Molly Bloom, la “princesa del póker” que perdió todo, estuvo presa y se convirtió en heroína del cine

 

Molly Bloom, la "princesa del póker" que perdió todo, estuvo presa y se convirtió en heroína del cine

Princesa del póker”, solían llamarla sus allegados. Molly Bloomfue la organizadora de los partidos clandestinos más cotizados y exclusivos de Estados Unidos durante ocho años, hasta que el FBI la detuvo por enriquecimiento ilícito y perdió todo. El plus de la historia que ahora el director Aaron Sorkin -guionista de The Social Network o la serie The West Wing– lleva al cine en Molly’s game (Apuesta maestra) -con Jessica Chastain como protagonista- es que quienes acudían a estos partidos eran reconocidos actores y productores de Hollywood, estrellas deportivas y magnates de Wall Street.

Molly era esquiadora de alta competencia, pero su carrera deportiva terminó abruptamente tras un accidente.

Así, a los 26 años creó en Los Angeles un exclusivo club de póker: pasaban por sus manos tantos millones de dólares como jamás había imaginado. Y se codeaba en las mesas de juego con personajes de la talla de Leonardo DiCaprio, Tobey Maguire Ben Affleck. Al tiempo se mudó a Nueva York, donde creó otro club.

Tras la plata dulce, una serie de problemas llegaron a la vida de Bloom: se enfrentó a la mafia rusa, se volvió adicta a las drogas y todos sus bienes fueron incautados. Sin embargo, no todo fue tan mal: tras llegar a un acuerdo con la justicia de Estados Unidos y pagar una multa, evitó pasar cinco años en la cárcel y obtuvo la libertad condicional.

Cuando salió de estar tras las rejas, la mujer escribió un libro, Molly’s game, donde relata su experiencia y explica lo que aprendió sobre la vida, el amor y la fama durante aquellos ocho años desenfrenados. Con el tiempo, le acercó a Sorkin para evaluar su interés en rodar una película con su historia. Y lo logró, aunque el director reconoció que la publicación no le convenció demasiado para hacer un filme y que fue durante el encuentro con Molly, concertado por su abogado, cuando descubrió que el libro sólo era “la punta del iceberg” de una historia emocional mucho más profunda.

Apuesta maestra

Molly’s Game representa el debut en la dirección de Aaron Sorkin. Allí, apuesta por estructurar la narración a partir de ingeniosos diálogos entre Molly y su abogado (Idris Elba), con el objetivo de que “alguien la acompañara durante su viaje” a lo largo de la proyección. “Había dos historias que quería contar. Una es la que Molly explica en el libro, que es la historia sobre cómo se convierte en la organizadora de partidas de póquer más grande del mundo. La otra es la que yo aprendía cuando hablaba con ella”, explicó Sorkin.

De cara al estreno, Bloom concedió una entrevista a la BBC: “Mis grandes momentos fueron cuando tomé riesgos calculados en situaciones en las que tenía todas las probabilidades en contra. Cuando iba contra el club de los chicos multimillonarios o intentaba encontrar mi camino hacia algo en lo cual no tenía ninguna base, y era más grande de lo que jamás había imaginado -y luego conseguí”, aseguró. “Haber enfrentado ese riesgo me enseñó a ser muy valiente, tal vez demasiado al final”, sostuvo.

Molly Bloom, la "princesa del póker" que perdió todo, estuvo presa y se convirtió en heroína del cine

Jessica Chastain está nominada a los Golden Globes 2018 por su actuación en esta película. Foto: AFP.

Por su parte, en declaraciones a la prensa Chastain (quien está nominada a los Golden Globes 2018 por su actuación en esta película) describió a Bloom con elogiosas palabras: ‘‘Es una mujer que usa su intelecto y su naturaleza competitiva para ser poderosa en una industria tradicionalmente dominada por hombres. Para mí, esa es una historia muy interesante que contar. También es una mujer que tiene su propia agencia; ella no está allí sirviendo a los personajes masculinos en la historia, tiene sus propios anhelos y deseos’’.

“Para mí es importante hacer personajes que representan la realidad de mujeres que conozco, ya sean fuertes como Molly o Mia (Zero Dark Thirty), o vulnerables y cariñosos como Antonina Zabinska (The Zookeeper’s Wife). Tienen sus propios deseos, no actúan solo para servir a los hombres”.

Fuente: www.clarin.com