Evo Morales centraliza el liderazgo

Consideración. Cuatro analistas aseguran que el liderazgo del presidente se perfila a ser el más destacado del siglo XXI en Bolivia, como lo fue el de Víctor Paz Estenssoro en el anterior

Con mayoría absoluta. Evo Morales ganó dos elecciones presidenciales con mayoría absoluta. Está en campaña por un tercer mandato desde Palacio Quemado



MARCELO TEDESQUI V. [email protected]

Evo Morales marca un antes y un después en la política boliviana. Si el siglo XX estuvo marcado por el liderazgo de Víctor Paz Estenssoro, cuatro analistas consultados afirman que el XXI ya es del presidente cocalero. Uno dice que solo tras su caída aparecerán otros grandes líderes y le vaticina unos 15 años más de vigencia, mientras que otro sentencia que no hay quién se le acerque ni dentro ni fuera de su partido.

Los liderazgos en el país dependieron siempre de los procesos políticos que acompañaron a su historia. Desde 1952, y casi por 40 años, “tuvimos liderazgos que salieron del MNR y la revolución de ese año. Víctor Paz Estenssoro, Hernán Siles Zuazo, Juan Lechín y Wálter Guevara”, expresa el analista Marcelo Silva.

Hugo Banzer fue el líder más destacado de las dictaduras por su capacidad de aparecer luego como actor de la democracia pactada. “En ella compartió créditos con Jaime Paz Zamora, con Gonzalo Sánchez de Lozada y con el mismo Jorge Quiroga, con menor fuerza pero estuvo”. Marcelo Silva y Carlos Cordero coinciden en ello.

Ahora

Bolivia vive un nuevo contexto político. “Este nuevo proceso marcó la centralización de la figura del presidente Evo Morales. En contrasentido surgieron liderazgos esmirriados, escuetos, periféricos y satelitales. Ojo, los liderazgos fuertes, que marquen una nueva presencia, de la pérdida de fuerza o la desaparición del escenario político de Morales”, dice Silva. Carlos Cordero considera que “ni duda cabe, como Paz Estenssoro fue el político más importante del Siglo XX, hoy lo es Morales. Tiene cualidades inéditas: indígena, no vinculado a las FFAA, no profesional, que ganó varios procesos electorales. Juan del Granado fue el alcalde más destacado de La Paz, pero lejos del presidente, mientras que Doria Medina participó dos veces en la elección, es un empresario exitoso, pero debe demostrar su influencia y crecimiento”.

La analista Elena Argirakis manifiesta que el liderazgo de Morales es la demostración de que no se puede construir uno con un cursito de marquetin y oratoria, sino que se forja desde la sociedad civil, con participación activa de la ciudadanía. “No se puede negar liderazgo empresarial a Samuel, territorial a Juan e internacional para Jorge Quiroga. Pero Morales viene de una vivencia cocalera y aglutina capas de representación sobre la que el presidente construye una escuela política. Eso le da mucha ventaja”.

Hugo Moldiz, otro analista, manifiesta que hoy el liderazgo de Morales es articulador, que genera fortaleza territorial.

Lo pone junto a Victor Paz Estenssoro, liderazgo al que califica como “asentado en la exclusión. Hoy, por primera vez en la historia, es un líder campesino que construye el Estado Plurinacional en función de los genes del pasado. No hay quién se enfrente a Morales. No tiene competencia alguna, ni dentro ni fuera del partido oficialista”

Fuente: eldeber.com.bo