Dirigentes peruanos llegan a Bolivia para encuentro social

El encuentro articulará planes de lucha entre movimientos. Lima dice que protestas en Cusco siguen «receta» boliviana con la que cayó Goni.

image Mercedes Cabanillas, Ministra del Interior de Perú (foto internet)

El encuentro tiene como objetivo “articular agendas y planes de lucha entre movimientos”.

La Prensa

La ministra del Interior de Perú, Mercedes Cabanillas, afirmó ayer que las movilizaciones indígenas en su país siguen la misma fórmula que se aplicó para derrocar en Bolivia al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, mientras que una avanzada de campesinos peruanos llegó a La Paz para participar en un encuentro internacional en julio.

Uno de esos representantes es Mario Cassa Quispe, originario de la región cusqueña de Canchi, donde desde hace tres semanas los campesinos se movilizan contra el Gobierno de Alan García para exigir la reversión de concesiones mineras y la aprobación una ley de aguas y otros beneficios.

La protesta es también en solidaridad con los indígenas amazónicos de Bagua, donde el 5 de este mes, según cifras oficiales, murieron al menos 11 campesinos y 20 policías.

Este lunes, el Ejecutivo peruano instruyó al Ejército que respalde las acciones de la Policía para desbloquear las carreteras y finalizar con las protestas.

Cassa explicó que su delegación forma parte de la representación de dirigentes peruanos que participará del 1 al 3 de julio en el seminario “Crisis del capitalismo, recolonización y alternativas populares”, que se efectuará en el Auditorio del Palacio de Comunicaciones.

Anunció la llegada de más dirigentes peruanos y de otros países de Sudamérica.

El seminario es organizado por la oficialista Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam) y contará con la presencia del vicepresidente Álvaro García Linera.

El principal propósito del encuentro será el de “articular agendas y planes de lucha comunes entre movimientos sociales y gobiernos populares”.

Afirmó que siente “vergüenza” del mandatario peruano Alan García y algunos de sus ministros por pretender que el presidente Evo Morales pida perdón por haber dicho que en Bagua hubo un genocidio de indígenas amazónicos.

Además, expresó su respaldo al proceso que lleva adelante el Jefe de Estado boliviano.

Situación en Cusco

Para hoy se prevé, en la capital de Cusco, una multitudinaria movilización de campesinos que ya llevan bloqueando carreteras 13 días. Medios de comunicación peruanos exhibieron ayer un video de las movilizaciones en el que se puede contemplar imágenes de afiches con el rostro de Morales.

La aparición del audiovisual provocó nuevas susceptibilidades en aquel país respecto de la participación boliviana en los conflictos del Perú.

Cabanillas coordina en la actualidad con la Policía y el Ejército de su país las medidas de seguridad ante la anunciada movilización de los campesinos canchis.

La Ministra del Interior indicó que las “asonadas” (término con el que Cabanillas define las protestas de campesinos) están aplicando la misma fórmula que se usó en Bolivia para derrocar al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada.

En declaraciones al periódico limeño El Correo, la autoridad afirmó que las movilizaciones siguen el mismo libreto que se aplicó en Bolivia en octubre de 2003.

“Ésta es una receta que busca el derrocamiento del régimen y guarda relación con la forma en que se sacó al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada. Hay intereses políticos”. Cabanillas explicó que la Policía custodia las protestas en la localidad de Canchis y reforzará su presencia para la fiesta del Inti Raymi, motivo por el cual se llevará adelante la movilización. Ayer, el canciller José Antonio García Belaúnde volvió a tildar a Morales de “enemigo” luego de que éste opinara que Alan García es uno de los peores presidentes del mundo. “Otra vez habla el enemigo del Perú. Hemos escuchado al enemigo del país”, afirmó el canciller peruano escuetamente. La autoridad señaló que su Gobierno se encuentra “evaluando” las declaraciones de Morales.

image

El presidente Morales (izq), ayer en el aniversario de San Julian, departamento de Santa Cruz.

Según ABI, Morales dijo ayer en San Julián: “Los fascistas de la derecha neoliberal me acusan de todo. Eso me muestra que no estoy equivocado. El momento en que los neoliberales me alaben me preocuparía porque sería un error garrafal el que estoy cometiendo”.

Aseveró que no pedirá disculpas y añadió: “Hasta un congresista peruano me dice que debería ir al psiquiatra. Me está diciendo que estoy loco. Pero eso no es una novedad, siempre me acusan de todo”.

Además de las críticas del Ejecutivo del Perú, dos medios impresos de ese país titularon que Evo es un “desbocado” y que sus declaraciones fueron una “burrada” (ver imágenes).

El vocero presidencial, Iván Canelas, señaló que Morales no se excusará ante la administración de Alan García y exigió que sea éste quien se excuse ante Bolivia por haber otorgado asilo a tres ex ministros de Gonzalo Sánchez de Lozada requeridos por la justicia boliviana por los hechos sucedidos en 2003.

En mayo, el Perú otorgó la categoría de asilados y refugiados a Mirtha Quevedo, Javier Torres Goitia y Jorge Torres Obleas; los tres declarados en rebeldía en el juicio que que lleva la Corte Suprema de Bolivia.

