Cómo ser madre tiempo completo sin descuidar tu imagen

Ser mamá en la actualidad no es una tarea fácil, el trabajo, los hijos, los quehaceres del hogar, las comidas diarias, los deberes, las compras, y además de todo esto nosotras mismas. Entre tantas tareas y responsabilidades no es de extrañarse que de vez en cuando nos olvidemos de nosotras, es por ello que es importante saber cómo ser madre tiempo completo sin descuidar la imagen

Ser una madre trabajadora también puede llevar a experimentar sentimientos de culpa y estrés debido a que tenemos que dividir nuestra atención en el trabajo y la familia. La clave es el equilibrio, pero en ese equilibrio tampoco debemos de olvidarnos de nosotras. Convengamos que si nosotras como mujeres no no sentimos felices y realizadas de nada sirve el esfuerzo que hagamos.

Parte de sentirnos bien radica en nuestra imagen, en cuidarnos y mimarnos y poco de tanto en tanto. Recuerdo que cuando mi hijo nació no tenía ni tiempo de arreglarme las uñas de los pies, es un detalle sumamente mínimo y hasta tonto, pero para una no es lo mismo verse los pies lindos y arreglados que verse y pensar en lo descuidada que está.



Organiza las mañanas la noche anterior

Las mañanas son complicadas, nadie quiere salir de la cama y empezar a correr para tener todo listo para la hora del colegio o trabajo.

Y además de preparar viandas y desayunos tenemos que vestirnos y arreglarnos un poco.

Para que toda esta ardua tarea no requiera levantarse mucho rato antes que el resto de la familia, puedes preparar cosas con antelación en la noche. Las viandas, las mochilas e incluso la ropa que piensas ponerte al otro día son cosas que puedes dejar prontas.

 

Crea momentos para ti

En medio de esta rutina laboral y familiar tenemos que tratar de hacer un espacio para nosotras, ya sea para leer un libro antes de dormir, para darnos un baño, recibir un masaje o arreglarnos las uñas o cabello.

Seguro que entre todos los labores puedes hacer un lugar para ti, puede ser un día que decidas preparar una comida más simple o ese día que los niños se van a dormir antes porque están cansados.

Obviamente no podemos descuidar las necesidades básicas, alimentarnos bien y descansar.

No olvidar a la pareja

Nuestro compañero y nuestra relación en pareja también forma parte de ese “estar bien”, de no descuidarse. No podemos dejar nuestra relación en suspenso hasta que los niños crezcan. Tener una tarde o noche de novios de tanto en tanto puede ayudar a mantener una buena relación.

Todo reside en generar un tiempo para nosotras y en recordar que ser madre no acaba con ser mujer. 

Fuente: www.imujer.com