Países chavistas, no aptos para la inversión

Jimmy Ortiz Saucedo – Columna virtual: Comentando la noticia

() Noticia 1.- BOLIVIA, ENTRE LOS MENOS CONFIABLES PARA INVERTIR (La Estrella 6-11-10). Un estudio del Banco Mundial señala que México, Perú y Colombia tienen las mejores condiciones empresariales en América Latina. En el otro extremo se encuentra Bolivia que ocupa el puesto 149 de 183 países que fueron calificados. Venezuela, es el peor calificado de los sudamericanos, al ocupar el puesto 172.



clip_image001

() Comentarios: PAÍSES CHAVISTAS, NO APTOS PARA LA INVERSIÓN. Los resultados son contundentes.

El dogmatismo ideológico es el peor consejero de la economía. Tan malo es el dogmatismo Neoliberal del mercado, como el dogmatismo populista del Socialismo Siglo XXI (SS XXI).

Lo que el Banco Mundial señala, es una verdad de Perogrullo para nosotros. Todos sabemos en carne propia que estos países, al no tener estado de derecho, no son aptos para la inversión.

¿Cómo se puede invertir en un país que no respeta la constitución y las leyes? ¿Cómo se puede invertir en un país donde el Presidente declara públicamente “que le mete nomas y luego sus abogados lo arreglan”? ¿Cómo se puede invertir en un país que no tiene reglas claras? ¿Cómo se puede invertir en un país que discrimina y estigmatiza a los empresarios? ¿Cómo se puede invertir en un país que “nacionaliza” con apoyo del ejército?

Esta calificación del Bando Mundial es una consecuencia lógica de toda esta serie de desaciertos de su dogmatismo políticos.

Y LO PEOR DE TODO ES QUE LA FALTA DE INVERSIÓN GENERA DESEMPLEO. Porque aunque no les guste a los dogmáticos estalinistas, LO ECONÓMICO Y LO SOCIAL SON CARA DE LA MISMA MONEDA. Al tocar lo económico se toca necesariamente lo social.

La ecuación es clara: inversión igual empleo, falta de inversión igual desempleo. No hay donde perderse.

Por eso en estos países chavistas el desempleo es brutal y por tanto la calidad de vida de sus ciudadanos es pésima. ¡Pero no importa, ese es apenas un detalle menor, LA REVOLUCIÓN AVANZA!

Por suerte o por desgracia, alguno de estos países tienen ingresos extras. Con la exportación de sus ciudadanos, para realizar los trabajos “sucios” del primer mundo. Y por los narco dólares, que genera la cadena coca-cocaína.

Ambos con un costo social altísimo, los primeros para la estabilidad de la familia y la segunda para la destrucción de la moral pública.

– Si esta columna te gusta, reenvía a tu facebook, twitter, otra red social o grupo de amigos.