Investigan asesinato a sangre fría de joven colombiana en Santa Cruz, perpetrado por sicario

Santa Cruz, Bolivia. Cintia Vanessa Sandóval fue asesinada de un disparo en la cabeza ayer en el barrio Equipetrol. La Policía descartó que se trate de un robo, por lo que se presume un ajuste de cuentas o un hecho sentimental.

Asesinan de un tiro a una joven colombiana

No le robaron nada. El hecho ocurrió ayer en la zona de Equipetrol. La víctima tenía 20 años.

imageEL DÍA, Santa Cruz



CRIMEN • Un sujeto desconocido asesinó con un disparo de arma de fuego a Cinthia Vanesa Ubaque, de nacionalidad colombiana. Foto El Mundo.

Una joven colombiana de 20 años, identificada como Cintia Vanessa Sandóval fue asesinada de un disparo en la cabeza ayer en la calle H de la avenida San Martín. La Policía descartó que se trate de un robo, por lo que se presume un ajuste de cuentas o un hecho sentimental.

Se investiga el móvil del hecho. Según señalaron los guardias de seguridad de la zona de Equipetrol, alrededor de las nueve de la mañana de ayer escucharon el disparo de un proyectil, cuando acudieron al lugar vieron correr a una persona, que luego se subió a un vehículo para darse a la fuga. Posteriormente divisaron en el suelo el cuerpo ya sin vida de la joven colombiana.

La Policía encontró en el lugar del hecho de sangre un casquillo de la bala, además de las pertenencias de la víctima, descartando así la hipótesis de un atraco y robo.

«La causa de la muerte ha sido un traumatismo de cráneo por proyectil de arma de fuego. Estamos investigando, aún es prematuro poder lanzar una hipótesis», dijo el fiscal José Parra.

Los efectivos policiales revisaron los domicilios aledaños para conocer si existen cámaras de seguridad. Extraoficialmente se conoce que la víctima vivía con un familiar en un departamento a una cuadra del hecho.

Sicario mata a sangre fría a una joven en Equipetrol

EL DEBER, Santa Cruz

La víctima es de nacionalidad colombiana; recibió un impacto de bala en la cabeza cuando caminaba. La Policía tiene videos y otras pistas para investigar el crimen, con tinte de venganza

Un sicario mató ayer a sangre fría a una joven de 20 años, identificada como Cinthia Vanessa Ubaque Sandóval, a la que le disparó un tiro en la cabeza a corta distancia y escapó en un motorizado, dejando tendida a la víctima en la acera de la calle H del residencial barrio Equipetrol Norte de la capital cruceña.

Todo sucedió alrededor de las 8:30, cuando la jornada laboral empezaba a agitarse en la zona mixta de negocios y residencias. Por testigos se conoció que un sujeto descendió de un vehículo color plomo (otros dicen blanco) y sorprendió a la muchacha, de nacionalidad colombiana, disparándole desde atrás prácticamente colocando el arma de fuego sobre la cabeza.

Bastantes testigos

imageLos delincuentes contaron con la suerte de que la víctima salió sola de su domicilio en Equipetrol

La Policía, a la cabeza del subcomandante Juan Carlos Arauco, llegó a la escena del crimen por lo menos media hora después del suceso notificada por los vecinos. Acordonó la calle H a ambos extremos para cortar el paso a la prensa y a los curiosos y realizó las pericias técnicas y de laboratorio.

La occisa, que vestía bluyín color azul y blusa negra, yacía decúbito dorsal en medio de un charco de sangre. Al lado suyo se encontraba una cartera de color blanco con sus pertenencias y documentos de identidad intactos, por lo que el comandante de la Policía nacional, general Wálter Villarpando, descartó que el móvil de la agresión sea robo.

“Eran las 8:00, me encontraba como a media cuadra de distancia cuando escuché una detonación. Fui a ver qué pasaba y vi el cuerpo de la mujer tendido en el suelo. Era una chica bien vestida, pero no supe si vivía por aquí”, manifestó Enrique Orellana, un guardia de seguridad privada encargado de la vigilancia de un domicilio particular en la calle San Salvador.

Los investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) no están a ciegas para indagar, pues en la calle de la emboscada y en otras vías aledañas hay varias cámaras de vigilancia en viviendas y en negocios, cuyas imágenes fueron proporcionadas a los detectives de la fuerza del orden.

Asimismo, un par de guardias y otra persona fueron trasladados a las oficinas de la Felcc para interrogarlos sobre el hecho que presenciaron, con el fin de obtener datos confiables de las características del motorizado y del pistolero. También se supo que el novio de la colombiana está siendo sondeado para descartar sospechas.

El cuerpo de la infortunada joven fue trasladado a la morgue del hospital de la Pampa de la Isla, donde el médico forense de turno realizó la autopsia y comprobó que la causa de la muerte fue un traumatismo encefálico, pues el proyectil se incrustó por la región occipital izquierda y se alojó en el lado derecho del cuello, produciéndole el deceso casi de forma instantánea, de acuerdo con los datos proporcionados por el fiscal del caso, José Parra.

“Por el tatuaje (marca circular impregnada con restos de pólvora) se puede deducir que el disparo fue realizado a corta distancia. No podemos lanzar todavía ninguna hipótesis porque la Policía está en pleno trabajo y analizando imágenes de las cámaras de vigilancia”, explicó el representante del Ministerio Público.

Hasta las 17:00 de ayer ningún familiar o amigo se había presentado a reclamar o reconocer el cadáver de Cinthia Vanessa en la morgue judicial.

A metros de su domicilio

Por informaciones no confirmadas se supo que la chica era oriunda de Bogotá y que hace algún tiempo decidió venir a Bolivia, a donde ingresó de forma legal.

Asimismo, trascendió que en sus tiempos libres tomaba clases de pilotaje en una escuela local y que por las noches trabajaba como dama de compañía en un exclusivo nightclub de nuestra capital.

A juzgar por los datos extraoficiales, Cinthia Vanessa Ubaque residía con su enamorado y con otra pareja de amigos en un condominio situado a unos metros de donde el autor del hecho la quitó la vida.

La muchacha había salido a pie de su domicilio a realizar sus quehaceres y, al parecer, los esbirros la estaban esperando desde temprano. Los investigadores de la Felcc realizaron una inspección en el departamento en el que residía la colombiana, interrogó a sus amigos y secuestró alguna documentación en busca de pistas que lleven a esclarecer el violento hecho.