Dirigente indígena: “Nos han engañado y ahora nos chantajean con la intangibilidad”

El dirigente indígena Lázaro Tacoo expresa frustración después de la marcha. Saldo: Con la marcha desde el Beni hemos roto con las clases sociales y unido oriente y occidente, dijo Tacoo.

imageLázaro Tacoo (izq), y Raúl Peñaranda, director de Página Siete.

En medio de la indefinición sobre el reglamento de la ley corta, que prohíbe la construcción de una carretera por el TIPNIS, y la campaña oficialista para alentar la construcción de la vía, Página Siete dialogó con Lázaro Tacoo, uno de los líderes de la marcha indígena.



Página Siete.- ¿Cuál es la situación actual después de haber realizado la marcha, de haber firmado la ley corta y esperar el reglamento? ¿Cómo ven los dirigentes el escenario actual, con la existencia de una campaña oficialista para derogar la ley?

La comisión nacional de la lucha por el TIPNIS ha sacado hace un par de semanas unas resoluciones bastantes fuertes; una de ellas, por ejemplo, es -por todas las acciones que está haciendo el Gobierno contra nosotros los pueblos indígenas de tierras bajas- la resolución que declara al Presidente enemigo de los pueblos indígenas. No es que el pueblo indígena sea enemigo del Presidente, sino al revés.

Estas acciones se enmarcan, entre otros aspectos, en no tener la voluntad política para aprobar el reglamento sobre la intangibilidad del TIPNIS y las acciones del Gobierno, como suspender las licencias de los emprendimientos en el parque antes de tener el reglamento de la ley.

También vemos que se siguen organizando concentraciones en Cochabamba y en San Ignacio de Moxos, alentando una confrontación con nosotros los pueblos indígenas, entre indígenas, entre comunidades, entre autoridades y departamentos.

Además se ha resuelto que cualquier acción que tomen para “sendear” (abrir senderos) por el corazón del TIPNIS para la construcción de la carretera, nosotros las vamos a rechazar con acciones legales y otras acciones que correspondan.

No descartamos que se produzcan hechos similares a lo sucedido con Gonzalo Sánchez de Lozada, cuando el pueblo boliviano pedía que el gas no pase por Chile; allí hubo una convulsión porque Goni se cerró en su posición. En política, cuando alguien se cierra, cae; si uno cede un poquito, se queda un poquito más en el poder y si uno tiene suerte, puede ser inmortal en el sentido de ser reconocido siempre. Lo que está haciendo el Gobierno con estas provocaciones es hacer que el pueblo boliviano se indigne.

El Presidente pretendía mostrar en su discurso que con nuestra llegada a La Paz y el gran recibimiento íbamos a hacer un golpe de Estado. Nunca hemos convocado a los sectores sociales para hacer algo fuera de lo legal, sólo pedimos que se cumplan nuestras demandas y que el Presidente siga gobernando.

Página Siete.- ¿Cómo se puede hacer una analogía entre Sánchez de Lozada y Evo Morales?

Si el Presidente sigue insinuando estas confrontaciones, pienso que al final, aparte de tomar acciones legales, vamos nomás a reaccionar y tomar otras medidas para que no nos vean a nosotros como a un hijo menor que el padre quiere acabar. Vamos a pedir a nuestros otros hermanos del país, de diferentes sectores sociales, que se solidaricen con nosotros, y entre todos veremos qué hacer con el padre que está, digamos, masacrando, queriendo exterminar a los pueblos indígenas.

Entonces eso podía llegar a ese extremo. Nosotros estamos esperando que el Gobierno reaccione y no nos confronte, porque los indígenas tampoco vamos a estar de brazos cruzados.

El pueblo boliviano reaccionó en 2003 por la defensa de los recursos naturales, es más, el proceso de cambio ha nacido de tierras bajas con la marcha de 1990 pidiendo territorio y dignidad, que luego se ha ido ampliando por las autonomías, por los recursos naturales y por un Estado plurinacional. Así llega el presidente Evo Morales, que agarró esta bandera y nosotros hemos creído que era sincero.

