La prueba de dobles del squash podría bajarse de los Juegos 2018

Las obras en las canchas de squash que se construyen en el Complejo de Sarco estuvieron paralizadas desde el pasado jueves. Ayer empezaron a trabajar otra vez, pero el retraso que se generó pone en riesgo de que las canchas de dobles puedan ser concluidas a tiempo para los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018.

Ante este panorama, el Comité Organizador de los Juegos (Codesur) empezó a buscar un plan B para el squash, teniendo como principal opción al Country Club, donde existen dos canchas reglamentarias, pero no hay ninguna para jugar dobles.

El responsable de los deportes con pelota, Sender Terrazas, aseguró que en el Codesur se encuentran muy preocupados porque la empresa que construye las canchas del squash informó que si la Alcaldía de Cochabamba no realizan los pagos hasta el viernes, volverán a paralizar las obras.

El Codesur se encuentra en gestiones con el municipio de Cochabamba para que pueda agilizar el desembolso a las empresas para que concluyan las obras esta semana y así tengan el tiempo justo para equipar los escenarios.

Terrazas aseguró que en el squash falta el pulido de algunos pisos, las puertas de vidrio; mientras que en el complejo de ráquetbol no existe tanto problema.

Aunque el escenario de squash no está concluido, se inició con algunos trabajos para ataviar el recinto, como poner la señalética, entre otros.

La Confederación Sudamericana tendrá la última palabra sobre la posibilidad de trasladar el torneo se squash si es que no terminan las obras a tiempo.

 

EMPIEZAN A EQUIPAR COLISEO EVO MORALES

El Codesur descargó ayer los equipos del bádminton y el tenis de mesa en el coliseo Evo Morales.

En el caso del bádminton, que será la primera prueba en entrar al ruedo en el escenario, tiene cinco canchas habilitadas, cuatro en la zona de competencia y una para el calentamiento, además de redes y 200 docenas de volantes. Todo el equipamiento es de la marca Yonex, la mejor del mundo. En cuanto al piso, hoy se instalará uno sintético, portátil de 5,5 mm, y encima se montará un piso de bádminton, lo que generará cierto grado de amortiguación para el deportista. Mientras en la zona de calentamiento se armarán cinco mesas de tenis de mesa.

Fuente: lostiempos.com