Se avecina otro fraude electoral

Alejandro Malleafraude-electoral1El pueblo boliviano sabe que los jefes del Movimiento Al Socialismo han sometido política y económicamente a todos los poderes del Estado, en particular al Tribunal Supremo Electoral (TSE) que desde hace nueve años trabaja junto a las empresas Smartmatic (venezolana) y NEC (argentina), manipulando todos los procesos comiciales en nuestro territorio, con los fraudes y resultados ya conocidos.Cuando mencionamos a Smartmatic y NEC, nos referimos a dos “empresas transnacionales”, con matrices en EEUU y Japón respectivamente, que se hallan organizadas en dos aéreas de negocios: 1) Soluciones Electorales: Voto electrónico, planificación y despliegue de proyectos electorales; 2) Gestión de Identidad: Registro civil, censo electoral, proyectos de registro y autenticidad biométrica de personas.Estas empresas son responsables de la manipulación del padrón electoral venezolano, argentino, mexicano, ecuatoriano, boliviano, hondureño, filipino y otros, y han sido acusadas de cometer fraudes electorales en los países donde han contratado sus servicios.Se sabe que la Smartmatic tiene estrecha relación con el chavismo, al igual que la NEC con el kirchnerismo, razón por la cual los gobernantes bolivianos no pusieron objeción a contratar “sin licitación internacional” a estas transnacionales, con quienes tienen una relación de maquinación desde el 2005 a la fecha.En nuestro país, el mecanismo utilizado por estos expertos en el fraude electoral tiene la siguiente secuencia: Inicialmente manipularon el registro civil a nivel nacional, utilizando el padrón biométrico de todos los ciudadanos bolivianos, emulando lo sucedido en Venezuela, Cuba y otros del socialismo Siglo XXI.En 2012 se encargaron de planificar, ejecutar y tergiversar el censo de población y vivienda, cuyos resultados oficiales hasta la fecha no se los conoce (versión oficial de los dignatarios del Estado), pretexto suficiente por el que los gobernantes no querían debatir el pacto fiscal, por su afán de mantener la hegemonía y arbitrariedad en la administración de la “publicitada” bonanza económica que despilfarran los palaciegos. En relación con este asunto, el 7 del presente mes, “sorpresivamente” el Primer Mandatario convocó al Consejo Nacional de Autonomías para tratar el pacto fiscal. Se aclara que dicho Consejo fue designado por la presidencia y cuyos actores en su mayoría son afines al Gobierno, lo que supone otra aplanadora de imposiciones (intencionalmente fue excluido el Ministro de Finanzas).Paralelamente, se presentó una propuesta técnica de diálogo para el citado pacto con muchas ventajas económicas para el Gobierno, misma que fue elaborada con premeditación para que la población piense que se trata de un diálogo “real y sincero”, con miras a las próximas elecciones. Pero a mi entender se trata de un complemento para la próxima trampa y farsa electoral.Continuando con el tema electoral, varios medios de comunicación bolivianos han descrito detalles de alteración del padrón biométrico para el 2014, usando como base el informe llamado “La Danza de las Cifras”, redactado por el profesor Fernando Bazúa, quien es investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).Dicho estudio resalta que “Las técnicas usadas por los gobernantes bolivianos para robarse las elecciones no son nuevas. Esa fórmula fue usada por todos los dictadores de los países aliados al modelo chavista y cuya meta única es perpetuarse en el poder”.El primer paso de este plan es la manipulación del padrón electoral, lo que permite agregar votos al ganador, sin que dichos votos tengan correspondencia con personas de carne y hueso y mucho menos se ajuste a la verdadera demografía del país, sino a las necesidades que tenga el partido de gobierno para declararse victorioso en cualesquier comicios convocados para legitimarse.El pueblo conoce que hay funcionarios venezolanos, cubanos, peruanos, franceses y algunos bolivianos encargados de elaborar y entregar los documentos de identidad requeridos para ejercer el voto. Aquí no termina el embrollo, puesto que otros empleados con similares ciudadanías trabajan en las regiones más recónditas de nuestro territorio, donde, por arte de magia, hacen aparecer ánforas con una cantidad de votos que no tiene relación con la población existente en dichos lugares. Todo ello se desarrolla sin fiscalización al despilfarro económico por parte de los encargados nacionales de controlar los actos electorales, lo cual es considerado normal para el régimen.Sobre estas irregularidades se expresaron los veedores de la Comunidad Europea, señalando que dichos procesos están llenos de errores y vicios. Pero a nuestros gobernantes poco les importa lo que digan algunos organismos internacionales, excepto UNASUR y la OEA, organismos que para todos los comicios electorales envían funcionarios “veedores”, bien pagados por el actual Gobierno, para que “sin ver ni oír” avalen todo acto electoral que orquesta el TSE, bajo la supervisión de Smartmatic, NEC y asesores foráneos, sin olvidarnos de los amos del régimen actual que utilizan todos los métodos para crear las bases de una ingeniería del fraude electoral que les asegura el éxito del Gobierno en cada consulta. Motivo por el cual los dignatarios del Estado con antelación declaran su seguridad de ganar las próximas elecciones sub nacionales.Con estos artilugios electorales, y sin la verdadera voluntad política de los veedores internacionales, todo parece indicar que nuestra Nación seguirá sufriendo por el perverso y corrompido socialismo del Siglo XXI, la dictadura seguirá a sus anchas. Por todo ello el pueblo clama: ¡juicio a los que engañan a la Patria!El Diario – La Paz