Los Kjarkas privilegiados con contratos del Gobierno; grupos ven monopolio y exclusión de artistas críticos a Evo

“Son cantidades grandes que no se declaran impuestos y sólo son algunas agrupaciones que rotan en los eventos del Estado, y las bandas que algún momento han criticado y opinan lo contrario estamos condenadas a no ser parte”, dijo el líder de una banda paceña.Nota relacionada: De Goni a Evo Morales, el giro político de Gonzalo Hermosa, líder de los Kjarkas

Los Kjarkas, uno de los más afamados grupos del folclore boliviano. Foto de archivo (Internet)

Contratos con Kjarkas llegan a Bs 500 mil y grupos ven monopolio y exclusión

 

    • El vocalista de los Kjarkas, Elmer Hermosa, junto al presidente Evo Morales. | EL DEBER

 Los Kjarkas tocaron en al menos 10 eventos financiados y organizados por el Gobierno entre 2013 y 2017 por un monto cercano a los 500 mil bolivianos, según datos extraídos del Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes), mientras que otras bandas musicales ven que hay una especie de monopolio de ciertos grupos en contratos con el Estado y que el Gobierno discrimina a los artistas que son críticos con su gestión.Entre los contratos, consta que el Ministerio de Comunicación  pagó 97.440 por los servicios de Los Kjarkas para que actúen en el lanzamiento de la Marca País denominada “Bolivia Corazón del Sur”, en la ciudad de Santa Cruz. De acuerdo al detalle de la información, la contratación habría sido por 30 minutos de actuación en el acto realizado el 12 de octubre de 2017.En otro evento, la Gobernación de Pando (MAS) contrató los servicios del mismo grupo para la Feria Exposición de la gestión 2014. En esa oportunidad, los Kjarkas cobraron 154.000 bolivianos y se registró bajo la modalidad de contratación directa.Asimismo, el Gobierno Autónomo Municipal de Aiquile (MAS) contrató al grupo cochabambino en octubre de 2014 por 111.360 bolivianos para el Festival del Charango.Además, la Gobernación de Oruro (MAS) pagó 140.000 bolivianos a los Kjarkas por contratación directa en septiembre de 2014 para el Festival de la Canción.El líder de los Kjarkas, Gonzalo Hermosa, aseguró el sábado en Ivirgarzama que el presidente Evo Morales es un regalo de Dios. El lunes, el cantante se ratificó y tildó a los detractores del Gobierno de “vagos” y “holgazanes”.Sin embargo, no es la única agrupación que tiene contratos con el Estado. Kalamarka también fue contratada para un evento en 2015 por 50.000 bolivianos y en 2017, el grupo compuso la canción “Etiqueta azul” dedicada al presidente Morales. Además, hay bandas que también aparecen en contratos con el Estado como Awatiñas, Llajtaymanta, Valeno, entre otras.El vocalista de la banda de rock  Alcóholika La Christo, Viko Paredes, dijo que no es un problema la opinión de los cantantes, que tienen derecho a apoyar a quienes les dé la gana, pero “lo que llama la atención son los pagos a artistas que se identifican con el Gobierno” ya que las “sumas son muy elevadas” y es típico del Gobierno que ese tipo de contratos los hace sólo a quienes están de acuerdo con su línea política, “como si fuera dinero del partido de turno, y no es así”.“Son cantidades grandes que no se declaran impuestos y sólo son algunas agrupaciones que rotan en los eventos del Estado, y las bandas que algún momento han criticado y opinan lo contrario estamos condenadas a no ser parte”, dijo el líder de la banda paceña.Otro vocalista de un grupo de cumbia, que pidió guardar en reserva su nombre, dijo que los pagos a los grupos “oficialistas” como los Kjarkas son mucho más elevados que el resto de bandas que no son cercanas al presidente Morales. “Nos pagan 20 mil bolivianos para una presentación de 45 minutos, pero somos 15 miembros en la banda entre vocalistas, tecladistas, bajistas, etc. No toca a mucho porque hay otros gastos. Pero los salameros tienen contratos de hasta 150 mil bolivianos”, dijo.En tanto, el representante de la Sociedad Boliviana de Autores y Compositores de Música (Sobodaycom), Rolando Siles, también tenor de Amaru, dijo que cada persona está en pleno derecho de decidir su preferencia política y aseguró que ni él ni la institución tienen posiciones partidarias. Dijo que no hay privilegios en las contrataciones y que, si hay grupos que ganan más, es por su trayectoria.10 contratos con el Estado. Según el Sicoes, hay al menos 10 contratos relacionados a los Kjarkas desde 2013.DATOSHermosa defiende carretera por el Tipnis y Palacio. Gonzalo Hermosa anoche defendió la construcción de la carretera por el Tipnis y también el nuevo palacio de Gobierno o Casa Grande del Pueblo.Pagos para cercanos a Evo son más elevados. Los Kjarkas recibieron pagos de hasta 156 mil bolivianos por sus presentaciones, mientras que los Takipayas tuvieron contratos de 28 mil bolivianos. El grupo de cumbia Código Fher fue contratado por 68 mil bolivianos.



