Empresas abandonan actividades en el Tipnis

Cambios. Las madereras asentadas en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure han dejado de operar. Dirigencia de la Cidob baja a las comunidades. Informarán en el Tipnis sobre la marcha y el apoyo del país a la defensa del territorio.

image Retiro. Un camión con ladrillos entra al territorio indígena. Las lluvias hacen intransitable el camino y aíslan a las comunidades. Ya no hay puente sobre el Sécure



David Moreno. Tipnis, El Deber

Las madereras asentadas en el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure han dejado de operar y retiraron su maquinaria por falta de licencia ambiental y por la época de lluvias

Las dos madereras que tuvieron contratos para explotar recursos forestales con la Subcentral Sécure, Isigo y Suri, salieron del Territorio Indígena y Parque Nacional del Isiboro Sécure (Tipnis). La tercera, Huanca Rodríguez, que operaba en la zona de colonización, también paralizó sus operaciones. Los ríos del sur del Tipnis la han aislado, por lo que toda la actividad extractiva se ha detenido.

Pedro Vare Yujo, presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Beni (CPIB), aclaró que en el caso de la Isigo, que logró un plan de manejo autorizado por la ABT y por el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), dejó de operar el año pasado por decisión de la Subcentral Sécure.

Según Vare, esa empresa no cumplió con el plan de manejo establecido, además le faltaban recursos económicos para operar y algunos de sus empleados se dedicaron al ‘pirateo’ de madera, hecho que fue denunciado por las comunidades indígenas, por lo que el contrato fue rescindido. “Incluso tuve amenazas de muerte de sus trabajadores”, denunció Vare.

Félix Herbi Noza, corregidor de La Asunta, explicó que ya no hay ninguna empresa trabajando en el territorio y esto no solo se debe a la época de lluvia, sino también a la cancelación de la licencia ambiental. En el caso de Sury, señala, los originarios del Tipnis le han dado la espalda y con Isiga ya no se tiene contacto desde el año pasado, porque los indígenas acusan a la empresa de no haber pagado 600 metros cúbicos de madera. 

Vare añade que la explotación forestal en el Tipnis es cara, pues cualquier camino que se hace se deteriora muy rápido por las constantes lluvias que caen en la zona.

Además, Vare explica que la empresa Suri no logró comercializar ninguna tronca, pues solamente obtuvo la primera autorización de corte y rodeo  y no así el Certificado Forestal de Origen (CEFO) para el transporte y comercialización del producto.

Según Vare, hace algunos meses las comunidades habían decidido que si esta empresa no lograba comercializar madera, también se iba interrumpir el contrato, aunque eso haya significado una demanda legal en contra de los dirigentes. “No se veía resultados de su trabajo”, añadió. 

El diputado indígena Pedro Nuni, anunció en Santa Cruz que iniciará gestiones para que se le devuelva el permiso de operaciones a las empresas que trabajan en el Tipnis. El 12 de noviembre, el Gobierno suspendió la licencia ambiental a tres madereras, dos empresas de turismo y una de manejo de caimanes en aplicación de la ley que convierte en intangible al territorio. Sin embargo, Nuni recuerda que ninguna ley es retroactiva y señala que el Gobierno no debió aplicar la norma sin promulgar su reglamento. Lázaro Tacoó, dirigente de la Cidob, anunció que el 22 de este mes enviarán una comisión con representantes de todas las regionales de la organización para debatir la reglamentación con el Gobierno.

Santo Domingo tendrá escuela

La comunidad de Santo Domingo, ubicada en una ladera del río Sécure, tendrá su escuela prometida por el Gobierno. El sábado, dos camiones cargados con ladrillos partieron desde San Ignacio de Moxos recorriendo las aproximadamente seis horas para llegar a destino.

Días antes el Ejecutivo envió un camión cargado de cemento, que dejó en esa comunidad indígena, pero a su retorno se quedó en la otra banda del río Sécure, pues le llegó un turbión que destruyó un precario puente que había. El subgobernador de la provincia Moxos, Sixto Bejarano, confirmó que efectivamente se trata de una ayuda del Gobierno que fue comprometida por el presidente Evo Morales cuando visitó esa comunidad hace más de un mes.

El dirigente gremialista de San Ignacio, Willy Ramallo, dijo que en esa ocasión estuvo presente en esa comunidad, junto con otras personas de San Ignacio, y constataron las precarias condiciones que hay en las comunidades indígenas del Tipnis.

