Apenas un día después de su llegada a Argentina y pese a que el canciller Felipe Solá había dicho que no querían que hiciera política, el expresidente Evo Morales utilizó su cuenta de Twitter para atacar al Gobierno de Jeanine Áñez.Ayer, el canciller argentino, Felipe Solá, confirmó que Morales llegó al país en condición de asilado político y aguardaban el compromiso del exmandatario de no hacer declaraciones políticas durante su estadía en Argentina.“El gobierno de facto de Añez, Camacho y Mesa pretende volver al pasado. Hablan de privatizar y entregar nuestras empresas estratégicas a las transnacionales. Están preparando el retorno del FMI. El pueblo boliviano junto al proceso de cambio luchó por recuperar nuestros RRNN” (sic), escribió Morale en su cuenta en Twitter.

El expresidente de Bolivia arribó a Argentina en las primeras horas del jueves proveniente de Cuba, a dónde había llegado desde México, asilado tras su renuncia a la Presidencia.Al llegar, firmó el pedido para que el Gobierno de Alberto Fernández le otorgue la condición de refugiado.

Pedido de Argentina“Nosotros no queremos que ni Evo Morales ni ninguno de los que estén en condición de refugiado usen este lugar para hacer política y hagan declaraciones públicas. Se podrán ver con quien quieran, pero no podrán opinar públicamente y generarle algún problema a la Argentina en ese sentido», advirtió Solá, tras la llegada de Morales.Incluso, desde Bolivia, la canciller Karen Logaric dijo que aguardan que Argentina cumpla rigurosamente con esos principios y esas normas del derecho de asilo y el derecho de refugio, y no ocurra lo que ocurrió en México, “donde Morales tenía un micrófono abierto, una palestra abierta para hacer política», afirmó Longaric en rueda de prensa.EL DEBER / Miguel Angel Roca Villamontes