Dos masacres. Dos comisiones

11 de septiembre 2008 conocida como la masacre Pando o masacre El Porvenir. Para investigar se nombró por Unasur (sugerencia de Cristina Fernández) a Rodolfo Mattarollo que estuvo acompañado por “12 expertos” que evacuaron pronto su informe ante frondosa presencia de autoridades y prensa. El documento circuló profusamente por los medios y se puede leer en su integridad. Los muertos fueron 13, sin contar 2 funcionarios, en otro lugar complementa fueron “20 muertos y 40 heridos” admite confusión y poca claridad en las declaraciones de los testigos. Recomienda acción judicial para los responsables. En efecto el Gobernador Leopoldo Fernández soportó más de 11 años de cárcel sin juicio ni sentencia, muchos salieron exiliados y otros fueron apresados.

Nueva comisión integrada por 5 expertos de la Corte Interamericana de DDHH llegará a Bolivia horas más para indagar sobre la llamada “masacre de El Alto (Senkata) y de Sacaba.” Se estima en 35 los fallecidos y la cifra de heridos ha variado constantemente de 300 a 800 de fuentes diversas Defensoría, Ministerios y del MAS (Movimiento al Socialismo)



La dramática historia boliviana está plagada de masacres, asesinatos, colgamientos, revoluciones y hasta de guerras civiles por ello todo intento de buscar la verdad de los hechos es siempre bienvenido y se busca con afán una “comisión de la verdad” que deje sentado el principio de los acontecimientos luctuosos que de cuando en vez tiñen de luto a las familias de civiles y uniformados víctimas de la violencia, la brutalidad, la intolerancia.

Los sucesos que originaron sangre y dolor en Senkata y Sacaba se dieron a raíz del abandono del poder de los mandatarios Morales Ayma y García Linera, cuando renunciaron a su mandato y pidieron ayuda urgente S.O.S. al Gobierno de México que les envío un avión para trasladarlos del Chimoré a México. La oposición y los ciudadanos están pidiendo que la investigación de los CINCO se extienda a los asesinatos de Montero y Sipe Sipe que registró víctimas del bando contrario.

Cuando sucedió la masacre de El Porvenir, Morales Ayma recurrió a Cristina Fernández quién no dudó en recomendar a Mattarollo para organizar, presidir e informar al mundo sobre lo sucedido. Mattarollo (hoy fallecido a los 75) era el mejor calificado para la tarea en su condición de abogado militante kirchnerista y funcionario del Gobierno que bajo la consigna de “superar la impunidad” y experto en temas de “terrorismo de Estado” puso su rúbrica en un oprobioso informe que en los hechos condenó a Leopoldo a la cárcel.