Aznar: «Iberoamérica pertenece al mundo de los valores occidentales»

aznar El ex presidente del gobierno español clausuró hoy las jornadas de actualización del informe estratégico “América Latina: una agenda de libertad”, elaborado por la Fundación FAES.

En su intervención y en referencia a las reiteradas ausencias del jefe del Ejecutivo socialista en Iberoamérica, José María Aznar ha llamado a “recuperar la perspectiva política” en las relaciones de España con la región y a hacerlo “de modo urgente e inmediato”.

En este sentido, ha recordado que “para nosotros, Iberoamérica es la primera obligación, la primera responsabilidad y la primera vocación de España”. El ex presidente ha afirmado que “somos muy conscientes de que eso ha padecido durante los últimos años, y estamos seguros de que en estos tiempos de ciertas esperanzas de cambio político en España podemos afrontar otra vez un futuro de gran actuación e iniciativas conjuntas con el mundo Iberoamericano”. Para Aznar, esa labor preferente “deriva de una concepción estratégica muy determinante, que es a la que sirve este documento”.



Aprovechar la responsabilidad

Aznar ha celebrado que “América Latina tiene por delante una gran oportunidad de poder situarse en el mundo de modo muy positivo, seriamente establecido y con capacidad de influencia”. “Toda mi vida mi ambición política fue que España estuviera entre los que deciden. Y lo conseguimos, en gran parte. Eso también se puede perder”, ha advertido Aznar al respecto.

“Ahora, uno de los elementos básicos del futuro de Iberoamérica es justamente estar entre los que deciden. En la responsabilidad de los líderes iberoamericanos estará el aprovecharla o no aprovecharla. También en la responsabilidad futura de España como parte del mundo iberoamericano”, ha asegurado Aznar.

Aznar, que ha manifestado que “las cosas han cambiado positivamente en América Latina en los últimos años”, ha atribuido dicha mejora a “elementos de progreso”, entre los cuales “es evidente que no estamos hablando de Cuba ni de Venezuela”, ha puntualizado. Por el contrario, el ex presidente se ha referido a “la seguridad institucional y la estabilidad macroeconómica” como componentes principales del cambio. Para Aznar, el crecimiento que experimentan la mayoría de los países de la región “está generando un ensanchamiento de clases medias fundamental”. “Es imposible tener sociedades estables sin clases medias sólidas, extendidas y prósperas”, ha subrayado.

Democracia liberal sin alternativa

Aznar, que ha recordado que “Iberoamérica pertenece al mundo de los valores occidentales, de los derechos humanos y la democracia”, se ha referido también a la democracia liberal y la economía de mercado como realidades “sin alternativa”. “No hay más régimen serio, honesto y decente que la democracia liberal. No conozco mucha gente que desee parecerse al régimen cubano, y sí conozco a mucha gente que desee parecerse a democracias libres y apacibles”, ha afirmado.

En este sentido, Aznar ha añadido que “se intentará demonizar, pero tampoco hay sustituto al ejercicio de la economía libre de mercado”. “El mundo ha cambiado porque 3.000 millones de personas que antes vivían en economías intervenidas, socializadas, ahora viven en economía libres”, ha puntualizado antes de concluir que el informe ahora actualizado “es la expresión de que vivimos una gran oportunidad y una gran esperanza de hacer que aquellos que piensan que Iberoamérica está condenada a no aprovechar sus oportunidades sean los que estén equivocados”.

Incorporación de cambios

Durante tres días, más de cien políticos y representantes de universidades, ‘think tanks’ y otras instituciones sociales de diecinueve países iberoamericanos y europeos se han dan cita en FAES para actualizar el documento original ‘América Latina: una agenda de libertad’, publicado por la Fundación en 2007. Las jornadas celebras en Madrid esta semana se han sumado a las reuniones que, con este fin, la Fundación ha organizado en distintos países iberoamericanos en el último año.

La actualización del informe supone la incorporación de los cambios políticos y económicos que han tenido lugar en Latinoamérica y el resto del mundo desde 2007, así como los planteamientos ideológicos idóneos para que la región prosiga por la senda del bienestar y del progreso. En la tarea está tomando parte una extensa red de más de 300 colaboradores a ambos lados del Atlántico.

El Diario Exterior – Madrid