Lo que nos molesta es ese doble discurso de defender una cosa (la Madre Tierra) y al final “machetearla”. Así no está obedeciendo al pueblo boliviano. Al empecinarse a construir una carretera por el corazón del TIPNIS está rompiendo con la Madre Tierra, dando lugar a las transnacionales; es así como se relaciona con Goni Sánchez.

Página Siete.- Algunos dirigentes del TIPNIS han denunciado que el Gobierno está generando división en el TIPNIS. ¿Cuál es su opinión?

Obviamente sí, y eso comenzó incluso desde la salida de la marcha en agosto. Desde entonces el Gobierno empieza a penetrar en el TIPNIS, en los laterales en San Ignacio de Moxos para ir presionando a que se acepte la carretera. Se usan fondos del Estado para hacer concentraciones.

Se penetra el sur, donde antes existían por lo menos unas 22 comunidades que fueron desapareciendo por la llegada de los cocaleros, después se redujeron a nueve, a cinco y hoy queda una. Incluso a esa comunidad le han quitado hasta su forma de vida, es decir el chaco para la subsistencia y ellos se dejaron asimilar por el sindicato cocalero. Al principio ellos también querían sembrar pero terminaron sometiéndose, hasta convertirse en peones de los cocaleros.

El Gobierno ha hecho un trabajo sistemático con el que pretenden hacer creer al país que los indígenas del TIPNIS quieren la carretera. Han venido trabajando para dividirnos.

Página Siete.- ¿Ustedes seguirán negociando el reglamento?

Nosotros vamos a continuar presionando. Vamos seguir exigiendo la reglamentación, porque es ahí donde se fijará alcance de la intangibilidad.

Página Siete.- ¿El Gobierno les ha informado sobre la suspensión de las licencias en madera, lagartos y turismo?

No, lo han hecho por su cuenta.

Página Siete.- Juan Ramón Quintana decía que con el turismo, por ejemplo, cada turista gastaba 7.500 dólares y dejaba 200 para la comunidad, ¿es así?

De ninguna manera, el paquete de 7.500 dólares incluye los pasajes desde Europa, luego el viaje en avión desde Santa Cruz hasta el TIPNIS, hoteles, etc. O sea que lo que quedaba para la empresa no era mucho. Además, se dejaban 200 dólares a la comunidad, 20 dólares a la subcentral del TIPNIS, 40 dólares quedaba para el Sécure, donde está el proyecto, y otros 200 para el SERNAP. Ni un dólar para el dirigente. También hacían otros pagos que significaban trabajo para la comunidad. Todos los funcionarios del Gobierno mienten, a pesar del principio inca de no mentir, ama llulla.

Página Siete.- Si el Gobierno abroga la ley que prohíbe la carretera y decide construirla, ¿qué fuerza pueden ustedes tener para impedirlo?

Si esto sucediera, el movimiento indígena de tierras bajas ya no marcharía solo. Vamos a necesitar esa fuerza de los sectores sociales, de todo el país.

Página Siete.- ¿Lo lograran conseguir?

Como decía Adolfo Chávez, para esta acción nos prepararemos para 2012. También una vez lo escuché en Caranavi decir la carretera ‘sobre nuestro cadáver’, es decir, se expondrán vidas y los hermanos están decididos a exponerse para defender el territorio del TIPNIS. Porque si lo hacen con el TIPNIS, lo harán con todas las TCO.

Es una lucha larga, histórica, en la cual no es tierra lo que se pide; se pide territorio de un pueblo, de una cultura para la sobrevivencia. Debemos estar unidos, preparados y no dejemos que este Gobierno nos divida para que nos enfrentemos.

Con la marcha dos cosas hemos conseguido, además de la ley. Lo primero que hemos conseguido es romper las clases sociales; aquí no hubo clase alta ni media, clase baja, todos se sumaron, se solidarizaron por nuestra causa justa.

Con el recibimiento de La Paz lo que hemos logrado es la unificación del país, unir oriente con occidente, porque lo hemos hecho de buena fe. Por eso digo que confiamos en la fuerza del pueblo boliviano. Y nosotros vamos a actuar siempre en el marco del respeto a las personas individuales y colectivas.

