CEPAL: aciertos y omisiones

CEPAL En días pasados, el gobierno utilizó de manera propagandística algunas de las declaraciones realizadas por la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), Alicia Bárcena, durante su visita a Bolivia.

Sin embargo, la administración evista obvió referirse a la advertencia de la misma funcionaria, quien señaló que debe aumentarse la inversión pública y no el gasto corriente.

Aclaración que viene al caso cuando se tiene un Presupuesto 2012 donde se proyecta un crecimiento del 20% en los gastos burocráticos, y donde la inversión pública del 2011 apenas fue ejecutada en un 44%.



Tampoco se ocuparon los medios de comunicación gubernamentales de divulgar el pedido de Bárcena de invertir más en la creación de empleo, igualmente oportuna cuando la mayoría de la población no cuenta con un trabajo formal, y cuando las empresas estatales han fracasado de manera rotunda en el asunto, habiendo generado sólo ¡250 plazas laborales! con un despilfarro millonario en 13 compañías públicas deficitarias.

Sin embargo, más allá de esos aciertos, el informe de CEPAL sobre Bolivia adolece de importantes omisiones.

La más gruesa es no haber mencionado siquiera al narcotráfico en su evaluación de la economía boliviana, algo que ha hecho notar el dirigente de la Central Obrera Departamental de Oruro, Jaime Solares: “¿Por qué no ha dicho al mundo entero que el narcotráfico está perjudicando mucho al país, por qué no dice que la hoja (de coca) total del Chapare sirve para el narcotráfico, a excepción del problema de los compañeros de los Yungas, por qué no dice eso la CEPAL?”.

Solares también se ha preguntado por qué la CEPAL no cuestionó que sólo el 2,2% del Presupuesto sea destinado a educación.

Otro de los cuestionamientos vino de un grupo de diputados de oposición, que recordaron que en un país donde más del 60% de los ciudadanos dependen del sector informal, es una falacia creer que se ha dado un “impresionante aumento del salario mínimo”.

Sobre el particular, los parlamentarios precisaron que el análisis sobre la evolución salarial no tuvo en cuenta la inflación en los productos básicos alimentarios, distorsionando su perspectiva sobre el poder adquisitivo real.

Recomendación: en países donde se maquillan las cifras oficiales, los organismos internacionales deberían complementar sus informes con fuentes independientes, como los colegios de economistas y las universidades…

[email protected]