    En detalle  

Paralizado. Las empresas turísticas y de manejo de lagartos dejaron de operar tras la decisión del Gobierno de retirarles la licencia ambiental. Anunciaron acciones legales.

Enojo. Los indígenas del Tipnis están molestos con la decisión gubernamental de cortar cualquier actividad económica en el Tipnis. Temen que se vea afectado su proyecto de recolección de cacao, ya que hay plantas centenarias deseminadas por todo el territorio.

Lagartos. También los nativos reprueban la prohibición de explotar lagartos porque aseguran que se trata de un proyecto que cumplió con la ley y se trata de un plan bajo manejo técnico. “El concepto de intangible que tiene el Gobierno es que no podemos recoger ni agua”, se queja Pedro Nuni.

Dirigencia de la Cidob baja a las comunidades

Decisión. Informarán en el Tipnis sobre la marcha y el apoyo del país a la defensa del territorio.

imageEncuentro. Corregidores del Tipnis se reunieron ayer en San Ignacio de Moxos con representantes indígenas

Pablo Ortiz, El Deber

“Vamos a ir para estar con los corregidores y los vecinos, para informarles lo que está pasando acá. El Gobierno tiene más posibilidades para llegar hasta ellos que nosotros, por eso queremos mostrarles que tienen el respaldo de todo el pueblo boliviano”, dice Lázaro Tacoó, dirigente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), para explicar la decisión de la comisión nacional de bajar a las comunidades del Tipnis.

Adolfo Chávez, presidente de la Cidob, denuncia que el Gobierno intenta dividir la Central de Pueblos Étnicos de Beni (Cpem-B), así como hizo con la Asamblea del Pueblo Guaraní. “Lo que quieren es confrontarnos dentro del territorio para tener dos organizaciones enfrentadas. El Gobierno está buscando bastón donde apoyarse porque está patuleco”, dice Chávez.

Estas son las acciones que definió la Cidob en la reunión de la Comisión Nacional que se desarrolla en Santa Cruz y que hoy tendrá sus primeras resoluciones. Los indígenas están preocupados por los intentos de vecinos de San Ignacio de Moxos  de ingresar al Tipnis para abrir una senda de 62 kilómetros por donde debería pasar el tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos. “Este no es un Gobierno indígena sino cocalero. Nuestros hermanos son sabios y ahí las arrobitas de huasca no se cobran. Ellos sabrán qué hacer con los que entran a su territorio sin pedir permiso”, opinó Chávez.

José Bailaba, cacique de la Organización Indígena Chiquitana, explicó que a partir de hoy se abordará la temática tierra en la Comisión Nacional. Uno de los puntos centrales es la situación del Tipnis, pero también hay problemas en las otras tierras comunitarias de origen, donde no se ha concluido el saneamiento, no se ha cumplido con la expulsión de ocupantes ilegales y aún hay nuevas demandas de tierra por satisfacer. En paralelo se celebra el congreso de la Confederación Nacional de Mujeres Indígenas de Bolivia, que hoy marcharán por el centro cruceño en repudio a las declaraciones del presidente sobre las mujeres.

Ignacianos deciden hoy cuándo abren carretera

Organizaciones sociales aglutinadas en el Comité de Defensa del Desarrollo de Moxos realizarán una marcha hasta el río Sécure, lugar de donde comenzarán a abrir la carretera con motosierra, machetes y tractores, según informó Wilfredo Ramallo, dirigente de la Asociación de Comerciantes, Artesanos y Vivanderos 27 de Julio.

Ramallo, que se define como un ‘cochabambino-moxeño’, dice que está seguro de que la ruta Villa Tunari-San Ignacio de Moxos se va a construir por el Tipnis, a pesar de lo que se establece en la ley corta.

Hoy a las 19:30 se producirá una reunión para definir la fecha de esa marcha. Ayer, varios corregidores del Tipnis se reunieron en San Ignacio de Moxos con otros corregidores de comunidades del Territorio Indígena Multiétnico que los apoyan. A su vez, el corregidor del Cabildo Indigenal de San Ignacio de Moxos, Mariano Matareco Cartagena, sostuvo que la gente quiere que se construya la carretera pero que no sabe cómo ni por dónde./D.M.