Matan a sangre fría y cunde la impotencia; 2 muertos por pistoleros desnudan indefensión de Santa Cruz

Inseguridad. Un ingeniero y un joven de 19 años perdieron la vida en dos hechos delictivos que desnudan la indefensión de la población. Las autoridades siguen sin ofrecer respuestas.

image

Después de la autopsia de rigor el cuerpo del hombre fue depositado en la morgue. La víctima fue identificada como Igor Gorelkin Pérez de aproximadamente 45 años. Foto La Estrella del Oriente.



Dos muertos por pistoleros desnudan indefensión

El Día

Un hombre de 45 años fue asesinado a sangre fría con un disparo en la cabeza y un joven de 18 años murió tras recibir un tiro durante un asalto (foto). Los crímenes ocurrieron en menos de 12 horas y siembran temor en los habitantes de la ciudad.

Como si se tratara del rodaje de un película, Miguel Ángel Marquez Bonifaz, un joven de 18 años que trató de frustrar un atraco a mano armada, perdió la vida de un disparo en la cabeza. Una cámara de seguridad grabó la forma en que tres delincuentes entraron ayer por la tarde (13.00) a la importadora Fremar Montaño S.R.L., ubicada en la avenida Brasil # 97 y encañonaron a los funcionarios obligándolos a que se tiren al piso. En el video se puede ver cómo dos de ellos ingresan vestidos de mandiles blancos, gorras y barbijos, mientras que el tercero, como si se tratara de un estudiante, con arma en mano. Ellos encañonaron a  cinco empleados de la importadora de plásticos. "Estaba en la calle. Los escuché decir que iban a vacunar al personal de la empresa, pero cuando entré a mirar qué pasaba uno me apuntó con arma y me obligó a entrar con el resto de los empleados", contó Isidoro Vargas, guardia de seguridad.

Forcejeo con muerte

La acción más crítica del asalto ocurrió cuando uno de los delincuentes obligó a cinco empleados a echarse al piso en la parte trasera de la empresa. Ese momento, Miguel Ángel Marquez es empujado por su asesino que lo golpea con el arma en la cabeza para obligarlo a que se tire al suelo. Pero este resiste la voz de mando y apenas se agacha. Cuando el delincuente abrió la puerta trasera para asegurarse que no hubieran testigos del robo, el empleado, en una acción audaz, se abalanzó contra el antisocial propinándole un golpe de puño en la cabeza, pero este le supera en contextura y lo reduce con un brazo. Con la mano del otro brazo le dispara a la cabeza ante la vista de cuatro de sus compañeros que prefieren no intervenir y correr. Al escuchar la detonación del arma, los compañeros gritaron y quebraron en llanto viendo retorcerse de dolor, ensangrentado, a Miguel. Segundos después murió. En la imagen de video se observa cómo el antisocial sube las escaleras corriendo, ya sin barbijo, y se reúne con sus otros dos cómplices, quienes esconden el dinero y las armas en sus bolsillos para luego abandonar la importadora como si nada hubiera ocurrido. La Policía cree que un cuarto atracador los esperaba en un vehículo, en el que  se habrían dado a la fuga.

Dolor y luto. Un momento dramático se desató cuando María Marquez, madre de la víctima, fue alertada por celular que lo habían matado su hijo. "Por la mañana tomó su desayuno y me dio 300 bolivianos para que pague un préstamo a Fácil", recordó la mujer, quebrada en llanto. Miguel trabajaba desde hace más de un año en la importadora Frema, en el área de  bodega. En la morgue del hospital San Juan de Dios, el médico forense, José Luis Satt, dijo que el proyectil que se alojó en su cabeza le produjo una lesión cerebral y la muerte.

Los ataques delictivos cobran otras dos vidas

Delincuencia. La madrugada de ayer fue victimado Igor Gorelkin. Pasado el mediodía sujetos vestidos de médicos asaltaron una importadora y mataron a tiros al bodeguero.

image Dolor. El cuerpo de Miguel Ángel Márquez Bonifaz fue trasladado a la morgue en medio de la angustia de su madre María. Era el mayor de tres hermanos y prácticamente el que sostenía el hogar con su trabajo. Murió en un atraco ocurrido ayer

El Deber

Delincuentes armados acabaron con la vida de dos hombres ayer en casos distintos ocurridos en la capital oriental. Igor Gorelkin Pérez (45) murió de un tiro en la cabeza en la madrugada cuando salía de un local nocturno, mientras que Miguel Ángel Márquez Bonifaz (19) falleció en su fuente de trabajo por tratar de evitar un atraco.

El asesinato de Igor Gorelkin es materia de investigación para la Policía, más aún si nadie sospecha sobre el motivo, según indicó el fiscal Luis Enrique Rodríguez. Sin embargo, el proceder del asesino hace presumir de que no se trató de un robo, pues no se llevó nada de su víctima.

No se descarta que el crimen esté relacionado con una deuda de índole económica u otro motivo. Gorelkin era funcionario de la imprenta EL DEBER y, conforme al fiscal Rodríguez, también tenía negocios con madera.

