Campos y Mustafá se exponen a un duro castigo

Ambos jugadores de Sport Boys fueron expulsados por agredir al árbitro Méndez en la derrota de su equipo ante Blooming por 0-2. Los dos se exponen a un duro castigo de parte del TJD
LIGA

%image_alt%

Mustafá (Izq.) es consolado por su compañero Dulcich tras salir expulsado. Foto: Gabriel Vázquez

El nerviosismo volvió a apoderarse de los jugadores de Sport Boys en un nuevo tropiezo del conjunto dirigido por el español Xabier Azkargorta. Esta vez, el arquero Saidt Mustafá y el mediocampista Jhasmani Campos se exponen a un duro castigo en la Liga por parte del Tribunal de Justicia Deportiva por la agresión al árbitro Ivo Méndez, que terminó expulsando a los dos miembros del plantel warneño.



El reclamo de los futbolistas al colegiado inicia en el minuto 50 tras la apertura del marcador para Blooming. El golero Mustafá reclama una supuesta falta del brasileño Joao Paulo Sales al momento de salir jugando, acción que derivó en el tanto de Joselito Vaca. Una vez convalidado el tanto, el volante Campos desató su irá contra Méndez y fue directo a darle un empellón, por lo que termina viendo la roja directa y dejando diezmado a su equipo.

Con los nervios de punta por el resultado en contra, los futbolistas del equipo azul de Warnes calentaron el encuentro al pelear cada balón de una forma más brusca. Una vez consumado el triunfo de la academia, todos los miembros del plantel local se le fueron encima al árbitro, arrinconándolo en un sector de la cancha. En el forcejeo Méndez sacó una nueva cartulina, echando de la cancha a Saidt por una agresión.

El golero parecía descontrolado, sus propios compañeros tuvieron que calmarlo para que el hecho no pasara a mayores. La terna cruceña debió esperar al menos 15 minutos en la cancha para regresar a su vestuario, ya que los hinchas warneños los esperaban para lanzarles botellas y toda clase de proyectiles.

Aunque el juez Ivo Méndez todavía no realizó su informe oficial del compromiso, Campos y Mustafá podrían recibir una sanción ejemplar, como ya pasó en otra oportunidad con el paraguayo Francisco Esteche (Wilstermann) y el argentino Maximiliano Blanco (Blooming).

Fuente: diez.bo