Página Siete.- ¿Cómo se sienten ustedes después de la firma del convenio y de la ley corta, y de la campaña que se ha desatado desde el Gobierno para abrogarla?

Nos han engañado y ahora nos están chantajeando con el tema de la intangibilidad. Levantamos la intangibilidad a cambio de la carretera. Nos han mentido, nos han engañado y nosotros siempre hemos tenido temor de eso.

Página Siete.- ¿No tiene temor de ser acusado de insurrección?

No, porque estamos seguros de lo que demandamos y queremos. Y también eso quiere el pueblo boliviano. Es una demanda justa.

Estamos esperando que el Gobierno reaccione y no nos confronte. No estaremos de brazos cruzados.

Lo que nos molesta es ese doble discurso de defender la Madre Tierra y después “machetearla”.

Con el recibimiento de La Paz hemos logrado la unificación del país, hemos unido oriente con occidente.

“No es un justificativo decir que la carretera los va a sacar de la pobreza”

Durante la conversación con Página Siete, el dirigente de los indígenas de tierras bajas, que apoyó la marcha por el TIPNIS, expuso sus puntos de vista sobre la idea de desarrollo vinculado a la carretera en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS). “No es un justificativo decir que la carretera los va a sacar de la pobreza, más bien la carretera a provocado en muchas comunidades que los jóvenes migren a las ciudades y engrosen el cordón de la pobreza en las capitales”, dijo Lázaro Tacoo, dirigente de la CIDOB.

Al ser consultado sobre las aspiraciones de los pueblos indígenas dijo: “Entre nuestras aspiraciones no se contempla acumular grandes cosas, pero tampoco alejarnos de la modernidad. Pero no estamos de acuerdo con la concepción de que sólo hay progreso si existe la carretera o que con ella se sale de la pobreza”, añadió Tacoo.

Según el indígena chiquitano, que no proviene del parque, “hay carreteras en Bolivia que tienen a los lados pobreza, gente que no tiene acceso a los servicios básicos, a la salud, la educación, que no tiene un hospital o una posta sanitaria, que no tiene escuelita y hay una carretera”.

Sacar de la pobreza a las comunidades indígenas o no indígenas no consiste en tener la carretera y llegar al lugar con estas necesidades básicas, según la filosofía de vida indígena. “Lo que podría producirse es un tipo de sincretismo, es decir compartir parte de la costumbre tradicional y parte de la modernidad científica. Por ejemplo, en el tema de salud, aparte de hacerse las curaciones con las hierbas medicinales tradicionales existentes en el lugar, también es necesaria esta otra medicina. Es decir, no te encierras en tu mundo y ya”, sostuvo

Tacoo manifestó que para los pueblos de tierras bajas los ríos son sus carreteras, por lo menos para los pueblos ribereños. “Allí podrían ponerse en marcha las ambulancias móviles, por ejemplo”, comentó.

“No necesariamente con la carretera accedes a los servicios básicos o mejoras tus condiciones de vida; se necesita más bien voluntad política, porque en las ciudades hay el cordón de pobreza donde hay luz eléctrica, calles asfaltadas, incluso servicios básicos, y la gente sigue en la pobreza”, concluyó Tacoo.

HOJA DE VIDA

    Personaje Lázaro Gonzalo Tacoo Laberán, nació el 17 de diciembre de 1973 en la comunidad chiquitana de Santa Cruz, San Pedro del Cerrito.

    Estudios Hasta el quinto básico estudio en su comunidad, después pasó a San Ignacio de Velasco. Participó del proyecto OSCAR y de allí pasó al Seminario Mayor de La Paz. Después estudio filosofía por dos años en la UCB de Cochabamba e hizo un posgrado de 4 meses sobre pueblos indígenas en Madrid, España.

    Política Fue el cuarto candidato a diputado plurinacional por el MAS y dirigente de la CIDOB.

    “la carretera ‘sobre nuestro cadáver’. Se expondrán vidas y los hermanos están decididos a exponerse por el TIPNIS”

    “Debemos estar unidos, preparados y no dejemos que este Gobierno nos divida para enfrentarnos”.

    Página Siete / La Paz