El Gobierno de Evo «pone las manos» al fuego por el presidente de YPFB

Caso corrupción en YPFB y denuncias de implicada contra Carlos Villegas, presidente de la estatal petrolera de Bolivia.

Dávila afirma que el Gobierno «pone las manos» al fuego por el presidente de YPFB

La Paz, ABI.- La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, afirmó el lunes que el Gobierno «pone las manos al fuego» por el presidente de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, acusado de acoso sexual por una ex funcionaria de la estatal petrolera, incriminada de corrupción.

    En una improvisada conferencia de prensa, Dávila aseguró que Villegas es una persona honesta y tiene una gran trayectoria y compromiso con el proceso de cambio que lidera el presidente Evo Morales.



    «Esta militancia y compromiso no se borra de la noche a la mañana y por lo tanto el gobierno pone las manos al fuego como lo han hecho ya reiteradas ocasiones varios ministros y las autoridades de Gobierno», respaldó.

    La Ministra de Comunicación reiteró en que el Gobierno apoya «totalmente» a Villegas y recordó que él mismo ordenó la investigación de un caso de corrupción, en el que están implicados un ex funcionario, un funcionario y tres personas particulares.

    «Lo que a veces ocurren en los mandos intermedios son situación que evidentemente se tiene que someter a la justicia y en este caso  queremos decir que ha sido el propio Presidente (de YPFB) quien ordenó la investigación», remarcó.

     El jueves, Selva Camacho, ex funcionaria de YPFB, sindicada de ser parte de una red de corrupción que operaba al interior de la estatal petrolera, acusó a Villegas de haberla acosado sexualmente cuando ella trabajaba como su comunicadora.

Villegas dice que YPFB entregó $us563 mil a empresas del clan de Selva

Observa que Selva tuvo 4 años para denunciar acoso.

ERBOL, La Paz

imageCarlos Villegas ordenó investigar a la familia Camacho tras dos denuncias de particulares. Foto: YPFB.

El presidente de la YPFB, Carlos Villegas, reveló ayer que la empresa estatal entregó a cuatro empresas del “clan de Selva Camacho” 563. 157 dólares como pago por servicios de comunicación.

Las empresas Bell Comunicaciones; Omnimedia; Bravo Servicios Integrales y Comunicación; y Structura -todas vinculadas con la hermana de Selva Camacho (Ana Belén) o su hijo (Luis Bell)- firmaron en total seis contratos con YPFB y sus subsidiarias por un total de 680.791 dólares de los cuales se les canceló casi el 83%.

Villegas señaló que Selva dirigía las operaciones de la “red de corrupción” y que, además, tenía vínculo con proveedores y con el director de Comunicación de Yacimientos, Ever Terán. En el caso de YPFB Transporte, indicó que el contacto del grupo era Alba Chirinos.

Dos denuncias motivaron la investigación

El titular de YPFB recordó que dos denuncias, una del 27 de agosto y otras del día siguiente, motivaron a que se ordene una investigación.

Sobre la primera denuncia, Villegas indicó que un conjunto de proveedores le pidieron una audiencia en Santa Cruz. En la reunión las compañías afirmaron que fueron víctimas de una “fuerte extorsión” e identificaron los bancos y los nombres de cuentas a las cuales se debía depositar dinero.

Mediante el Ministerio de Transparencia, el titular de YPFB pidió a la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) que investigue a Antonio Arguedas Rojas, quien era el titular de una cuenta identificada. La pesquisa detectó que hubo depósitos por más de 34 mil dólares.      

En la segunda denuncia, una empresa sostuvo que había realizado un contrato verbal, por un monto de 25 mil dólares, con Ana Belén Camacho, quien había asegurado ser funcionaria de YPFB. La compañía brindó el servicio y, como no recibía su pago, acudió a la empresa estatal donde le dijeron que “no había nada”.

A la luz de estos datos, Yacimientos denunció a estas empresas y sus representantes. “Lo que hemos hecho es desmontar la red familiar de corrupción que se dio en YPFB. Esta no es ninguna venganza, no es ninguna revancha, son hecho concretos, hechos objetivos”, acotó.

Afirma que Selva uso su nombre

Villegas afirmó que, en el transcurso de este año, Selva Camacho usó su nombre “seguramente para estas cosas” y decir que tiene una “relación sentimental con ella”. Por eso, la demandó por difamación e injurias en septiembre.

Selva denunció que el funcionario la acosó sexualmente en varias oportunidades mientras trabajaba con él, y que el proceso en su contra es una “venganza” porque no accedió las insinuaciones. “Soy una perseguida sexual de don Carlos”, manifestó.

El Presidente de YPFB aseveró que Camacho rompió relación laboral con él en 2010 y observó que ella tuvo cuatro años hasta ahora para formalizar una denuncia.  “No creo que ninguna persona en sus cinco sentidos pueda vivir acosada permanentemente”, dijo.   

“Yo soy una persona que tengo equilibro sentimental, psicológico y, por lo tanto, no necesito recurrir a ese tipo de cosas”, añadió.

Su esposa en el Ministerio de Culturas

Selva Camacho, en contacto con ERBOL, reveló que la esposa de Villegas, Iris Villegas, es jefa de gabinete del Ministro de Culturas. Pablo Groux confirmó la versión y aseguró que la pareja del Presidente de YPFB es “eficiente”.   

Camacho denunció que este es un caso de “nepotismo” porque tras el ingreso de Iris Villegas al Ministerio, esta entidad empezó a manejar recursos de responsabilidad social de YPFB.

Villegas se refirió al tema y recordó que en efecto hay un acuerdo de responsabilidad social entre YPFB y el Ministerio de Culturas, el cual fue público.      

Aseguró que de este convenio sólo se realizó una actividad: la realización de un mural a cargo del artista Gastón Ugalde en el edificio de redes de gas en El Alto, por el cual la estatal petrolera erogó 9.700 bolivianos.

Agregó que la relación institucional para este efecto fue entre la Gerencia de Responsabilidad Social de YPFB y la Dirección de Promoción, dependiente del Viceministerio de Interculturalidad.  “No tenemos nada que ocultar”, señaló.