El crimen sucedió alrededor de las 3:00 en el tercer anillo interno, frente al parque zoológico, delante de varios testigos.

El hombre salió de un bar y, cuando se aprestaba a subir a su motorizado, el criminal emergió de las penumbras y abrió fuego. Unos dicen que disparó tres veces, otros que dos. Lo cierto es que un proyectil ingresó por la parte izquierda de la cabeza y salió por la parte opuesta, causando la muerte casi instantánea del infortunado.

“Estaba saliendo del bar Irlandés con un grupo de amigos y amigas, y cuando estaba por subir a su vehículo un sujeto apareció y le gritó ¡alto! y le disparó. En la escena del crimen se hallaron dos casquillos que serán examinados. Por la tarde hablamos con su exesposa y su hija”, informó el fiscal.

La Fiscalía interrogó ayer por la tarde a tres testigos que dieron versiones diferentes del suceso. Un guardia de seguridad, contratado para cuidar 13 casas en la zona, dijo que él estaba a un metro de la víctima cuando le dispararon.

Reveló que el homicida vestía pantalones cortos. En cambio, una vendedora hizo otra descripción del asesino y otro color de ropa.

Asimismo, una amiga de Gorelkin contó que al oír los disparos pensó que la estaban atacando, por lo que entró a su vehículo como medida de protección, desconociendo que Igor había caído inerte.

El otro hecho de sangre se registró a las 13:15 en el interior de la empresa de productos plásticos Fremar Montaño, de la avenida Brasil, entre el primero y segundo anillo. Tres delincuentes, cubiertos con barbijo y vestidos con indumentaria de médico, irrumpieron en el negocio, encañonaron a los empleados y, en su afán por robar dinero, no dudaron en dispararle en la cabeza al joven Miguel Ángel Márquez, que opuso resistencia.

Según testimonios de empleados y mirando las cámaras filmadoras, el hecho sucedió cuando el personal almorzaba y la tienda estaba abierta. Por la puerta principal ingresaron con arma en mano dos sujetos con mandiles de médicos y barbijos, encañonaron a la cajera y empezaron a sacar el dinero. Un tercero se quedó en la calle vigilando la puerta de entrada y al ver que el guardia de seguridad tocó su pito, lo encañó y lo obligó a entrar en la tienda.

Uno de los antisociales subió al segundo piso, quitó mochilas y celulares a los clientes que en ese momento estaban en el local. El encargado de bodega, Miguel Ángel Márquez, junto a varios de sus colegas fue encerrado en el recinto de la parte trasera. Allí fue maltratado y encañonado por uno de los delincuentes que después trató de salir por la puerta de la bodega. Márquez se abalanzó contra el pistolero y  un equipo de radio lo golpeó en la espalda y hubo un forcejeo. Luego el muchacho cayó y recibió un disparo en la cabeza. Los tres asaltantes huyeron en una vagoneta azul que los esperaba.

El gerente comercial de la empresa, Carlos Paz, dijo que los delincuentes se llevaron Bs 70.000, pero que la tienda está asegurada. La empresa y el seguro cubren los gastos del sepelio de la víctima. Miguel Ángel Márquez trabajaba desde hace meses en la empresa. El forense José Luis Satt, que practicó la autopsia, certificó que el joven murió de un disparo en la cabeza. Miguel Ángel era el mayor de tres hermanos. Su madre, María Márquez, dijo: “Mi hijo era padre y madre para nosotros. Salió como siempre a las 7:00, antes de despedirse me entregó Bs 300 para que pague una deuda. Él nunca se descuidó de nosotros, pido a la Policía que agarren a los delincuentes”, dijo.

El guardia Isidoro Vargas contó que fue encañonado y que el pistolero le dijo que lo mataría. “Yo le dije que me mate, estaba decidido a todo, me dolió lo que ha pasado, es difícil de olvidar”, dijo. La importadora también fue asaltada de forma similar en el año 2008 pero la Policía no esclareció el hecho.

Por otro lado, en la madrugada de ayer la Cooperativa San Gabriel, ubicada en Ciudad Satélite Norte, a 20 km de la capital, fue asaltada por pistoleros. Según la Policía, tres delincuentes armados saltaron la barda, encañonaron a dos guardias y robaron dinero, cuya cantidad no fue revelada. Los sujetos violentaron una caja fuerte y escaparon. 

Las víctimas    

Igor Gorelkin Pérez | Funcionario de EL DEBER

De acuerdo con los datos de su carné de identidad, nació en Cochabamba el 22 de marzo de 1966. Estaba domiciliado en un apartamento de las Torres San Antonio, cerca del tercer anillo y la avenida Cristo Redentor. Se sabe que tiene una hija de su primer matrimonio y que era padre de otro chico producto de una segunda relación. Trabajaba como jefe de mantenimiento en la imprenta de EL DEBER.

Miguel Ángel Márquez Bonifaz | Empleado de Fremar M.

