibles de ganar o indignas. Si eres de derecha, podrías decir que se combatió mal: con fuerza inadecuada, demasiadas restricciones sobre la forma en que se podía usar la fuerza o un entusiasmo excesivo por retirarnos antes de haber terminado el trabajo. De cualquier manera, ninguna de estas guerras tuvo que ver con nuestra propia existencia. La vida en Estados Unidos no habría cambiado materialmente si, digamos, Kosovo todavía fuera parte de Serbia.

Pero ¿qué pasa con las guerras que son existenciales?

Sabemos cómo Estados Unidos libró esas guerras. Durante el asedio de Vicksburg en 1863, el hambre “se convirtió en inanición cuando los perros, los gatos e incluso las ratas desaparecieron de la ciudad”, señaló Ron Chernow en su biografía de Ulysses Grant. La Unión no envió convoyes de alimentos para aliviar el sufrimiento de los sureños inocentes.

En la Segunda Guerra Mundial, los bombarderos aliados mataron a unos 10.000 civiles en los Países Bajos, 60.000 en Francia, 60.000 en Italia y cientos de miles de alemanes. Todo esto era parte de una política angloamericana declarada para socavar “la moral del pueblo alemán hasta el punto de debilitar fatalmente su capacidad de resistencia armada”. Seguimos una política idéntica contra Japón, donde los bombardeos mataron, según algunas estimaciones, a casi un millón de civiles.

Ulysses Grant (presidente de los Estados Unidos entre 1869 y 1877) está en el billete de 50 dólares. El retrato de Franklin Roosevelt cuelga en la Oficina Oval. La valentía de las tripulaciones de los bombarderos estadounidenses se celebra en programas como “Masters of the Air” de Apple TV+. Las naciones, especialmente las democracias, a menudo tienen dudas sobre los medios que utilizan para ganar guerras existenciales. Pero también tienden a canonizar a los líderes que, ante la terrible elección de males que presenta toda guerra, eligieron victorias moralmente comprometidas en lugar de derrotas moralmente puras.

Hoy, Israel y Ucrania están inmersos en el mismo tipo de guerras. Lo sabemos no porque ellos lo digan sino porque sus enemigos lo dicen. Vladimir Putin cree que el Estado ucraniano es una ficción. Hamas, Hezbollah y sus patrocinadores en Irán piden abiertamente que Israel sea borrado del mapa. En respuesta, ambos países quieren luchar agresivamente, con la visión de que sólo pueden lograr la seguridad destruyendo la capacidad y la voluntad de sus enemigos de hacer la guerra.

El presidente de Rusia. Vladimir Putin

El presidente de Rusia. Vladimir Putin

Esto a menudo termina en tragedia, como sucedió el domingo cuando un ataque aéreo israelí contra líderes de Hamas supuestamente provocó la muerte de al menos 45 civiles en Rafah. Ésta siempre ha sido la historia de la guerra. Términos como “armas de precisión” pueden fomentar la noción de que es posible que los ejércitos modernos alcancen sólo los objetivos previstos. Pero eso es una fantasía, especialmente contra enemigos como Hamas, cuyo método es luchar y esconderse entre los inocentes para que la preocupación del mundo por los inocentes pueda rescatarlo de la destrucción.

Es igualmente una fantasía imaginar que se puede suministrar a un aliado como Ucrania armamento suficiente y del tipo adecuado para repeler el ataque de Rusia, pero no tanto como para provocar una escalada en Rusia. Las guerras no son papillas; casi nunca existe un enfoque de Ricitos de Oro para hacerlo bien. O estás en camino a la victoria o en camino a la derrota.

En este momento, la administración Biden está tratando de frenar a Israel y ayudar a Ucrania mientras opera bajo ambas ilusiones. Les está pidiendo que peleen sus guerras más o menos de la misma manera que Estados Unidos ha librado sus propias guerras en las últimas décadas: con medios limitados, un estómago frágil para lo que se necesita para ganar y un ojo puesto en la posibilidad de un acuerdo negociado. ¿Cómo es posible, por ejemplo, que incluso ahora Ucrania no tenga F-16 para defender sus propios cielos?

A corto plazo, el enfoque de Biden puede ayudar a aliviar la angustia humanitaria, calmar a electores enojados o eliminar la posibilidad de que se produzcan escaladas pronunciadas. A largo plazo, es una receta para obligar a nuestros aliados a perder.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. REUTERS/Ken Cedeño/

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. REUTERS/Ken Cedeño/

Un “acuerdo de paz” con Moscú que le deje en posesión de vastas áreas de territorio ucraniano es una invitación a una tercera invasión una vez que Rusia recapitalice sus fuerzas. Un alto el fuego con Hamas que deje al grupo en control de la Franja de Gaza significa que inevitablemente iniciará otra guerra, tal como lo ha hecho cinco veces antes. También reivindica la estrategia de utilizar poblaciones civiles como escudos humanos, algo que Hezbollah seguramente copiará en su próxima guerra a gran escala con Israel.

El presidente Joe Biden pronunció el lunes un conmovedor discurso por el Día de los Caídos en el Cementerio Nacional de Arlington, en honor a generaciones de soldados que lucharon y cayeron “en la batalla entre la autocracia y la democracia”. Pero la tragedia de la historia reciente de las batallas de Estados Unidos es que miles de esos soldados murieron en guerras que carecíamos de voluntad de ganar. Murieron en vano, porque Biden y otros presidentes decidieron tardíamente que teníamos mejores prioridades.

Ése es un lujo que países seguros y poderosos como Estados Unidos pueden permitirse. No ocurre lo mismo con los ucranianos y los israelíes. Lo mínimo que podemos hacer por ellos es entender que no tienen otra opción que luchar excepto como lo hicimos nosotros antes, cuando sabíamos lo que se necesita para ganar.