2011: La oposición busca un líder para enfrentar a Evo Morales el 2014

Los errores del gobierno han fortalecido a la oposición parlamentaria y han abierto disidencias en el seno del Movimiento al Socialismo (MAS), cuyos líderes buscan posicionarse para las próximas elecciones generales.

image

Principales partidos de oposición. Foto: ANF



    Por HANS FRANCO     

    LA PAZ, 18 Dic. (ANF) – Las políticas “erróneas” que viene  promoviendo el gobierno nacional, como el “gasolinazo” de fines del 2010, el frustrado proyecto de construcción de la carretera por el corazón del TIPNIS y la derrota del voto válido en las elecciones judiciales, impulsaron el renacimiento mediático de la oposición y fortalecieron las corrientes críticas de la gestión del presidente Evo Morales, su gabinete ministerial y sus representantes en la Asamblea Legislativa Plurinacional.  

    Sin embargo, pese a las críticas de los opositores al denominado “proceso de cambio”, ninguno de sus líderes aparece todavía con la suficiente fuerza como eventual contendiente de Evo Morales, quien mantiene su liderazgo dentro de las organizaciones sociales con un alto grado de popularidad y una presencia cotidiana apabullante en los medios estatales de comunicación.

    La debilidad de la oposición política dentro del parlamento es patente, ya que Convergencia Nacional (CN), la agrupación opositora con más representantes, y las otras bancadas opositoras, se ven imposibilitadas de modificar una sola coma de las Leyes que son aprobadas por el Movimiento al Socialismo (MAS) que no teme en hacer uso de sus dos tercios para aprobar las normas.

    Ante tal evidencia, surge la pregunta de si hay o no opositores en el país. La respuesta, en ese sentido, es simple. Por ahora no, pues los denominados líderes de la derecha no parecen con la fuerza necesaria para hacer frente a Evo Morales en las elecciones del 2014.

    El ex socio del MAS Juan del Granado, con el Movimiento Sin Miedo (MSM), se constituye actualmente en una alternativa a Evo y el “proceso de cambio”, pero también está Samuel Doria Medina, de Unidad Nacional (UN), quien en reiteradas oportunidades se postuló a la Presidencia con pobres resultados. Prueba de ello es que actualmente sólo tiene dos representantes en el legislativo. Ambos han aprovechado las elecciones judiciales, como abanderados del voto nulo,  para fortalecer su perfil opositor.

    Y, por último, está Víctor Hugo Cárdenas, el primer vicepresidente  indígena, quien habla aymara, quechua y guaraní, pero carece de estructura partidaria.

    Con este panorama, son pocos los líderes de oposición que se perfilan para las elecciones nacionales de diciembre del 2014, además de Juan del Granado, quien pretende convertirse en el 2012 en líder de la oposición.

    “Estamos avanzando en la construcción de una alternativa política en el país, desde el campo popular, desde la izquierda, desde los sectores sociales, desde los empresarios, una alternativa que pueda remplazar al Movimiento al Socialismo en la conducción del Estado en los términos democráticos que plantea la Constitución”, declaró Del Granado a la Agencia de Noticias Fides (ANF).

    Para el MSM, hay muchas corrientes contestatarias que se van formando de forma paralela al “proceso de cambio”, que según los partidos políticos de oposición estaría “mal encaminado”, por la intención del partido gobernante de “copar” todos los espacios de poder.

    Otra corriente que busca un lugar en la política son los parlamentarios de Convergencia Nacional (CN), como el diputado Andrés Ortega, quien puso de manifiesto que no es necesario un líder para ganar los comicios electorales del 2014, pues lo que cuenta es la propuesta gubernamental que se presente a la población.

    “Hoy tenemos que asumir el rol de liderazgo de una oposición que produzca respuestas al país. Nos cansamos de denunciar y denunciar sin conseguir resultados. Por ello, creo que debemos crear la cuarta generación de partidos políticos compuesta por jóvenes y no necesitamos de un líder, pues eso no funciona. Miren al presidente Evo Morales que ahora no tienen un proyecto de país”, señalo Ortega a la ANF.

    Pero el MAS también ha dado origente a una oposición interna, con disidentes Félix Patzi, Filemón Escobar, Lino Villca, Román Loayza y otros que se alejaron de Evo Morales por considerarlo un presidente que se ha desviado de la ruta ideológica original y trabajando con “neoliberales” dentro de su gabinete. Muchos de ellos se arrimaron a partidos políticos existentes y otros buscan crear su propia sigla o agrupación ciudadana para continuar con el “proceso de cambio” que afirman está mal encaminado. 

    “El gobierno actual tiene una visión centralista y absolutista del Estado, como si tuvieran que solucionar todo quitando la soberanía al pueblo; estas diferencias son las que nos motivan para diferenciarnos y presentarnos como una opción ideológica. No es que haya cambiado de ideología, por el contrario sigo con la misma convicción, pero hay que reconducir el proceso de transformación que el pueblo ha iniciado el 2002”, dijo Félix Patzi, quien se perfila con un partido político propio para las elecciones del 2014.

    Otra de las fracturas que tuvo el MAS fue el alejamiento de los dirigentes del Consejo Nacional y Ayllus del Quollasuyo (CONAMAQ) y la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), que marcaron distancias tras el conflicto del TIPNIS, que hasta la fecha no tiene una solución definitiva.