OPINIONES«Admiramos al Gobierno por todo el trabajo que ha hecho y Gonzalo (Hermosa) ha dicho la verdad, y tampoco quiere decir con eso que es masista. Él tiene derecho de opinar, no puede callar». Elmer Hermosa. Vocalista de los Kjarkas«Hermosa está buscando una indulgencia del Presidente para legalizar los terrenos de Chillimarca que el año pasado estaban haciendo negocio con el Gobierno, pero no salió la ficha ambiental». Arturo Murillo. Senador UD

ELMER HERMOSA: NO TENEMOS PREFERENCIASTras la crítica en la que se vieron envueltos por las declaraciones de halago al presidente Evo Morales y los contratos de presentaciones para el Gobierno, el integrante de los Kjarkas, Elmer Hermosa, aseguró que el grupo no tiene privilegios del Estado y que tampoco pertenecen a algún partido político.La agrupación, que se adjudicó al menos cinco contratos del Ministerio de Comunicación y de Culturas, por más de 448.000 mil bolivianos, admitió, a través de Hermosa, que admira el trabajo de Morales.“Como Kjarkas, nos han contratado no una vez, serán tres o máximo cuatro veces; pero no a todos los eventos, como dicen”, aclaró a tiempo de asegurar que “no podemos rechazar porque es nuestro Presidente y merece mucho respeto”.Consultado sobre las preferencias, dijo que “todos los grupos han tocado para el Gobierno en alguna ocasión, todos; pero Kjarkas canta, y critican. Nosotros no podemos pertenecer a ningún grupo político, no tenemos esas preferencias, como nos dicen”.CampañaPor otra parte, las plataformas ciudadanas anunciaron ayer que iniciarán una campaña en contra de los Kjarkas, tras las últimas declaraciones de Gonzalo Hermosa. Beto Astorga, representante de Otra Izquierda es Posible, anunció que iniciarán una campaña para que la población no asista a sus conciertos.ANÁLISISDanny Gonzales. Músico y gestor cultural“Hay círculos de poder que se benefician de los contratos”Como que hay una especie de privilegio a algunos grupos, todavía hay esa hegemonía de parte de algunos grupos, no sólo en temas de música, una especie de monopolio, aunque que no sea algo establecido, existe de manera subjetiva. Si bien se trata de apoyar a los grupos nacionales, no funciona si es que sólo se contrata a algunos grupos. Entonces sólo contratan a los que tiene algún estatus. Hay un elitismo, unas bandas valen más y otras no tanto, y si no se da fomento a otras bandas, entonces no van a poder surgir nuevos grupos y nueva música.Todavía hay ese espejismo mental de parte del Estado y también de algunas empresas, que hay un círculo de poder que se beneficia del monopolio de los apoyos y se beneficia de los contratos.Debemos mirar mas allá, al fomento de la creación artística, creemos que teniendo un pequeño abanico de grupos de élite ya tenemos resueltos los problemas de necesidad de consumo musical. Tenemos tantos grupos que quieren dar a conocer su valor como artista, pero no tienen apoyo del Estado. Hay ataduras mentales que siguen privilegiando a ciertos círculos de poder.Los Tiempos / Cochabamba