Tenía 19 años, era el hijo mayor de María Márquez Bonifaz, madre de otros dos menores de edad a los que crió sola. Miguel Ángel trabajaba desde hacía ocho meses en la empresa de productos plásticos Fremar Montaño, donde era encargado de bodega. Ayer a las 7:00 tomó desayuno, dio a su madre Bs 300 para que pague una deuda y se fue a trabajar. Sus compañeros de trabajo están consternados.

La gente clama por seguridad e increpa a policías en la calle

Una vecina que ayer acudió a la Importadora de Plásticos Fremar, de la avenida Brasil, quedó horrorizada por lo ocurrido. Increpó a un oficial de policía que se encontraba en el lugar y le dijo: “Qué podemos hacer los vecinos por seguridad, a quién debemos acudir, por favor hagan algo”. Y el uniformado  le respondió: “Nosotros sabemos que la gente sufre pero qué podemos hacer si no tenemos medios para trabajar y si las autoridades nacionales se pelean con las locales”.

Una joven estudiante, que también estaba en el lugar, pidió a los agentes que patrullen con más frecuencia las calles cruceñas, porque los ladrones están cada vez más avezados.

A raíz de los últimos hechos, mucha gente, a través de los medios de comunicación y de las redes sociales, piden a las autoridades que combatan con mayor energía a la delincuencia.

Ayer, funcionarios de la Gobernación mostraron las 21 motocicletas que están en desuso desde hace casi dos años y que por falta de una firma de las autoridades de Gobierno no pueden ser utilizadas por la Policía departamental.

El secretario general de la Gobernación Roly Aguilera,   afirmó:  “El Gobierno no escucha a la población y mucho menos a la Gobernación. Hace dos años venimos insistiendo en firmar  convenios con la Policía para dotarles motos, computadoras y equipos de comunicación, pero es increíble que tengamos que pedir permiso al centralismo para dotar a la Policía. Hay 21 motos y la Policía está atada de manos y por eso pedimos su desconcentración para no depender del capricho del centralismo”, dijo.

El responsable de seguridad de la Gobernación, Guillermo Saucedo, señaló que por la falta de convenio no se puede equipar Radiopatrulla ni aplicar el Centro de Atención de Incidentes (CAI) pese a que todo el soporte tecnológico está listo con una inversión de Bs 1,5 millones.

De su parte la comandante de la Policía Lily Cortez,  afirmó que su institución jamás obstaculizó planes y que se firmó un convenio con la Gobernación. Ahora esperan la entrega de las motocicletas. Afirmó que la Gobernación y la Alcaldía deben cumplir su rol que les  faculta la Constitución porque la Policía trabaja por la sociedad.

Manifestó que se viene un plan grande contra los delincuentes y que se refuerzan los servicios en la capital y provincias.

La violencia   

– Asesinato. El lunes 31 de octubre un grupo de cazadores encontró en una comunidad de Warnes los cuerpos sin vida y en avanzado estado de descomposición de Neisa Sandoval Magariños (17), Laura Evelín Martínez Zapata (21) y Hermosinda Alub Banegas (20), que fueron victimadas de un disparo en la cabeza. Pese a que por este caso hay una persona detenida en la carceleta del norte, el novio de Sandóval -que negó cualquier participación en el asesinato-, aún no se tiene mayores datos de los restantes implicados en este hecho de sangre.

– Desaparecidas. El Ministerio Público aún sigue buscando información que le permita encontrar los restos de Guísela Stroebel y Vanessa Becerra, las mujeres que fueron vistas por última vez el 8 de mayo de este año. La Policía ha detenido a tres personas que presuntamente estarían involucradas en este crimen, aunque todavía no se han conseguido pistas que permitan dar con el sitio donde están enterrados los cuerpos de las mujeres, que presuntamente fueron asesinadas y enterradas en una finca.

– Crimen. La mañana del sábado 5 de noviembre, dos sicarios a bordo de una motocicleta asesinaron a tiros al ciudadano alemán Reinhard Kofler, de 56 años. El extranjero estaba circulando en su vehículo sobre la carretera que une Cotoca con Puerto Pailas y ahí fue interceptado por los asesinatos. Sobre este hecho no hay detenidos.

– Apuñalada. El viernes 11 de noviembre fue asesinada, con 35 puñaladas, Consuelo Vargas Méndez (65), una mujer que tenía un negocio de venta de bebidas alcohólicas. La información sobre este caso es confusa y aún no hay ningún aprehendido por el mismo. El móvil de que el hecho hubiera tenido alguna relación con un robo a la mujer, ha sido descartado por la Policía.

   Otros detalles del problema   

– Iniciativa. El Comité pro Santa Cruz, frente a lo que consideran pasividad de las autoridades regionales frente a la problemática de la inseguridad ciudadana, se reunirán el lunes con los dirigentes de las juntas vecinales de la capital para elaborar una agenda de trabajo en este tema. Dos días después replicarán una reunión ejecutada el miércoles pasado, donde esperan la participación de las autoridades (políticas y policiales), para conseguir unificar planes de acción.

– Anuncio. El ministro de Defensa, Rubén Saavedra, indicó que se analizará la posibilidad de que los militares salgan a patrullar las calles de la capital cruceña ante el incremento, en cantidad y violencia, de los delitos.