Privados generan el 72% de utilidades

Las ganancias de las compañías privadas casi triplican a las de las empresas públicas, según el ministerio de EconomíaConstrucciones. El inmobiliario es uno de los sectores privados que más invierte en nuevos proyectos. Equipetrol es una zona donde se levantan grandes edificaciones . Foto: Jorge UechiEfraín Varela / Gary Rojas – evarela@eldeber.com.bo / grojas@eldeber.com.bo Las utilidades netas de las empresas privadas, que a mayo suman 146.650 unidades, casi triplican las ganancias de 23 firmas públicas.Según la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco), con datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas y una presentación de esta cartera, el año pasado se generaron $us 3.411 millones en utilidades netas, de los cuales un 72% lo obtuvieron los privados.El restante 28% ($us 952 millones) lo lograron las estatales, siendo YPFB la que concentró $us 922 millones (97%), según el informe del mismo ministerio. El economista Carlos Hugo Barbery expresó que esto es normal porque exporta gas natural y que, si bien es bueno, a la vez es riesgoso porque la economía se hace monodependiente.La Corporación Minera de Bolivia (Comibol) le sigue con $us 42,8 millones, además de la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE) con 26,8 millones y la metalúrgica Vinto (4,8 millones).Según Barbery, la rentabilidad de las empresas públicas alcanzó en 2013 un 9,2% sobre sus ingresos debido al incremento de sus gastos operativos, pues su cantidad de funcionarios públicos creció a más de 50.000.Desde la Fundación Jubileo indicaron que el año pasado YPFB invirtió cerca de $us 1.425 millones, cifra que representa cerca del 40% de la inversión pública nacional de esa gestión.La inversión pública ejecutada en 2013 fue de $us 3.439 millones, según el Gobierno. De ello se programó 1.219 millones para el sector productivo, mientras que la inversión del sector privado nacional alcanzó a $us 1.074 millones.La Cámara Nacional de Industrias (CNI) recordó que en varios documentos ha descrito que el incremento de la producción en el sector privado responde a una mayor utilización de la capacidad instalada, la misma que subió del 63% a más del 71% en los últimos cuatro años. Es decir, son más las empresas que trabajan en dos o tres turnos.Estímulos para invertirSegún la Cainco, del total de las utilidades netas alcanzadas por el sector privado ($us 2.459 millones), un porcentaje significativo se reinvierte gradualmente en el país, de acuerdo a las necesidades que detecta el sector privado del mercado. Afirmaron que la inyección de capitales frescos depende de nuevas estrategias comerciales, de la maduración de inversiones anteriores, del comportamiento de la competencia y del estímulo que le brinda el marco normativo.“Hay una marcada expectativa por la reglamentación que se está elaborando de la Ley de Promoción de Inversiones, la cual establecerá estímulos a los diferentes sectores que componen la base empresarial”, expresaron.Para Daniel Sánchez, presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), el hecho de que el sector estatal obtenga menores rendimientos que el privado, a pesar de que invierte más, demuestra que el carácter empresarial es muy difícil de ser asimilado por el aparato público.Sánchez agregó que una adecuada política pública para lograr un crecimiento sostenido debe respetar y alentar la inversión privada, antes que competir contra ella. Expresó que los objetivos del Estado y de las empresas privadas pueden ser congruentes, siempre y cuando las reglas de juego para ambos sectores sean las mismas y permitan una adecuada coordinación.Evitar ventajas del GobiernoFernando Cáceres, presidente de la Cámara nacional de Comercio (CNC), indicó que la inversión pública se destina principalmente a bienes que tienen escaso retorno para el inversionista, pero alto rédito social.El ejecutivo dijo que si se tienen que juzgar ambas inversiones en un ambiente de competencia, se debería evaluar la generación de utilidades sin que se recurra a ventajas gubernamentales, como son los subsidios, las contrataciones preferenciales con el sector público, entre otras.Para el analista Roberto Laserna, si se quiere mantener empresas públicas se les debería dar cierta autonomía de gestión y obligarlas a recurrir al mercado competitivo de créditos para financiar sus operaciones.Guillermo Schrupp, presidente de la Cámara de la Construcción de Santa Cruz, explicó que la empresa privada es el agente económico más eficiente de la economía y que el aumento de la participación estatal afecta negativamente, principalmente a la competitividad del país.Más inversión en extracciónLa Fundación Jubileo informó de que para esta gestión el Estado programó una inversión 25,4% sobre el total en los sectores de hidrocarburos y minerales, con una clara apuesta del Estado en sectores extractivos, a los que se asignó el triple de recursos en comparación con los asignados a la reconversión productiva y de generación de empleo.Para el presidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, Lorgio Ardaya, el Estado invierte en proyectos donde se requieren altos montos de inversión, como las plantas de líquidos Río Grande y Gran Chaco, de úrea y amoniaco y de propileno y etileno.Se solicitó información al Ministerio de Economía y Finanzas Públicas, pero no respondió

En lo público predomina el cálculo político

Roberto Laserna – Economista y Doctor en Planificación
En el sector público, la decisión de invertir la toman entre muchos, de manera que, si asumen algún riesgo, éste ya está diluido.Entre los criterios considerados para tomar la decisión están: los políticos (generar apoyo o más votos) u otros generales (crear empleos, usar bienes locales, cumplir compromisos), de manera que la posibilidad de una pérdida termina siendo fácilmente justificada.No buscamos el lucro, sino… Y si nada de eso se consigue, el dinero que se pierde no es de quienes tomaron la decisión; además, pocas veces hay castigo. Suele ocurrir que, una vez creada, la empresa se mantiene absorbiendo subsidios y recurriendo a presiones políticas para conservar su lugar en el presupuesto.Los estímulos y riesgos, los premios y los castigos son tan diferentes en los dos sectores que no se extraña que el privado tenga siempre un nivel de eficiencia económica mayor, mientras que el segundo acaba escudándose en justificaciones y pretextos. En el sector público predomina el cálculo político, y en él recibe premio tanto el que gasta (invierte) como el que logra ingresos (recauda, cobra).

El Estado maneja el 38% de la economía; cuestionan que sea en la producción

En una presentación pública que hizo el vicepresidente García Linera reveló que el Estado controla cerca del 40% de la economía del país. El ministro de Economía confirmó este porcentaje en una entrevista a EL DEBER e incluso reveló: “Si el sector privado no asume su responsabilidad y no está a la altura del desafío, el Estado lo va a hacer”.

Desde la CNI explicaron que este porcentaje no es relevante, en tanto a valor, y lo que debería preocupar es que el Estado participe como productor con el propósito de hacer viable actividades estratégicas que ‘no puede desarrollar el sector privado’.

Lorgio Ardaya, presidente del Colegio de Economistas de Santa Cruz, dijo que la base del actual modelo económico considera al Estado redistribuidor del excedente y que debe intervenir en áreas que incrementen la demanda interna

Siga las noticias de eju.tv por //t.me/ejutv - Telegram

Fuente: eldeber.com.bo