El descongestionamiento en Palmasola va ‘a paso de tortuga’ frente al aumento de casos de Covid-19

Salieron libres un beneficiario del decreto de indulto y amnistía, además se emitieron 36 mandamientos de libertad por audiencias virtuales. Las autoridades destacan la labor, pero para los privados de libertad todo va muy lento, considerando la emergencia sanitaria.

Luis Fernando Soria Sejas

La cárcel de Palmasola tiene entre sus muros alrededor de 5.500 internos y es, hasta el momento, el único recinto penitenciario del país que ha sido penetrado por el coronavirus.

Precisamente debido a la emergencia sanitaria, el 4 de mayo, el Gobierno nacional aprobó el Decreto Supremo 4226, con el fin de descongestionar los centros penitenciarios. En casi un mes, de las cárceles del país han salido 26 internos beneficiados por ese decreto, informó Wilma Blazz, directora nacional de Defensa Pública. De esa cifra, solo una persona estaba recluida en Palmasola.

Por ello, familiares de internos de la cárcel cruceña consideran que el descongestionamiento va ‘a paso de tortuga’.

A ese interno del penal cruceño que recuperó su libertad se suman otros 36 que se sometieron a juicios abreviados y obtuvieron condenas menores a tres años, por lo que también podrán trasponer los muros de la prisión más poblada del país.

Estos 36 reos fueron parte de los 177 que aceptaron reconocer su culpabilidad y obtener sentencias. A otros 87 se les deberán reprogramar las audiencias virtuales, pues a lo largo de esta semana no se realizaron por motivos técnicos u otros.

La voz de los internos

Las autoridades destacan el trabajo realizado, mientras que los internos reconocen los esfuerzos de quienes trabajan con ellos, como los abogados de Defensa Pública y el personal de Régimen Penitenciario, pero cuestionan la lentitud en que opera el sistema, sin la asignación de recursos económicos y logísticos suficientes para lograr un verdadero descongestionamiento carcelario.

En un mes ha salido libre uno por indulto, siendo que estamos en emergencia, esa es una muestra de que el descongestionamiento va a paso de tortuga mientras el coronavirus avanza a ritmo sostenido», señala el familiar de un interno, que pidió la reserva de su identidad.

Según el último reporte divulgado por el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, hay 42 internos contagiados con Covid-19 y más de 130 aislados por sospecha de contagio.

La primera beneficiaria del indulto en el país fue una joven en etapa de lactancia que estaba presa en Oruro por tráfico de sustancias controladas. Ella estaba en prisión con su bebé y cumpliendo una sentencia de 10 años, por lo que obtuvo el indulto. Ella es una de 26 personas liberadas en casi un mes, en un sistema carcelario que alberga a unos 18.000 internos (datos 2019 del Ministerio de Gobierno).

Otra observación hecha por los familiares es que los mandamientos de libertad, una vez emitidos, no son enviados de inmediato a Palmasola. «Yo salí libre en las audiencias virtuales, pero esperé seis días a que llegue la boleta de libertad desde el Palacio de Justicia, porque dicen que deben esperar a que haya 10 boletas para llevarlas a Palmasola», comentó un exrecluso y dice que ese es el tiempo promedio que deben esperar. «Seis días parecen poco, pero en ese periodo pude haberme contagiado de coronavirus, considerando las condiciones de hacinamiento que hay en la cárcel», agregó.

De las 10 muertes en Palmasola desde que el virus entró a ese recinto, siete se han confirmado por coronavirus y, según los familiares de los internos, más allá de los números oficiales, creen que hay muchos más contagios de los reportados, considerando los resultados pendientes de pruebas realizadas y el hacinamiento. «Es como si el virus fuera una liebre y el descongestionamiento una tortuga», comenta un exrecluso.

Fuente: https://eldeber.com.bo