27% del acoso político a las mujeres, impune

Una ley plantea proteger a las funcionarias públicas. El 66 por ciento de las mujeres en función pública no conocen las leyes que las protegen del acoso político.

image VIOLENCIA. La expresidenta de la Fejuve alteña Fany Nina fue golpeada a días de su posesión.

El acoso político es el acto de presión, persecución, hostigamiento o amenaza que ejerce una persona o varias, directamente o a través de terceros, en contra de una mujer candidata, electa o en ejercicio de la función político-pública con el fin de impedir o inducir en contra de su voluntad a una acción en el cumplimiento de sus funciones, derechos o deberes.



La Red Nacional de Trabajadoras de la Información y Comunicación (Red-Ada) diagnosticó, mediante una encuesta, que en Sucre, La Paz, Beni y El Alto, el 27 por ciento de las mujeres en cargos públicos se asustan y callan. Este hecho alcanza al 29 por ciento en puntos donde funciona la organización.  

Dirigentes desprotegidas. Ariel Tito, coordinador de la institución, señaló que la denominada “Ley contra el Acoso y la Violencia Política en razón de género es una propuesta que surgió de la Asociación de Concejalas de Bolivia, pero que involucra a todas las mujeres que están en cargos públicos y no así a las dirigentes sindicales que hay en todos los departamentos y que, según las temáticas sociales, defienden su idea política”.

Tito destacó que, en los hechos, el acoso político también se traduce en llamadas telefónicas amenazantes, insultos e incluso en no valorar lo que las mujeres proponen en alguna reunión. “Cuando hablamos de violencia política, hablamos de acciones que van en contra de la integridad física de las personas. Hay secuestros o golpes para que dejen sus cargos y estos hechos no son denunciados”.

Cuatro observatorios. El Observatorio de la Violencia contra las lideresas públicas funciona en las cuatro urbes citadas.

“Son casos reales de acoso y violencia política, ellas no pueden ejercer su (derecho a la) toma de decisión. Algunos datos que diagnosticó el Observatorio son que, del total de las mujeres en cargos públicos, el 35 por ciento es casada, el 43 trabaja con el agresor, el 46 tiene hasta tres hijos, el 29 sólo cursó estudios de secundaria y el 24 lo padeció en más de una vez”.

Un ejemplo de hostigamiento político fue el caso de Fany Nina, expresidenta de la Federación de Junta Vecinales de El Alto, quien fue destituida después de que la golpearan e instalaran su escritorio en un pasillo.

35 por ciento de las mujeres que sufrieron algún acoso político son casadas.

La Red-Ada presentó un manual para periodistas que contiene 10 pasos para hacer el tratamiento del tema en casos de violencia contra la mujer, con base en la ética de prensa.

Las frases

“Tanto hombres como mujeres en mi ciudad pensaron que una mujer no debe ejercer  cargos altos como la Presidencia”.

Fany Nina / EXPRESIDENTA FEJUVE EL ALTO

“Esperamos que la Ley contra el Acoso Político también proteja a las mujeres dirigentes de las organizaciones sociales y sindicales”.

Ariel  Tito / COORDINADOR RED-ADA

Por Wendy Inarra – La Prensa – 29/11/2011