El Gobierno reaccionó exigiendo, varias veces, la extradición de los ex funcionarios.

Ex cancilleres señalan que se requiere voluntad

Los ex cancilleres Armando Loaiza y Javier Murillo afirmaron que los gobiernos de Bolivia y Perú requerirán de “voluntad de trabajo” para reencauzar la relación bilateral luego de los últimos entredichos.

Loaiza consideró este martes que el intercambio de adjetivos y críticas entre las autoridades de La Paz y Lima “genera distracciones” que frenan el debate sobre temas de fondo, como el acceso de Bolivia al mar.

“Los bolivianos deberían reflexionar sobre las implicaciones de la demanda que Perú planteó en La Haya sobre sus derechos marítimos”, en la perspectiva de “perfeccionar una estrategia” que responda a los intereses nacionales.

El diplomático lamentó que las autoridades peruanas hayan optado por “agraviar” al presidente Evo Morales en lugar del privilegiar el diálogo, más aún tomando en cuenta “la histórica e integral” relación que une a peruanos y bolivianos.

Loaiza dijo que las apreciaciones del mandatario Morales “son válidas” si se toma nota de la forma dialogada en la que la Cancillería está resolviendo la agenda con Chile; pero observó que se haya incurrido en injerencia en el caso de la Amazonia, donde murieron 34 personas.

“En este sentido, lo que podemos esperar es que ambos gobiernos (Perú y Bolivia) puedan demostrar una voluntad para encauzar las relaciones y de una vez doblar la página”.

Murillo, por su parte, indicó que las administraciones de Evo Morales y Alan García deberán poner voluntad de trabajo para recomponer la relación, dado que —según él— no alcanzará con una disculpa, sino con una agenda conjunta.

Controversia por “Chito”

El dirigente campesino oficialista Isaac Ávalos afirmó ayer que el ex prefecto de La Paz Luis Alberto “Chito” Valle se encuentra en Perú. Pero esta versión fue negada por el actual prefecto paceño, Pablo Ramos.

El secretario ejecutivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y diputado suplente del MAS, Isaac Ávalos, dijo que Valle, prófugo de la justicia boliviana por actos de corrupción que ascienden a 17 millones de dólares, fue visto por bolivianos que viven en ese país.

Pero, según la agencia ANF, el prefecto Ramos informó que hasta el momento la Policía Internacional (Interpol) no tiene conocimiento del paradero del ex prefecto “Chito” Valle (ADN), quien tiene mandamiento de aprehensión y es prófugo de la justicia boliviana.

Hace algunos meses, Valle, sobre quien pesan graves acusaciones de corrupción y daño económico al Estado cuando era Prefecto de La Paz (1997-2000), burló la vigilancia policial y el arraigo que dispuso el juez en su contra vestido de cholita y huyó desde Santa Cruz, con rumbo desconocido, una vez que se emitió una orden de aprehensión.

Afronta un juicio por el desfalco de fondos de la Prefectura de La Paz.

Las reacciones

“Le pido, Presidente, mirar las relaciones con el Perú más integralmente, más estratégicamente y con un mayor alcance, y a exigirse a sí mismo lo que hoy se exige desde su mismo Gobierno de la comunidad internacional para Bolivia: dignidad, respeto mutuo, relación horizontal y no intervención en asuntos internos. Cuando alguien ofende a un Presidente, ofende una nación”

Guido Guardia

Senador disidente

“Corresponde hoy a nuestro Canciller volver a agendar una reunión con el Ministro de Relaciones Exteriores peruano para ponerle punto final a este impasse entre Bolivia y Perú, porque declaraciones vienen y van y esto tiende a ser una situación que manipulan sectores interesados en perjudicar la relación, además que ofende a las víctimas de octubre”

Jorge Silva

Diputado MAS

“El problema se ha originado con el refugio que el Perú ha otorgado a los ex ministros de Sánchez de Lozada. Esto debemos reconocerlo todos y también debe reconocerlo Perú. Por lo tanto, sería una muy buena señal que el Perú revise esta decisión. De todas formas, esto no justifica las declaraciones y el fuego cruzado que se ha presentado en las últimas semanas entre gobiernos”

Guillermo Mendoza

Diputado UN

EL conflicto

El gobierno de Perú asiló hace dos meses a tres ex ministros de Gonzalo Sánchez de Lozada.

La reacción boliviana fue de solicitar la inmediata extradición de las ex autoridades.

Evo envió en mayo una carta a un congreso indígena en Puno que molestó a Alan García.

El Gobierno de Perú afirmó que actos de esta clase constituían injerencia.

El Canciller de aquel país señaló que Morales debería pedir perdón por aquella misiva.

Morales descartó la idea y se refirió a Alan García como uno de los peores presidentes.

La fórmula boliviana

La ministra Cabanillas señaló que campesinos peruanos usan la “receta boliviana”.

La movilización en Cusco lleva trece días bloqueando las carreteras y hoy habrá marcha.

Dirigentes de ese sector llegaron al país para participar en un seminario internacional.