En el quinto día de bloqueo en Yapacaní los movilizados advierten con el cierre de válvulas de la planta de Sirari

Los pobladores exigen el asfaltado de 30 km de una carretera que une a Yapacaní con el Norte Integrado cruceño. La medida de presión cumple este martes su quinto día.

Fuente: Unitel
Este martes se cumple el quinto día del bloqueo que instalaron pobladores del municipio cruceño de Yapacaní en la zona conocida como Cascabel, en el límite entre los departamentos de Cochabamba y Santa Cruz, en la carretera nueva.

Los miembros del comité Pro Caminos, que impulsa esta medida de presión, han anunciado que en esta jornada van a radicalizar las protestas y se va a proceder a cerrar las válvulas de la planta de producción Sirari, operada por YPFB Andina S.A., empresa subsidiaria de YPFB Corporación.

Con este anuncio, se conoce que una comisión viajará a La Paz para llevar la protesta hasta las puertas de la Asamblea Legislativa, exigiendo que los parlamentarios nacionales aprueben el crédito externo que dará lugar a la construcción del tramo Norte Integrado – Yapacaní, en el que se detalla son 30 km de asfalto de la vía que unirá a Yapacaní con el Norte Integrado.



$output.data

[Foto: UNITEL] / El bloqueo se cumple desde el pasado viernes en la ruta nueva Santa Cruz-Cochabamba

Por su parte el diputado del ala arcista, Jerges Mercado, dijo que debe existir una “voluntad política” de los legisladores de la región para aprobar dicho proyecto.

“No es cerrando la válvula o perjudicando la carretera y con eso van a conseguir que se logre la aprobación de leyes, es con el voto de los diputados”, dijo.

Mercado puntualizó que el proyecto de ley para la construcción de la carretera está en fase de “informe de comisión y está lista para hacer aprobada en la Cámara de Diputados”.

En febrero, el gabinete de ministros del presidente Luis Arce autorizó la suscripción del contrato de préstamo con la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina para financiar esta iniciativa denominada ‘Proyecto de Construcción Camino Norte Integrado – Yapacaní’, por $us 35 millones.