Rusia no prolongará la vida de la Estación Espacial tras 2020 en respuesta a las sanciones de EEUU

[vid url=http://cd1.eju.tv/video/1404/E1405140701.mp4]

El enfrentamiento que mantienen Rusia y EEUU por la crisis de Ucrania ha llegado hasta el espacio. Moscú ha dicho que no respaldará la prolongación de la vida de la Estación Espacial Internacional (ISS) más allá de la fecha inicialmente prevista de 2020, pese a que Estados Unidos quiere extenderla hasta 2024. El viceprimer ministro ruso, Dimitry Rogozin, ha hecho este anuncio en respuesta a las sanciones que EEUU ha impuesto a empresas rusas por el papel de Moscú en el conflicto ucraniano.

Hasta ahora Washington y Moscú han sido capaces de cooperar al menos en el ámbito espacial a pesar de las diferencias en el plano de la política exterior. En el caso de la Estación Espacial Internacional esta alianza es crítica, puesto que la nave rusa Soyuz es la única manera que tienen los astronautas de subir a la estación espacial.



La NASA está desarrollando con las empresas SpaceX y Orbital Sciences vehículos de carga que se ocupen del transporte de equipos, alimentos, material científico y astronautas entre la Tierra y la ISS. Pero no son aptos para llevar tripulación.

En el proyecto de la Estación Espacial Internacional participan 15 países y a Washington le gustaría mantenerlo en marcha al menos diez años más, lo que implica sumar 48 meses a lo inicialmente pactado. Actualmente la ISS puede acoger hasta siete astronautas permanentemente.

Esta crisis espacial llega en un momento en el que la NASA está trabajando en misiones de exploración de larga duración, que requerirán a los astronautas cultivar los alimentos en sus travesías.

Moscú también ha anunciado la suspensión del funcionamiento de las estaciones estadounidenses de GPS en su territorio. En junio Moscú paralizará las operaciones de las once estaciones de GPS estadounidenses que hay en territorio ruso. Se trata de una ‘venganza’ de los rusos ante el rechazo por parte de Estados Unidos a la instalación de estaciones de corrección de señal para el sistema ruso de navegación vía satélite, GLONASS, en territorio estadounidense.

Si no hay acuerdo este verano, el 1 de septiembre el funcionamiento de estas estaciones "quedará definitivamente prohibido". Así lo ha dicho Rogozin, que la pasada semana se vio personalmente envuelto por el enfrentamiento de Moscú con Kiev cuando Ucrania le cerró el paso a su avión cuando intentaba llegar a Moscú.

Rogozin, que está a cargo de las industrias espacial y de defensa rusas, desató ese día la polémica cuando dijo que la próxima vez volvería con un bombardero.

Además, el Gobierno ruso prohibirá a Washington emplear los motores para cohetes de fabricación rusa NK-33 y RD-180 para usos militares. Estados Unidos ha empleado este tipo de motores para poner en órbita satélites al servicio de su ejército.

EEUU no tira la toalla

EEUU ha respondido al anuncio ruso. "Hemos tenido una larga cooperación en nuestro programa espacial con los rusos y tenemos la esperanza de que continuará", dijo hoy la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, durante su rueda de prensa diaria.

"Todavía seguimos cooperando en una serie de asuntos", afirmó Psaki, quien indicó que hay materiales del mismo tipo que ambos países pueden compartir en el futuro.

"Tenemos la esperanza de poder continuar el trabajo con los rusos en este asunto", subrayó.

http://www.elmundo.es