Más deuda que reservas

BOLIVIA-IMPUESTOS Uno de los principales ejes del discurso del gobierno Morales respecto a las supuestas bondades de su política económica es la ampliación de las Reservas Internacionales Netas (RIN) de Bolivia, que actualmente ascienden a 10.482 millones de dólares, producto de la bonanza en los precios de los hidrocarburos en el mercado mundial durante los años anteriores. Lo que se oculta sistemáticamente es que el monto de la deuda pública boliviana ya ha llegado a exceder a las reservas, alcanzando un total de 12.227 millones de dólares, entre endeudamiento interno y externo. Por una parte, el ministro de hacienda Luis Arce Catacora, alias “Superluchín”, reconoció que la deuda externa llegó a los 2.927 millones de dólares hasta el 28 de febrero de 2011. Mientras que, por otra parte, el presidente del Banco Central de Bolivia (BCB), Marcelo Zabalaga, admitió que la deuda interna en títulos llegó al 88,7% del total de las reservas internacionales, es decir, a los 9.300 millones de dólares. En resumen: lo que se debe supera en 1.745 millones de dólares a lo ahorrado. Si quedaba alguna duda sobre el naufragio de la Evonomics, este dato termina de confirmarlo. Así se entiende la urgencia de la nueva clase burocrática gobernante para encontrar recursos donde sea, ya se trate del aumento en el precio de los combustibles, la confiscación de los fondos de pensiones o un eventual impuestazo a los salarios. En vez de todo esto, ¿no sería más aconsejable un verdadero plan de austeridad que recorte ministerios, viceministerios y gastos superfluos como el avión presidencial o el satélite chino? El problema es que, como enseñó Maurice Duverger, la burocracia genera su propia lógica en función de sus intereses que, agregamos nosotros, son contrapuestos a los de la sociedad civil. Esta es la contradicción dialéctica que se está desarrollando en Bolivia y que apunta a profundizarse en un futuro cercano.

notishots@gmail.com